Saltar al contenido

Antojo de comida o deseo irresistible de comer -Todosalud

Deseo de comer o el deseo irresistible de comer

Aunque la ciencia no considera que la ansiedad por la comida sea una enfermedad, los profesionales médicos informan que se ha convertido en un trastorno grave para algunas personas y, finalmente, presenta riesgos potenciales para la salud.

los Ansia de comida no está clasificada como enfermedad en el campo médico. Sin embargo, constituye un comportamiento que puede conducir a problemas de salud o ser una manifestación de otros trastornos subyacentes. Por eso, cuando lo hace, es fundamental estar atento a él.

Este trastorno está relacionado con un deseo abrumador de comer ciertos alimentos, en circunstancias específicas. Se estima que la mayoría de las personas muestran este tipo de comportamiento en algún momento. Según los datos disponibles, hasta el 97% de las mujeres y el 67% de los hombres han pasado por fases de Deseo de comida.

La comunidad científica no le otorga el estatus de enfermedad. Porque, para eso, tendría que poner en peligro la salud o la vida de una persona. Si bien este no es el caso de la ansia de comida. A pesar de todo, se señaló que las personas que tienen episodios pueden tener algunos problemas de comportamiento y desarrollar problemas orgánicos.

¿Qué es el antojo por la comida?

Una mujer comiendo una hamburguesa.

Como ya hemos mencionado, la característica esencial de Ansia de comida es un impulso abrumador de comer un alimento específico. Todos hemos sentido este intenso deseo antes. Sin embargo, Estamos hablando de Ansia de comida cuando tales episodios se repiten de manera exagerada.

L’expression Ansia de comida viene del inglés. Comida significa «comida», y ansia tiene un significado más amplio: se refiere a la necesidad o al deseo, sugiriendo incluso la presencia de una adicción. Por lo tanto, es un comportamiento con características adictivas.

Algunos profesionales de la salud informan que el término «síndrome» o «trastorno» aún no se ha asignado simplemente porque falta la información necesaria. Sin embargo, varios psicólogos han informado sobre el cuidado de personas para quienes el Ansia de comida es un problema real.

Lea también: No puedo dejar de comer: causas y soluciones

Posibles Causas

Aún no se han establecido las causas específicas de este tipo de comportamiento. Actualmente solo tenemos un conjunto de hipótesis sobre este tema. Sin embargo, el deseo abrumador suele estar relacionado con comer un alimento con alto contenido de carbohidratos o azúcar.

Una de las hipótesis indica que la necesidad de comer dulces y carbohidratos está relacionada con niveles bajos de serotonina en algunas personas. Es un neurotransmisor que se encarga de regular el apetito, el sueño y el estado de ánimo. Los niveles bajos de serotonina también se asocian con síntomas de ansiedad y depresión.

Además, es importante señalar la existencia dearticulos cientificos que asocian el consumo de azúcar con la generación de un proceso adictivo. Este último podría entonces intervenir en la Deseo de comida.

Asimismo, se ha demostrado que las personas con niveles bajos de serotonina desarrollan tendencia a buscar alimentos que estimulen la producción de esta sustancia para compensar la carencia. Los dulces y los carbohidratos realmente ayudan a reponer los niveles.

La serotonina también desciende durante los cambios hormonales, durante el ciclo menstrual o el embarazo. Además, las dietas restrictivas generan una Ansia de comida orientado al consumo de alimentos salados. El estrés y la tristeza también parecen influir en este patrón de comportamiento.

Saber más: 6 alimentos que te ayudan a aumentar la serotonina

Síntomas y riesgos del antojo por la comida

La misma mujer comiendo ensalada y donas en 2 fotos diferentes.

Así como ninguna causa específica de Ansia de comida no se ha definido ni existe una descripción precisa de sus síntomas. La única característica que parece claramente establecida es el deseo frecuente y excesivo de ingerir un alimento en particular. Se hace de forma compulsiva y con sentido de urgencia.

Por otro lado, lo que es obvio es que las personas que se involucran en este tipo de comportamiento tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas de salud. El primero de ellos es la obesidad, seguido de la diabetes. Los pacientes con hipertensión también pueden poner en riesgo su salud con este tipo de conducta alimentaria.

Si este proceso desencadenara una situación de obesidad, la salud del individuo estaría claramente en peligro. Según uno investigación publicada en la revista Boletín de cáncer, el sobrepeso está estrechamente relacionado con un aumento en el desarrollo de enfermedades complejas como el cáncer.

Los riesgos también existen desde un punto de vista psicológico. Este tipo de comportamientos suelen generar culpabilidad así como sentimientos de baja autoestima, debido a la falta de autocontrol que conllevan. También pueden intensificarse y dar lugar a trastornos alimentarios como la anorexia y la bulimia.

Consulte a un especialista si cree que padece antojo por la comida

Los expertos en nutrición recomiendan comer cinco comidas al día para evitar estos antojos abrumadores. De esta forma, el metabolismo se mantiene dinámico y se evita la sensación de hambre. También previene la caída de los niveles de glucosa, así como el aumento del deseo de comer carbohidratos y dulces.

También es recomendable tener a mano snacks saludables como frutas, cereales integrales y alimentos ricos en fibra. Se debe evitar el consumo de café ya que genera nerviosismo. Lo mismo ocurre con la ingestión de alcohol que actúa como depresor del sistema nervioso.

Finalmente, se recomienda encarecidamente Haga ejercicio regularmente, si es posible acompañado de técnicas de relajación. Además, es fundamental consultar a un médico para descartar cualquier problema orgánico que pudiera ser la causa.

  • DiNicolantonio JJ., O’Keefe JH., Wilson WL., Adicción al azúcar: ¿es real? una revisión narrativa. Br J Sports Med, 2018. 52 (14): 910-913.
  • Salaun H., Thariat J., Vignot M., Merrouche Y., et al., Obesity and cancer. Bull Cancer, 2017. 104 (1): 30-41.
fuente original
//naucaish.net/4/3422023