Saltar al contenido

4 tipos de ayuno -Todosalud

4 tipos de ayuno

Existen diferentes tipos de ayuno, según sus características y durabilidad. Algunos son breves y beneficiosos; otros se prolongan en el tiempo e implican ciertos riesgos. ¡Descúbrelos!

Damos el nombre de ayuno a un período durante el cual no ingerimos alimentos. Existen diferentes tipos de ayuno y muchos tienen consecuencias beneficiosas. por salud.

La primera ventaja de estos protocolos dietéticos es la restricción calórica que los acompaña y, por tanto, el control de peso. De otra manera, producen una serie de cambios hormonales positivos para la prevención de muchas enfermedades crónicas como la diabetes.

Tipos de ayuno y sus características.

Los ayunos se pueden clasificar, al principio, en cortos o largos. Los ayunos cortos son todos aquellos que duran menos de tres días.

Por lo general, no presentan complicaciones ni riesgos para la población general (sana), y en muchos casos no es necesaria la supervisión médica, al igual que el uso de suplementos. Existe obvio sobre su eficacia para adelgazar y prevenir patologías metabólicas.

Los largos, por otro lado, duran varios días o incluso semanas, y suelen ir acompañadas de una estricta supervisión para evitar la deshidratación, desnutrición proteica e hipovitaminosis.

1. Intermitente

Este es probablemente el más común. Consiste en ayunar durante varias horas a la vez al día, según afirma una estudio publicado en Revista de Medicina Traslacional. El protocolo más común es 16: 8 (16 horas de ayuno) y es habitual saltarse el desayuno en este tipo de situaciones. Durante el período de ayuno se permite la ingestión de agua, café, té o bebidas sin calorías.

En general, es más fácil saltarse el desayuno que la cena debido a los ciclos circadianos de la hormona grelina (que controla el apetito). Normalmente, la última ingesta del día se establece alrededor de las 10 pm y la primera del día siguiente alrededor de las 2 pm

Este es un método relativamente simple que le permite perder peso sin sentir demasiada hambre. Como puntos positivos podemos destacar el hecho de que se puede realizar a diario o unas pocas veces a la semana.

Ayuno intermitente.

Uno de los más comunes es el ayuno intermitente. Es reconocido por su capacidad para promover la pérdida de peso sin tener demasiada hambre.

2. 24 horas de ayuno

Este método es un poco más agresivo y probablemente más difícil de seguir para quienes no están acostumbrados a estos protocolos. Consiste en ayunar durante todo un día y normalmente una vez a la semana. Existe un protocolo que introduce un día de ayuno después de tres días de alimentación, lo que se traduciría en dos ayunos por semana.

La desventaja de este método es quepuede ocurrir algo de catabolismo de proteínas y pérdida de masa muscular. Si bien con el ayuno intermitente el ejercicio puede ser beneficioso, con el ayuno de 24 horas se vuelve un poco más crítico debido a la falta de glucógeno y nutrientes en el músculo.

Estos ayunos reducen considerablemente la cantidad de calorías ingeridas por semana. Entonces, son bastante efectivos cuando se considera una dieta con el objetivo de perder peso. A pesar de esto, tienen ciertas limitaciones en personas con afecciones complejas, como un problema de tiroides.

Te puede interesar: Ayunar antes de un análisis de sangre

3. Proteína

Este es un protocolo modificado del ayuno intermitente. Consiste aquí en realizar un ayuno 16: 8 pero, durante el ayuno, Se permite una ingesta limitada de alimentos ricos en proteínas.

La principal ventaja de este método es que el catabolismo proteico es mucho menor que en casos anteriores. Este ayuno puede resultar interesante para deportistas que buscan una fase de definición muscular y quieren mantener su masa.

Además, la posibilidad de ingerir determinados alimentos durante la fase de ayuno reduce el apetito de las personas para las que el ayuno 16: 8 resulta muy difícil.

Un plato de ayuno.

La proteína joven permite la ingesta limitada de alimentos proteicos. Por tanto, es interesante para personas atléticas que buscan definir sus músculos.

4. Ayunos largos

Son ayunos de más de tres días. Suelen ponerse en práctica en casos de obesidad mórbida y siempre están supervisados ​​por profesionales. En el caso de ayunos más prolongados, se administran por vía intravenosa algunas soluciones con glucosa.

Además, el aporte de vitaminas y minerales es fundamental a través de suplementos, así como el control de la hidratación. Su efectividad ha sido demostrado, pero conllevan ciertos riesgos. Por tanto, es necesario beneficiarse de la supervisión profesional al iniciar este tipo de protocolo.

Estas son situaciones delicadas y los pros y los contras deben evaluarse cuidadosamente antes de iniciar un protocolo de este tipo. A pesar de esto, los resultados en términos de pérdida de peso son más que notables. La pérdida de masa magra también es significativa.

Lea también: Todo lo que necesita saber sobre el ayuno intermitente

El ayuno, una forma eficaz de adelgazar

Existen diferentes tipos de ayuno que tienen una gran cantidad de beneficios para mejorar la composición corporal y prevenir enfermedades. Lo ideal es comenzar con un protocolo simple como 16: 8 y, a partir de ahí, explorar las demás posibilidades.

Al buscar la pérdida de grasa, es una buena idea combinar el ayuno intermitente con ejercicio de intensidad moderada.

  • Moro T., Tinsley G., Bianco A., Marcolin G., et al., Efectos de ocho semanas de alimentación con restricción de tiempo (16/8) sobre el metabolismo basal, la fuerza máxima, la composición corporal, la inflamación y los factores de riesgo cardiovascular en machos entrenados en resistencia. J Transl Med, 2016. 14 (1): 290.
  • Johnstone A., Ayuno para bajar de peso: ¿una estrategia eficaz o la última tendencia dietética? Int J Obes, 2015. 39 (5): 727-33.
  • Santos OH., Macedo RCO., Impacto del ayuno intermitente en el perfil lipídico: valoración asociada a dieta y pérdida de peso. Clin Nutr ESPEN, 2018. 24 :: 14-21.
fuente original
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023