Saltar al contenido

3 beneficios principales de las sardinas -Todosalud

3 beneficios principales de las sardinas

Las sardinas forman parte del grupo de los pescados azules. Contienen una serie de nutrientes que son beneficiosos para la salud a más o menos a largo plazo. ¡Descúbrelos!

El consumo de pescado es fundamental. Los productos del mar proporcionan nutrientes esenciales para la formación de tejidos y el desarrollo de reacciones fisiológicas que tienen lugar en nuestro cuerpo. Hoy te hablamos de los principales beneficios de las sardinas, para que las consumas con más asiduidad.

Antes de comenzar, es importante señalar que Las sardinas forman parte de todos los pescados azules. Estos últimos se caracterizan por un mayor contenido de lípidos. Por tanto, tienen un valor energético superior a otras variedades menos grasas como la merluza.

3 beneficios de las sardinas

Se recomienda encarecidamente el consumo de sardinas. Estos alimentos se encuentran en la dieta mediterránea y atlántica, dos de las más recetadas por los nutricionistas. Te presentamos 3 beneficios de este pescado.

1. Salud muscular

Las sardinas contienen una proporción importante de proteínas de alto valor biológico. En otras palabras, contienen todos los aminoácidos esenciales y son muy digeribles.

De acuerdo a una artículo publicado en la revista Nutrición Investigación, la ingesta de proteínas se vuelve fundamental para prevenir la progresión de enfermedades ligadas a la atrofia muscular.

Por tanto, se recomienda utilizar al menos 1,2 gramos de proteína por kilogramo de peso, por día, en adultos sedentarios. Por lo tanto, reduce el riesgo de sufrir pérdida de tejido magro, que a menudo se asocia con mala salud.

Sin embargo, Las proteínas no son los únicos componentes de las sardinas capaces de mejorar la función muscular. Estos pescados también contienen ácidos grasos de la serie omega 3. Ha sido demostrado que estos nutrientes preservan la salud del tejido magro, previniendo la aparición de disfunciones así como su catabolismo.

Sardinas crudas.

“Las sardinas son un tipo de pescado azul con un alto contenido en proteínas”.

Lea también: Acciones y funciones de las proteínas en el cuerpo.

2. Beneficios de las sardinas para la densidad ósea

Una de las patologías más comunes en mujeres que han pasado la menopausia es osteoporosis. Esta enfermedad provoca una reducción gradual de la densidad ósea, lo que aumenta el riesgo de fracturas y, por tanto, condiciona la calidad de vida.

Para prevenir el desarrollo de este trastorno, es fundamental ingerir calcio de forma regular. La buena noticia es que las sardinas, y especialmente los huesos, contienen altas cantidades de este micronutriente. Según uno estudio publicado en la revista La madurez, la ingesta habitual de calcio reduce la incidencia de osteoporosis en mujeres adultas.

Por ello, se recomienda encarecidamente el consumo regular de sardinas. Pero, es fundamental comer también los huesos pequeños que contienen. Solo se debe quitar la cresta central, debido a su gran tamaño y al riesgo de asfixia.

Descubra también: Reducir el daño de la osteoporosis después de la menopausia.

3. Las sardinas mejoran la salud cardiovascular

Ya hemos mencionado que las sardinas contienen ácidos grasos insaturados. Una fuerte asociación fue demostrado entre el consumo de estos lípidos y la reducción del riesgo de desarrollar patologías cardiovasculares. Por esta razón, Es recomendable incluir pescado azul al menos dos veces por semana en tus recetas.

La ingesta de grasas en la dieta también está relacionada con una disminución de presion arterial. Qué considerar en el caso de pacientes con hipertensión. También en personas susceptibles a enfermedades vasculares.

Además, las sardinas tienen una ventaja competitiva significativa sobre otros pescados grasos más grandes, porque apenas contienen metales pesados ​​en su composición. Por tanto, no hay Sin razón imperativo limitar su consumo, o excluirlos de la dieta de pacientes sensibles, como las mujeres embarazadas.

Un plato de sardinas cocidas.

“Las sardinas son bajas en metales pesados. Por tanto, su consumo está indicado en situaciones especiales, como el embarazo. «

Disfruta de los beneficios de las sardinas en tu dieta

Como acabamos de ver, las sardinas son productos del mar que son beneficiosos para la salud gracias a su contenido en nutrientes esenciales. Deben aparecer en la dieta con cierta regularidad. Además, gracias a su reducido tamaño, no constituyen un peligro desde el punto de vista de la acumulación de metales pesados.

Si tiene problemas cardiovasculares o desea reducir el riesgo de desarrollar una enfermedad ósea, es una buena idea aumentar la presencia de estos pescados en su dieta. Por otro lado, su consumo es fundamental en el caso de deportistas, porque contribuye al mantenimiento de la masa ósea y su función.

Por último, cabe señalar que se debe tener cierta precaución con respecto a los métodos de cocción de las sardinas. De hecho, es preferible evitar los alimentos fritos. Porque la aplicación de altas temperaturas sobre los lípidos favorece la aparición de grasas trans, nocivas para la salud.

Siempre es mejor cocinarlos a baja temperatura, al horno o al grill. En forma de conservas, también son válidas.

  • Naseeb MA., Volpe SL., Proteína y ejercicio en la prevención de la sarcopenia y el envejecimiento. Nutr Res, 2017. 40: 1-20.
  • Jeromson S., Gallagher IJ., Galloway SDR., Hamilton DL., Ácidos grasos omega 3 y salud del músculo esquelético. Mar Drugs, 2015. 13 (11): 6977-7004.
  • A. Cano, Chedraui P goulu DC., Lopez P., et al., Osteoporosis cálcica posmenopáusica en la prevención de: guía clínica EMAS. Madurez, 2018 107: 7-12.
  • Bernadot, Dan. Nutrición para deportistas de alto nivel. Editorial HISPANO EUROPEA, 2016.
  • Hernández Triana, Manuel. «Recomendaciones nutricionales para adultos con sobrepeso». Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas 27,2 (2008): 0-0.
  • Raimann, Ximena, et al. «El mercurio en el pescado y su importancia para la salud». Revista médica de Chile 142,9 (2014): 1174-1180.
  • Abdelhamid AS., Brown TJ., Brainard JS., Biswas P., et al., Ácidos grasos omega 3 para la prevención primaria y secundaria de enfermedades cardiovasculares. Cochrane Database Syst Rev, 2018.
fuente original
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023