Saltar al contenido

Dieta mediterránea hipocalórica: ¿que necesitas saber? -Todosalud

Dieta mediterránea hipocalórica: ¿que necesitas saber?

La dieta mediterránea es uno de los patrones alimentarios más saludables y aceptados del mundo. ¿Qué debes saber antes de adoptar una dieta mediterránea hipocalórica?

La comida mediterránea es un verdadero tesoro para nuestra salud. Además, la adopción de una dieta mediterránea hipocalórica tiene ventajas demostradas. Descubra lo que necesita saber para que esta dieta sea saludable, eficaz y agradable. Tomar nota !

La dieta mediterránea, fuente de salud

Los beneficios de la dieta mediterránea sobre nuestra salud son numerosos. La mayoría de ellos están asociados con la prevención de enfermedades crónicas: obesidad, diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares, niveles elevados de triglicéridos y colesterol, entre otros.

En las ultimas decadas, la dieta mediterránea ha sido objeto de numerosos estudios científicos. Entre ellos, el estudio Predimed (Prevención a través de la comida mediterránea). En este estudio, se estudiaron los efectos de esta dieta en un total de 7400 pacientes que fueron seguidos durante 5 años.

Lea también: El top 10 para seguir una dieta mediterránea

Predimed-plus, la dieta mediterránea hipocalórica

“Llevar una dieta mediterránea hipocalórica y realizar actividad física diaria ayuda a perder peso, reducir los riesgos cardiovasculares y también mantener estos beneficios después de un año en pacientes con sobrepeso, obesidad o síndrome metabólico.

se trata del conclusión principal del estudio Predimed-plus. También se observó que los pacientes que siguieron este modelo dietético presentaron “Mejoras en los parámetros que controlan el metabolismo de la glucosa, su perfil lipídico y ciertos marcadores de inflamación, en comparación con pacientes que no siguieron esta dieta”.

Estos resultados representan una esperanza para afrontar la aumento de las tasas de sobrepeso y obesidad registrados en España en las últimas décadas. Adherencia a esta dieta (poder seguirla durante mucho tiempo) es un aspecto clave para lograr mantener sus beneficios a largo plazo y mejorar realmente nuestra salud.

Ahora que conoces los beneficios de la dieta mediterránea, descubre cómo aplicar la dieta mediterránea hipocalórica.

Los 5 puntos clave de la dieta mediterránea hipocalórica

No se puede hacer una restricción calórica a costa de la calidad de nuestra dieta o del equilibrio de macronutrientes. De otra manera, es importante mantener los principios fundamentales de la dieta mediterránea para no perder sus beneficios.

Para evitar cometer errores que puedan ser perjudiciales para nuestra salud, aquí tienes los 5 consejos básicos. Tu dieta mediterránea hipocalórica será un éxito.

1. Verduras, las protagonistas de todas las comidas

Variedad de frutas y verduras.

“Un alto consumo de verduras frescas es fundamental para seguir el programa que ofrece la dieta mediterránea”.

Las verduras, las hojas verdes y las frutas son una gran fuente de antioxidantes, fibra y valiosas vitaminas. Estos nutrientes nos ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y otros problemas de salud.

Durante la dieta mediterránea hipocalórica, las verduras deben ser la base de la dieta.

Un buen consejo para no escapar: coma una ensalada o algunas verduras asadas como entrante. Son ligeros y nos ayudan a hidratarnos y eliminar líquidos. Además, si se mastican bien, ofrecen un efecto saciante gracias a las fibras que contienen.

Son muchas las verduras con las que puedes preparar ensaladas y otros platos variados. Aquí tienes algunas opciones:

  • Tomates
  • Lechuga
  • Zanahorias
  • Pimientos
  • Cebollas
  • Hongos
  • Pepino
  • Espinacas
  • Endibia
  • Radis
  • Apio
  • Squash
  • Calabacín
  • Berenjena

Sin embargo, debes prestar atención a los ingredientes adicionales. Efectivamente, si le añadimos mucho queso, atún, maíz, aceitunas o pasta, ya no es un plato bajo en calorías.

Descubra también: Ensalada de arroz integral: deliciosa y baja en calorías

2. Desayunos nutritivos

Para seguir una dieta mediterránea hipocalórica, no es necesario eliminar una comida. Desayuno, es posible optar por una tostada de pan integral con tomate y aceite de oliva, acompañado de un poco de jamón, atún o una loncha de queso.

