Saltar al contenido

Mitos del azúcar -Todosalud

Mitos del azúcar

El azúcar se ha convertido en un tema candente en la alimentación saludable. Tiene adversarios y defensores acérrimos. Quien tiene razon Te lo detallamos aquí.

Siempre ha habido mitos en el campo de la nutrición. Y el azúcar no es una excepción. El azúcar blanco tiene un peso importante en la dieta. Se encuentra en el azúcar de mesa que utilizamos para endulzar otros alimentos y, además, está presente en infinidad de alimentos procesados, incluso en los más insospechados.

Recientemente se han alzado voces para denunciar sus efectos negativos, e incluso se le ha llamado veneno. Pero también hay quienes defienden el consumo moderado. Quien tiene razon Exploremos juntos algunos de los mitos sobre el azúcar.

El cuerpo necesita azúcar: este es uno de los mitos más comunes

Azúcar en polvo blanco y cuadritos.
Aunque el cuerpo necesita glucosa hasta cierto punto, no es cierto que necesite azúcar. Es importante distinguir entre glucosa y azúcar.

Sin duda, es uno de los mitos más importantes sobre el azúcar. Es cierto que el cuerpo necesita glucosa para funcionar. Es el principal combustible de nuestras células y obtienen la energía que necesitan. El cerebro, el principal órgano que demanda glucosa, también necesita un suministro constante para funcionar.

El problema es que estamos confundiendo glucosa con azúcar. El sustrato energético que las células necesitan para funcionar es la glucosa, no el azúcar.. La glucosa, aunque muchos la desconocen, está presente en muchos alimentos de consumo habitual: frutas, tubérculos, legumbres, entre otros.

Es más, el cuerpo está listo para la glucosa cuando no se le suministra alimentos. Puede aprovechar las reservas de glucosa (que almacenamos como glucógeno en los músculos y el hígado) o puede convertir otros nutrientes en glucosa. Por tanto, el azúcar no es un alimento necesario ni imprescindible. Esta es una de las razones por las que las dietas cetogénicas han demostrado ser viables. El proceso mediante el cual los ácidos grasos se convierten en glucosa es muy eficaz.

Leer más: 6 consecuencias de consumir harina refinada

Se aceptan hasta 50 gramos por día

Lo primero que hay que aclarar es que el azúcar es un alimento de bajo valor nutricional, por lo tanto, no es aconsejable hacer recomendaciones de consumo. Las últimas pautas de la Organización Mundial de la Salud sobre el consumo de azúcares libres especificar:

“La cantidad diaria de azúcares libres no debe exceder el 10% del total de kilocalorías consumidas”.

Recientemente, esto incluso se ha reducido a menos del 5%. Los niveles más altos están relacionados con el sobrepeso y la obesidad en la población general, como se dijo. los expertos. Además, en los niños, dicho consumo está vinculado a la aparición de problemas dentales como la caries.

No olvides eso Los azúcares libres son los que se añaden en la preparación de alimentos. y no los que están ahí de forma natural.

Lo importante es entender que con esta declaración, no se recomienda tomar hasta 50 gramos de azúcar al día. Evidentemente, podemos establecer, en determinados casos, un límite superior a no sobrepasar. Pero cuanto menos azúcar agregue, mejor.

El azúcar no causa obesidad

Una persona obesa al médico.
Aunque muchos han intentado ignorar la relación entre el consumo de azúcar y la obesidad, la evidencia científica muestra que es muy real.

El vínculo entre el azúcar y la epidemia de obesidad no es solo otro mito del azúcar, Este es un hecho respaldado por una gran cantidad de evidencia científica.. El problema de la obesidad no se puede reducir a una cuestión de equilibrio energético..

No se trata solo de comer menos y gastar más. Tampoco se trata solo de si el azúcar es un alimento alto en calorías. El enfoque no puede estar solo en las calorías, pero en el tipo de comida de donde provienen.

