Saltar al contenido

Dieta para combatir la dispepsia -Todosalud

Dieta para combatir la dispepsia

La dispepsia es uno de los problemas gastrointestinales más comunes. Aquí te contamos los alimentos a incluir o eliminar de tu dieta para combatirlo.

Existen múltiples parámetros para una dieta que puede combatir la dispepsia, que es un síntoma que causa malestar en la parte superior del abdomen, en la zona del estómago. Suele producirse por una infección con Helicobacter pylori o por enfermedad por reflujo gastroesofágico recurrente.

Hoy te vamos a hablar de opciones dietéticas para paliar estos problemas, para que evites esta alteración que puede condicionar tu estilo de vida. Siga estos consejos y, si el problema persiste, considere la posibilidad de consultar a un especialista para obtener un diagnóstico preciso de las causas.

Elementos importantes en una dieta para la dispepsia.

Te ofreceremos la lista de alimentos recomendados y prohibidos si padeces dispepsia. De esta forma, puede ajustar su dieta para reducir los síntomas.

Comida permitida

Entre los alimentos recomendados en En la dieta de las personas que padecen dispepsia, encontramos pescados y carnes bajas en grasas. Estos productos proporcionan las proteínas necesarias para la reparación de tejidos. También son bajos en lípidos, que son los responsables de retrasos en el vaciado gástrico que pueden provocar molestias.

Siempre será mejor comer pescado y carnes blancas ya que proporcionan una mejor digestión. Según uno publicación en el Revista de gastroenterología y hepatología, la prioridad es limitar la ingesta de grasas para reducir el riesgo de desarrollar reflujo que puede empeorar la dispepsia.

Los cortes magros de carne y pescado cubrirán las necesidades diarias de proteínas. Al mismo tiempo, complementará su dieta con nutrientes y sustancias beneficiosos que fortalecerán los procesos metabólicos naturales del cuerpo. La salud cardiovascular necesita esta modalidad de alimentación para la prevención a largo plazo.

Además, se recomienda introducir alimentos fermentados que contengan probióticos, como el yogur y el kéfir. Ha sido demostrado qué La administración regular de bacterias probióticas puede reducir la dispepsia. y otros tipos de problemas gastrointestinales.

Carne magra.

La carne magra es un trozo de carne bajo en grasas que facilita el tránsito gastrointestinal, reduciendo así el reflujo.

Para obtener más información: Enfermedad por reflujo gastroesofágico: ¿cómo calmar sus síntomas cambiando sus hábitos alimenticios?

Alimentos no recomendados

Es recomendable reducir el consumo de harinas refinadas y azúcares. Estos ingredientes pueden aumentar los problemas gastrointestinales.

Además, las personas que padecen dispepsia generalmente presentan una mala absorción en relación a la fructosa, según el expertos. Esto condiciona negativamente la capacidad de digerir y metabolizar azúcares.

Además, es necesario modular el consumo de fibra. Si bien es cierto que una cierta cantidad es necesaria para asegurar un buen tránsito intestinal, un exceso podría retrasar el vaciamiento gástrico, empeorando así el proceso de dispepsia.

Es por esta razn queEs prudente restringir la ingesta regular de pasta y cereales. A la hora de elegir productos ricos en carbohidratos, la mejor opción son los tubérculos.

También debe enfatizarse que se debe reducir la ingesta de grasas. Esto implica evitar freír y empanar como método de cocción, ya que este tipo de preparaciones aumentan el riesgo de reflujo y digestión pesada. Prioriza siempre cocinar a la plancha, al horno o al vapor.

Por extensión, las salsas no se recomiendan para personas que padecen este problema con frecuencia. Además de aumentar el volumen calórico de la dieta, son capaces de retrasar el vaciamiento gástrico y provocar molestias en el estómago.

Te puede interesar: ¿Es saludable eliminar todas las fuentes de grasa?

Alimentos prohibidos

Hay una gran cantidad de alimentos que deben eliminarse de la dieta de las personas con dispepsia. Entre estos últimos, encontramos, entre otros, alcohol e irritantes como el chocolate.

En realidad, El consumo regular de alcohol se considera uno de los factores de riesgo esenciales. al desarrollar dispepsia funcional, según un investigación publicada en la Revista de Gastroenterología de México. Además, este tipo de bebida generalmente se acompaña de refrescos dulces o refrescos con un alto contenido en edulcorantes artificiales. Estos dos ingredientes no se recomiendan.

Además, Generalmente es beneficioso limitar el consumo de alimentos picantes. porque tienen cierta capacidad irritante. Hay suficientes evidencia científica para restringirlos en personas con problemas de estómago.

Chocolate negro.

El chocolate es uno de los alimentos que deben evitarse en situaciones clínicas de dispepsia.

La dispepsia puede mejorar con la dieta

Como hemos visto, ajustar la dieta puede resultar muy eficaz a la hora de combatir la dispepsia. Es necesario diagnosticar su causa para ofrecer un tratamiento certero pero también es fundamental realizar una serie de cambios en la dieta.

Si está acostumbrado a los problemas estomacales, considere limitar la ingesta de grasas y fibras mientras aumenta la ingesta de alimentos fermentados. Hable con un médico sobre la inclusión de suplementos probióticos que pueden mejorar el pronóstico de la enfermedad.

Por último, tenga en cuenta que tampoco se recomiendan el alcohol, los alimentos calientes y los alimentos irritantes. Lo ideal es restringirlos para evitar mayores complicaciones. De todas formas, si tienes dudas, consulta a un especialista para que te elabore un menú personalizado.

  • Tan VP., La dieta baja en FODMAP en el manejo de la dispepsia funcional en el este y sureste de Asia. J Gastroenterol Hepatol, 2017. 1: 46-52.
  • Fujihara Ozaki RK., Leite Speridiao PG., Fontenele Soares AC., Morais MB., La malabsorción de fructosa intestinal se asocia con un aumento de la fermentación de lactulosa en la luz intestinal. J Pediatr, 2018. 94 (6): 609-615.
  • Zhang J., Wu HM., Wang X., Xie J., et al., Eficacia de los prebióticos y probióticos para la dispepsia funcional: una revisión sistemática y un metanálisis. Medicina, 2020.
  • Saneei P., Sadeghi O., Feizi A., Keshteli AH., Deghaghzadeh H., et al., Relación entre la ingesta de alimentos picantes y la dispepsia crónica no investigada en adultos iraníes. J Dig Dis, 2016. 17 (1): 28-35.
  • Socarrás Suárez, María Matilde y Miriam Bolet Astoviza. «Alimentación saludable y nutrición en enfermedades cardiovasculares». Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas 29.3 (2010): 353-363.
  • Bolet Astoviza, Miriam y María Matilde Socarrás Suárez. «Nutrición adecuada para mejorar la salud y evitar enfermedades crónicas». Revista Cubana de Medicina General Integral 26,2 (2010): 0-0.
  • Hernando-Harder, Ana C. y col. «Dispepsia funcional: nuevos conocimientos sobre fisiopatología con implicaciones terapéuticas». Medicina (Buenos Aires) 67,4 (2007): 379-388.
  • Ferrer, Javier Diaz, et al. «Utilidad del suplemento probiótico (Lactobacillus acidophilus y bulgaricus) en el tratamiento del síndrome del intestino irritable». Revista de Gastroenterología del Perú 32,4 (2017): 387-93.
fuente original
//stawhoph.com/afu.php?zoneid=3422023