Otra opción muy saludable es preparar un cuenco de yogur o kéfir natural con fruta fresca picada y un puñado de frutos secos.

En todos los casos conviene evitar el pan blanco, los cereales, las tortas o el cacao soluble. Estos alimentos suelen contener grandes cantidades de azúcar. Y, aunque son apetitosos, no sacian.

3. Huevos, legumbres y pescado: fuentes de proteínas

Un filete de pescado a la plancha.

“El pescado, junto con los huevos y las legumbres, son fuentes saludables de proteínas. Por tanto, no deberían faltar en nuestra dieta. «

Para acompañar las verduras, lo mejor es elegir una fuente de proteína de calidad. El pescado azul o blanco, así como los huevos, son alimentos bajos en calorías que se pueden cocinar de forma saludable. Por otro lado, los alimentos ricos en proteínas tienen un efecto saciante que nos mantiene llenos por más tiempo.

Podemos cocinar pescado al horno, grill o al vapor. Luego, condiméntelos con especias o hierbas frescas para agregar un sabor extra. En cuanto a los huevos, los duros o en tortilla son las mejores opciones.

Por otro lado, las legumbres también aportan una excelente proteína, además de fibra y minerales. Siempre han formado parte de la dieta mediterránea. Desafortunadamente, su consumo se está perdiendo. Por eso es fundamental recuperarlo porque es sumamente beneficioso para nuestra salud.

Podemos añadirlos a una ensalada dos o tres veces por semana y así obtener un plato completo y nutritivo.

4. Grasa, siempre presente en la dieta

La grasa es uno de los nutrientes que más energía aporta a nuestra alimentación. Pero también son un nutriente esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

Incluso en el caso de una dieta hipocalórica, no es recomendable eliminar grasas. Más bien, se trata de hacer una buena elección y no exagerar las cantidades.

L ‘aceite de oliva virgen extra es una de las grasas más saludables que podemos encontrar. Por tanto, es ideal para cocinar y condimentar platos a diario. Gracias a este aceite, podrás preparar deliciosos aderezos caseros con zumo de limón o naranja, vinagre y hierbas frescas.

Los frutos secos también proporcionan grasas monoinsaturadas saludables. También tienen un efecto saciante y ofrecen una gran cantidad de fibra, ideal para regular el tránsito intestinal. Un puñado al día para el desayuno o el té de la tarde es suficiente. Es mejor si están crudos o asados. Sin freír, con sal o cócteles especiales para el aperitivo.

5. Alimentos ligeros y saludables entre comidas

Una ensalada de frutas.

«Los palitos de frutas o verduras son excelentes para aliviar el hambre entre comidas sin dañar su salud».

Si eres de esas personas que necesita algo de comer a media mañana o tarde, o sabes que te vas a quedar sin poder comer durante mucho tiempo, es importante planificar con antelación. Si no, podría tener la tentación de comer lo primero que tenga a mano que no suele ser una buena opción.

Anticipe la situación y preparar algo ligero es la mejor idea para no romper con la dieta mediterránea hipocalórica. La fruta fresca, un puñado de frutos secos, el yogur natural o unos palitos de verduras con hummus son excelentes opciones.

Ya tienes todas las cartas en la mano para aplicar esta dieta mediterránea hipocalórica. Te aconsejamos, por supuesto, que lo acompañes de ejercicio físico y buenos hábitos de vida.

  • Álvarez Álvarez, I. et al. Dieta mediterránea hipocalórica y factores de riesgo cardiovascular: análisis transversal de PREDIMED-Plus. Revista Española de Cardiología. Mayo 2018. DOI: 10.1016 / j.recesp.2018.08.007
  • Estruch, R y col. Prevención primaria de enfermedades cardiovasculares con una dieta mediterránea complementada con aceite de oliva virgen extra o frutos secos. El diario Nueva Inglaterra de medicina. Junio ​​de 2018 DOI: 10.1056 / NEJMoa1800389
  • Salas-Salvadó, J et al. Efecto de un programa de intervención en el estilo de vida con dieta mediterránea con restricción energética y ejercicio sobre la pérdida de peso y los factores de riesgo cardiovascular: resultados a un año del ensayo PREDIMED-Plus. Cuidado de la diabetes. Noviembre de 2018. dc 180836.
  • Schulze, MB y col. Patrones dietéticos basados ​​en alimentos y prevención de enfermedades crónicas. Revista de Medicina Británica. Junio ​​de 2018.13; 361: k2396.
fuente original
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023