Nuestros cuerpos reaccionan de manera diferente según el tipo de carbohidrato que ingerimos. No es lo mismo beber una bebida azucarada que comerse un plato de garbanzos.. Aunque en última instancia nos proporcionan las mismas calorías, las reacciones fisiológicas que se desencadenan cuando ingerimos azúcares libres pueden promover la aparición de la obesidad.

Si es cierto que el azúcar no es el único factor involucrado en la obesidad, el exceso de azúcar y los alimentos procesados ​​en la dieta están directamente relacionados con la obesidad. También aumenta el riesgo de enfermedades relacionadas con la obesidad, como diabetes, presión arterial alta y ciertos tipos de cáncer.

Gravar las bebidas azucaradas no es efectivo

En los últimos años, algunos países, regiones y ciudades han implementado diferentes tipos de medidas para reducir el consumo de bebidas azucaradas. Uno de ellos es un impuesto específico sobre las bebidas azucaradas. Varias razones justifican la introducción de estos impuestos:

  • Reducir el consumo de bebidas azucaradas., con estimaciones de hasta un 20% de reducción.
  • Reducir los costos de salud pública vinculados a problemas de salud asociados a un alto consumo de azúcares añadidos.
  • Realizar campañas de promoción de la salud a la población con parte del producto de este impuesto.
  • Especificar que El consumo regular de bebidas azucaradas y alimentos con alto contenido de azúcar no es saludable..

Las experiencias de regiones como California o Cataluña, y países como Francia, Finlandia, Hungría, Chile o México han sido positivas. Los niveles de compra y consumo de este tipo de bebidas han disminuido.

Es por eso que la Organización Mundial de la Salud recomienda los impuestos a las bebidas azucaradas como una herramienta eficaz para reducir el consumo de azúcar y prevenir la aparición de determinadas enfermedades no transmisibles.

Más información: alimentos que nunca debe mezclar con refrescos

Mitos del azúcar: las alternativas naturales son más saludables

Come miel.
La miel, al igual que otros ingredientes dulces, puede ser una alternativa al azúcar blanco. Sin embargo, debe consumirse con moderación.

A medida que se desarrolló la mala reputación del azúcar de mesa, aparecieron otros alimentos alternativos para endulzar nuestros platos :

  • Sirop d’agave
  • Azúcar de coco
  • azúcar morena
  • Cariño
  • Fructosa
  • Sucre rapadura

Pero … ¿son realmente más saludables? Algunos de estos alimentos tienen un índice glucémico más bajo o proporcionan pequeñas cantidades de ciertos nutrientes. Pero hablar de estos alimentos como alternativas saludables puede hacernos caer en el error de que son inofensivos o beneficiosos para la salud.

¿Qué pasa si pensamos que tienen algunos beneficios o que no son tan malos como el azúcar? corremos el riesgo de incrementar su consumo. Pueden ser buenas opciones para dejar de consumirlo, pero lo ideal es acostumbrar nuestro paladar al dulzor natural de la comida.

Preste atención a su consumo de azúcar

Si bien parece arriesgado pensar en el azúcar como un veneno, también es cierto que no es un alimento imprescindible en la dieta. El mejor consejo que podemos darte es: cuanto menos consumas, mejor estarás.


  • Luat AF., Coyle L., Kamat D., La dieta cetogénica: una guía práctica para pediatras. Pediatr Ann, 2016. 45 (12): 446-450.
  • Yoshida Y., Simoes EJ., Bebida azucarada, obesidad y diabetes tipo 2 en niños y adolescentes: políticas, impuestos y programas. Representante Curr Diab, 2018.
  • Rippe JM., Angelopoulos TJ., Azúcares, obesidad y enfermedad cardiovascular: resultados de ensayos recientes de control aleatorio. Eur J Nutr, 2016. 55: 45-53.
fuente original
//poosoahe.com/4/3422023