Saltar al contenido

4 formas saludables de preparar carne de cerdo -Todosalud

4 formas saludables de preparar carne de cerdo

La sal gruesa es un ingrediente que ayuda a mejorar la carne de cerdo cuando se cocina en el horno o de alguna otra manera saludable.

El cerdo es una excelente fuente de proteínas. Dependiendo del estilo de alimentación del animal, la grasa que contiene será saturada o poliinsaturada.

Por tanto, el cerdo ibérico es de mejor calidad que el que se alimenta con pienso. Así, dependiendo de su dieta, podemos considerar su carne como carnes rojas (alimentadas con forrajes) o carnes blancas (alimentadas con frutas).

Las formas más habituales de preparación de esta carne no suelen coincidir con las más saludables. Muy a menudo se come empanizado o frito. De esta forma, además de aumentar el contenido de acrilamida del producto, se refuerza su densidad calórica.

A continuación te presentamos cuatro formas saludables de preparar esta carne. Gracias a estos métodos, te beneficiarás de todas sus propiedades y no alterarás la densidad calórica del producto.

Las dos formas saludables más populares de preparar carne de cerdo

A la plancha

Este es un método bastante habitual. La clave, en este caso, es encontrar el punto de cocción perfecto. Coger trozos de grosor adecuado (unos 2 cm) y marcarlos, dejando el interior ligeramente rojo. Es importante no quemar ni dorar demasiado la carne para evitar la formación de acrilamida que afectaría su calidad.

En estas situaciones, la carne se puede marinar con ajo y especias. Al hacer esto, aumenta el contenido de polifenoles del producto y, en consecuencia, su capacidad antioxidante.

Además, se le da un sabor interesante. Para mejorar su presentación y su contenido en nutrientes, puedes sofreír verduras para acompañarlo o al vapor.

En el horno

Otro método de cocción que requiere muy poco aceite para completarse. En ese caso, es necesario que la cocción sea lenta y que la temperatura no supere los 180 grados. Marinar la carne puede, nuevamente, ser interesante y también se puede servir con una guarnición de verduras o patatas.

De esta forma se potencia el sabor de la carne y se obtiene un producto final apetecible y rico en nutrientes. Su contenido proteico, en vitamina B12 y el ácido fólico, junto con ciertos minerales como el zinc, también es interesante.

Es fundamental que la carne no se dore demasiado ni se queme. Para ello conviene pincharlo de vez en cuando o cortarlo para comprobar que el interior está realmente jugoso. Lo ideal es que el exterior esté marcado y el interior tierno. La sal gruesa mejora este tipo de preparación.

Cerdo perfectamente cocido.

Otras formas saludables de preparar carne de cerdo

Con arroz o cuscús

La carne de cerdo es una gran fuente de proteínas, pero si además de la ingesta de proteínas necesita una buena fuente de carbohidratos, no dude en agregar carne de cerdo a su arroz o cuscús. Lo ideal es marcar ligeramente tu carne en la plancha antes de añadirla a las preparaciones. La mejor cocción es a fuego lento y este tipo de platos admiten diferentes tipos de especias.

La clave de estos platos es resistir la tentación de servirlos con una salsa típica. alioli para no aumentar su contenido calórico. Se trata de preparados que también aceptan vegetales para mejorar la cantidad de vitaminas y antioxidantes.

Tienen buena conservación en frío en una nevera. Cúbrelos con film transparente para que no se sequen y aguantarán dos o tres días sin problema.

Descubre también: Alcachofas rellenas de arroz: 3 formas de prepararlas

En guiso

En este caso, tenemos un método de preparación tradicional que combina los carbohidratos de la patata con proteínas y verduras. Esta es una forma de cocción lenta que no daña el producto. Cuanto menor sea la temperatura, mayor será el tiempo de cocción.

Un guiso de cerdo.

Las papas se pueden agregar con o sin piel; el contenido de carne y patata debería ser más o menos similar. Este plato también acepta verduras como zanahorias y diferentes tipos de especias. Es una preparación ideal para los periodos invernales porque se consume muy caliente y con el caldo de cocción.

Otro punto que inclina la balanza a favor de este tipo de preparaciones es que se pueden congelar.

Esto permite conservarlos durante bastante tiempo y consumirlos ad hoc porque mantienen todas sus propiedades y sabor. Por lo tanto, puede cocinar una gran cantidad y guardarlo en platos individuales para consumirlo más tarde.

  • Przyblski W., Kaczor D., Zelechowska E., Jaworska D., Kajak-Siemaszko K., Boruszewska K., Jankiewicz U., Perfil de proteína sarcoplásmica por goteo en relación con la calidad del cerdo. J Food Sci, 2016. 81 (10).
  • Capra G., Repiso L., Fradiletti F., Martínez R., Cozzano S., Márquez R., Efecto de la dieta de cerdos en crecimiento sobre el valor nutricional y aptitud tecnológica de la carne y la grasa. Revista del laboratorio tecnológico uruguayo, 2011.
fuente original
//dooloust.net/4/3422023