Saltar al contenido

¿Cómo afecta la dieta mediterránea a la salud intestinal? -Todosalud

¿Cómo afecta la dieta mediterránea a la salud intestinal?

La dieta mediterránea se ha popularizado como modelo de alimentación saludable y beneficiosa. Estudios recientes han relacionado este tipo de dieta con una mejor salud intestinal. ¿Qué dice la evidencia?

En años recientes, Se han estudiado los efectos de la dieta mediterránea sobre la salud intestinal. Si bien es cierto que este vínculo nunca se ha explorado realmente, podemos encontrar ciertos beneficios, especialmente en lo que respecta al estado de la microbiota.

Este grupo de bacterias y microorganismos vive en el sistema digestivo y juega un papel importante en la salud. De hecho, se asocian de forma muy positiva con un buen funcionamiento del sistema inmunológico y el buen metabolismo de los alimentos, entre otros.

Pero, ¿cómo se relaciona la dieta con la salud intestinal? ¿Por qué se recomienda la dieta mediterránea? Hay muchas otras preguntas sobre este tema. Por tanto, detallaremos varios puntos para obtener respuestas.

Alimentos y flora intestinal

Uno de los mas influenciado por la calidad de los alimentos y el estilo de vida es, sin duda, la tripa. En este órgano viven microorganismos que intervienen en diversas funciones vitales, como la digestión, el sistema inmunológico, la respuesta inflamatoria o la síntesis de vitaminas.

Así, cuando la flora intestinal está sana, equilibrada y preparada para realizar sus funciones, sus características son las siguientes:

  • Tiene la cantidad adecuada de microorganismos beneficiosos.
  • No hay un crecimiento excesivo de microorganismos dañinos.
  • Se garantiza una buena diversidad microbiana

En lo que respecta a los alimentos y la microbiota, cabe destacar que determinados alimentos potencian la actividad de las bacterias. Ejercen funciones antiinflamatorias y promueven la producción de ácidos grasos de cadena corta.

Los ácidos grasos son precisamente uno de los principales fuentes de alimento células intestinales y puede ayudar a mantener saludable la capa mucosa intestinal.

En palabras de Laura Bolte, investigadora principal de un estudio científico sobre la dieta y el microbioma intestinal, “ […] Los resultados indican que es probable que la dieta se convierta en una línea significativa y seria de tratamiento o manejo de la enfermedad intestinal, al modular el microbioma intestinal. »

La dieta mediterránea es buena para la salud intestinal.

Dieta mediterránea y salud intestinal

La dieta mediterránea es una de las más estudiadas en cuanto a alimentación y salud se refiere. Podemos decir, a grandes rasgos, que la dieta mediterránea está vinculada a un menor riesgo de padecer enfermedades crónicas, como las enfermedades cardiovasculares o la diabetes, por ejemplo.

Ver: Enfermedades crónicas: principios dietéticos clave

Un estudio científico también relaciona este patrón de alimentación con una mejor salud intestinal. Publicado en la revista Intestino, Concluye diciendo que seguir una dieta mediterránea durante un año puede ayudar :

  • Fortalecer las bacterias intestinales ligadas al freno de la fragilidad y el deterioro cognitivo
  • Disminuir las bacterias asociadas con una afección inflamatoria.
  • Reducir la pérdida de diversidad bacteriana
  • Disminuir la presencia de sustancias proinflamatorias. que tienen efectos nocivos para la salud

Es importante mencionar aquí que si bien es cierto que los resultados son positivos y que abren el camino a más investigaciones, los investigadores admitieron que el estado de salud de las bacterias intestinales no se puede vincular al único poder. Cuando se habla de salud intestinal, también se deben tener en cuenta otros factores que influyen en esta condición.

Descubre: 5 dietas tan saludables como la mediterránea

¿Cuáles son las características de la dieta mediterránea para la salud intestinal?

Aunque la dieta mediterránea puede variar ligeramente según la región, en general tiene una serie de características comunes. En su forma tradicional, se basa en la ingesta habitual de determinados grupos de alimentos. Tiene, más concretamente, las siguientes características:

  • El aceite de oliva virgen extra es la principal fuente de grasa, tanto para cocinar como para condimentar
  • Las verduras se comen a diario y destacan las de hojas verdes
  • Contiene cereales integrales y frutas.
  • Se incluyen frutos secos y legumbres de forma moderada
  • Incluye pescado (especialmente azul), carnes y lácteos de forma moderada
  • Contiene pocas carnes rojas y grasas saturadas.

Se ha demostrado que algunos de estos alimentos son más beneficiosos en términos de salud intestinal. Cuales ? ¿Por qué son importantes? Veamos esto con más detalle ahora.

¿En qué consiste la dieta mediterránea?

1. Ácidos grasos

En este caso, podemos destacar la ingesta óptima de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados, acompañada de un bajo consumo de grasas saturadas. Este perfil lipídico es beneficioso porque está relacionado con marcadores inflamatorios muy bajos.

