Saltar al contenido

5 beneficios nutricionales de la harina de coco -Todosalud

5 beneficios nutricionales de la harina de coco

La harina de coco tiene un sabor y un olor deliciosos, así como un ligero dulzor exótico. De este modo realzará perfectamente la fragancia de sus recetas y le asegurará un excelente aporte nutricional.

El coco definitivamente está de moda. De hecho, cada vez más personas utilizan leche de coco o aceite de coco en sus recetas para hacer que sus platos sean más saludables. Hoy vamos a hablar de la harina de coco, un ingrediente que se ha convertido en un básico en las recetas de fitness y platos veganos.

Ante todo, la harina de coco puede reemplazar a otras harinas como la harina de trigo en sus preparaciones de repostería. Por ejemplo en tus tartas o muffins. La harina de coco los convierte en productos horneados más equilibrados con un alto contenido de fibra dietética, menos carbohidratos y menos calorías.

¿Qué es la harina de coco?

La harina de coco es un ingrediente 100% nutritivo porque contiene 50% de fibra dietética, proteínas y minerales. Lo más importante es que la harina de coco es muy baja en carbohidratos y almidón. Además, la grasa que contiene es completamente saludable. Su sabor es rico, huele bien y, en definitiva, es muy nutritivo.

Entre sus múltiples características, podemos destacar las siguientes:

  • Es una buena alternativa a la harina de trigo. No contiene gluten ni lactosa.
  • Contiene aproximadamente un 45% de fibra. Por eso favorece el tránsito intestinal.
  • Es rico en grasas buenas. En particular, contiene un ácido graso llamado ácido láurico. Según un artículo publicado en la revista “Progreso en enfermedades cardiovasculares“Este último tiene un impacto positivo en la salud cardiovascular y también aumenta el nivel de colesterol bueno.
  • A pesar de su precio más elevado que la harina de trigo, cabe destacar que no es necesario utilizar tanta harina de coco en las recetas en comparación con cualquier otro tipo de harina.
  • Finalmente, es apto para veganos.

Una receta con harina de coco.

¿Cómo se hace la harina de coco?

El coco es, obviamente, el ingrediente principal de la harina de coco. Usamos la pulpa del coco. Debe ser natural y fresco. Se prensa para obtener leche de coco y luego se extrae el aceite.

Luego, la pulpa se seca completamente antes de rallarla para obtener harina. Su textura es muy fina y se asemeja a las tradicionales harinas de cereales. Su sabor y olor son exclusivos del coco. También aporta un sabor dulce natural y ligero a tus recetas, sabiendo que tus postres se mantienen saludables y equilibrados.

Lea también: Receta de pan de coco y almendras

Los beneficios nutricionales de la harina de coco

1. Rico en fibra

Con entre 45 y 60 gramos de fibra por cada 100 gramos de producto, la harina de coco es un producto rico en fibra. Cabe señalar aquí que la harina de coco contiene más fibra que el trigo, las semillas de chía, las semillas de lino, la avena o las ciruelas pasas.

De acuerdo a un estudio publicado en el «International Journal of Clinical Practice», esto permite que la harina de coco favorezca el tránsito intestinal. También juega un papel importante en una dieta equilibrada que tiene como objetivo reducir el colesterol. También acelera la sensación de saciedad.

2. Rico en oligoelementos

La harina de coco es rica en selenio. Es un oligoelemento interesante ya que reduce la producción de radicales libres. 10 gramos de harina de coco proporcionan así el 21% de la ingesta diaria recomendada de oligoelementos para un adulto.

La harina de coco también contiene manganeso. Este oligoelemento juega un papel importante con muchos nutrientes. En particular, las vitaminas B8, C, B1 que tienen un gran poder antirradicales.

También contiene hierro en pequeñas cantidades. Este oligoelemento no puede ser sintetizado por el organismo, por lo que la dieta debe cubrir las necesidades de hierro necesarias.

Harina de coco.

3. Rico en ácido láurico

La harina de coco contiene ácido láurico. Es un ácido graso saturado muy especial. De hecho, el ácido láurico actúa como un estimulante para activar el sistema inmunológico y la glándula tiroides.

Las propiedades antimicrobianas de este ácido graso de especial interés para los investigadores que estudian el virus del VIH, el herpes o el sarampión. Además, muchas de las grasas del coco se separan del aceite para venderse por separado debido a su alto valor. El ácido láurico se vende así al sector industrial y farmacéutico.

4. Rico en proteínas

Es gracias a su alto contenido en proteínas que la harina de coco tiene propiedades de saciedad. Por tanto, dos cucharadas de esta harina contienen 5 gramos de proteína. La grasa que se encuentra en la harina de coco activa el metabolismo para que el cuerpo no almacene grasa y queme calorías, por eso hablamos de grasas saludables.

También podría estar interesado en leer: Los increíbles beneficios para la salud del agua de coco

5. Sin gluten ni colesterol

Por tanto, las personas intolerantes o sensibles al gluten pueden consumirlo sin ningún problema.. Los vegetarianos y veganos también notarán que la harina de coco contiene un 20% de proteína y no menos de 8 aminoácidos esenciales. Finalmente, la harina de coco tiene un índice glucémico muy bajo (35).

Esta harina es, en última instancia, pobre en azúcares rápidos (14% frente al 70% de otras harinas que también contienen almidón). Por tanto, es ideal para diabéticos y para quienes cuidan su azúcar en sangre. Finalmente atraerá a aquellos que quieran perder peso.

Así que pon harina de coco en tus postres

Además de su aroma tan exótico, la harina de coco tiene propiedades y muchos beneficios para la salud. Por lo tanto, si buscas mantener un estilo de vida saludable y equilibrado, debes saber que el coco debe formar parte de tus nuevos hábitos alimenticios.

  • Santos HO., Howell S., Earnest CP., Teixeira FJ., Ingesta de aceite de coco y sus efectos en el perfil cardiometabólico una revisión de literatura estructurada. Prog Cardiovasc Dis, 2019. 62 (5): 436-443.
  • Emmanuel A., Mattace Raso F., Neri MC., Petersen KU., Rey E., Rogers J., Estreñimiento en personas mayores: una declaración de consenso. Int J Clin Pract, 2017.
fuente original
//ugroocuw.net/4/3422023