Saltar al contenido

¿Realmente estás consumiendo toda la fibra que necesitas?

TodoSALUD

¿Realmente estás consumiendo toda la fibra que necesitas?

El consumo de fibras produce fermentaciones en el intestino que mejoran la composición de la micriobiota. ¿Estás obteniendo suficiente fibra? Descubre la respuesta en este artículo.

La fibra es un nutriente esencial para la salud intestinal. Tienen una estrecha relación con la diversidad de la microbiota y ayudan a prevenir enfermedades complejas a mediano y largo plazo.

De hecho, suficiente consumo de fibra puede reducir la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2, como se explica este estudio publicado en Nature Reviews Endocrinología.

Además, la literatura científica asocia el consumo de fibras con una mayor sensación de saciedad. Consumir suficiente fibra puede evitar los refrigerios entre comidas y, por lo tanto, prevenir el sobrepeso y la obesidad.

¿Crees que estás obteniendo toda la fibra que necesitas? Te invitamos a descubrir la respuesta a esta pregunta en el resto de este artículo.

Alimentos ricos en fibra

Los granos enteros, frutas y verduras son alimentos ricos en fibra. Estos alimentos están especialmente recomendados para personas que padecen enfermedades intestinales.

Sin embargo, hoy en día, el consumo de productos elaborados con harina refinada es común. Sin embargo, durante su procesamiento, los cereales pierden una gran cantidad de sus fibras.y, por lo tanto, sus propiedades beneficiosas.

Cuando se trata de frutas y verduras, muchas personas consumen estos productos en forma de zumo en lugar de consumirlos naturalmente. Una vez más, el hecho de mezclar frutas y verduras implica una pérdida de fibra, lo que afecta el valor nutricional de estos alimentos. Es por eso que se recomienda consumir frutas y verduras crudas entre comidas o en ensaladas.

Fibras en una bandeja

El vínculo entre la fibra y el estreñimiento.

La fibra es muy útil cuando se trata de mejorar el tránsito intestinal. Aumentan el tamaño del tazón fecal y estimulan su motilidad. Es por eso que los profesionales de la salud recomiendan que las personas que sufren este problema consuman granos enteros.

Además, muy a menudo, las fibras producen fermentaciones a nivel intestinal. Estas fermentaciones dan lugar a cambios en la microbiota que se traducen en una mejora en el estado de salud.

Debe saber que los organismos de la flora intestinal están vinculados a una multitud de procesos orgánicos. Estas organizaciones están vinculadas a la salud mental y están asociadas con el riesgo de depresión. También están asociados con la absorción de nutrientes y enfermedades del tracto digestivo., como diarrea, estreñimiento y gases intestinales.

Este artículo también puede interesarte: 7 consejos para un buen tránsito intestinal y una buena digestión

Es esencial reducir el consumo de alimentos procesados.

Además de contener una gran cantidad de azúcares simples y grasas trans, los alimentos ultraprocesados ​​carecen de fibra. Una dieta alta en azúcar y grasa promueve la aparición de cambios adversos en la microbiota. Por lo tanto, aumenta el riesgo de padecer una enfermedad compleja a medio y largo plazo.

Si bien los carbohidratos son necesarios y beneficiosos para el buen funcionamiento del cuerpo, es importante utilizar alimentos frescos. Así, las papas, el arroz integral y las batatas, entre otros, pueden proporcionar suficientes carbohidratos de buena calidad (bajo índice glucémico), vitaminas y fibra.

Por otro lado, otros alimentos como la pasta o incluso el pan están hechos de harinas refinadas cuyo contenido de fibra y vitaminas se vuelve casi cero. Estos alimentos también causan un desequilibrio en los niveles de glucosa debido a su rápida absorción, promoviendo así el estrés pancreático.

Alimentos procesados ​​y fibra

Consumo diario recomendado

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir entre 25 y 30 g de fibra por día. Para las personas que padecen enfermedades intestinales o problemas de tránsito, esta cantidad puede no ser suficiente.

En algunos casos, es bueno considerar la ingestión de prebióticos, sustancias que ayudan a estimular la fermentación intestinal. Y esto, para producir alteraciones beneficiosas dentro de la microbiota. Por supuesto, los yogures y los alimentos ricos en fibra son dos opciones seguras.

Este artículo también puede interesarte: Las 3 medidas esenciales para tener un intestino sano

Entonces, ¿estás consumiendo suficiente fibra?

Debido a la gran cantidad de productos procesados ​​a los que estamos expuestos hoy, es muy posible que estemos consumiendo menos fibra de la que deberíamos. Tenga en cuenta que los alimentos ricos en fibra son granos integrales, frutas crudas y verduras crudas. El consumo de estos alimentos mejora las funciones intestinales.

Nos gustaría enfatizar que es necesario comer una dieta variada y equilibrada: es importante ingerir todos los grupos de nutrientes. Además, el ejercicio físico regular y el consumo de agua son otros dos pilares fundamentales para una buena salud.

  • Leong I., Dieta alta en fibra beneficiosa para la DM2. Nat Rev Endocrinol, 2018. 14 (6): 324.
  • Rebello CJ., O’Neil CE., Greenway FL., Fibra dietética y saciedad: los efectos de la avena en la saciedad. Nutr Rev, 2016. 74 (2): 131-47.
  • Simpson HL., Campbell BJ., Artículo de revisión: interacciones de microbiota de fibra dietética. Aliment Pharmacol Ther, 2015. 42 (2): 158-79.
fuente original
//graizoah.com/afu.php?zoneid=3422023