2. Carbohidratos accesibles a la microbiota

También encontramos la ingestión de este tipo de fibra, también conocida como Mac’s. Este carbohidrato no se puede digerir porque el cuerpo no tiene las enzimas necesarias para hacerlo. Por tanto, llega intacto al colon, donde es fermentado por bacterias.

Desde allí, hay una serie de compuestos que son positivos para la salud del colon, además de servir como alimento para microorganismos. En general, los estudios han encontrado valores más altos de ácidos grasos de cadena corta en las heces de personas que seguían regularmente una dieta mediterránea.

3. Polifenoles

Los polifenoles están presentes en este tipo de dieta porque se encuentran en abundancia en frutas, verduras, aceite de oliva y hierbas aromáticas. Estos compuestos se han incluido en el grupo de alimentos prebióticos, es decir, los que alimentan a las bacterias intestinales. Los fenoles actúan positivamente por dos razones:

  • Aumentan la diversidad de la microbiota intestinal
  • Ayudan a prevenir el crecimiento de bacterias patógenas.

Otros hábitos saludables para la microbiota intestinal

La dieta es uno de los factores más determinantes en la composición de la flora intestinal, pero no es el único. Ciertos aspectos ambientales y de estilo de vida también influyen en su condición. Sabemos, por ejemplo, que el estrés afecta negativamente al intestino, al igual que el descanso insuficiente y la falta de ejercicio físico.

Por otro lado, cuando hablamos de comida, no es solo lo que comemos lo que influye: también influye en cómo lo hacemos. Por tanto, es recomendable comer despacio y garantizar una hidratación óptima. Finalmente, para evitar alteraciones en estas bacterias, lo mejor es abandonar hábitos nocivos como el consumo de alcohol y tabaco.

La dieta mediterránea también es buena para la salud intestinal

La dieta mediterránea bien elaborada, con alimentos tradicionales, frescos y mínimamente procesados, es una de las más saludables en términos de salud. Además de sus conocidos beneficios a nivel vascular y cerebral, podemos sumar los beneficios a nivel intestinal porque contiene alimentos y nutrientes ideales para la microbiota.

  • Rinninella E, Cintoni M, Raoul P y col. Componentes alimentarios y hábitos alimentarios: claves para una composición de microbiota intestinal saludable. Nutrientes 2019; 11 (10): 2393. Publicado el 7 de oct de 2019 doi: 10.3390 / nu11102393
  • Benedict Ch. et al. La microbiota intestinal y las alteraciones glucometabólicas en respuesta a la privación parcial recurrente del sueño en individuos jóvenes de peso normal. Metabolismo molecular. Dicimebe 2016. 5 (12): 1175-1186.
  • den Besten G, van Eunen K, Groen AK, Venema K, Reijngoud DJ, Bakker BM. El papel de los ácidos grasos de cadena corta en la interacción entre la dieta, la microbiota intestinal y el metabolismo energético del huésped. J Lipid Res. 2013; 54 (9): 2325-2340. doi: 10.1194 / jlr.R036012
  • Childs CE De la dieta mediterránea al microbioma. El diario de la nutrición. Junio ​​de 2018. 148 (6): 819-820
  • Galley JD y col. La exposición a un factor de estrés social altera la estructura comunitaria de la microbiota asociada a la mucosa colónica. Microbiología BMC. Julio de 2014.15; 14: 189.
  • Romagnolo DF, Selmin OI. Dieta mediterránea y prevención de enfermedades crónicas. Nutr hoy. 2017; 52 (5): 208-222. doi: 10.1097 / NT.0000000000000228
  • La intervención de la dieta mediterránea de Ghsosh TS altera el microbioma intestinal en las personas mayores reduciendo la fragilidad y mejorando el estado de salud: la intervención dietética de 1 año NU-AGE en cinco países europeos. Intestino. Febrero de 2020. 69 (7).
  • Martuci M. y col. Dieta mediterránea e inflamatoria dentro del paradigma de la hormesis. Reseñas de nutrición. Junio ​​de 2017.75 (6): 442-455.
  • Monda V. y col. El ejercicio modifica la microbiota intestinal con efectos positivos para la salud. Medicina oxidativa y longevidad celular. Marzo de 2017.
  • Sofi. F. y col. Adherencia a la dieta mediterránea y estado de salud: metaanálisis. Revista médica británica. Septiembre de 2008. 337: a1344.
  • Alcock J, Lin HC. Los ácidos grasos de la dieta y la microbiota regulan el metabolismo energético. F1000Res. 2015; 4 (F1000 Faculty Rev): 738. Publicado el 9 de septiembre de 2015 doi: 10.12688 / f1000research.6078.1
fuente original
//luvaihoo.com/afu.php?zoneid=3422023