Saltar al contenido

Las tres frutas que debes comer en verano -Todosalud

Las tres frutas que debes comer en verano

¿Come regularmente frutas y verduras? Si es así, te interesará este artículo sobre frutas para incluir en tu dieta de verano.

La ingestión de frutas y verduras es fundamental para la salud. Contienen micronutrientes básicos para el organismo y antioxidantes que ayudan a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades complejas. Es por ello que te vamos a hablar de las tres frutas que debes consumir en verano para aprovechar sus propiedades.

Recuérdalo comer frutas de temporada siempre es una buena opción porque significa que han alcanzado su punto óptimo de maduración. Por tanto, tendrán todo su sabor y todos sus nutrientes, lo que les permitirá desarrollar funciones dentro del organismo que serán positivas para la salud.

Las tres frutas para comer en verano

Te describiremos por qué debes consumir las siguientes tres frutas en verano y los beneficios que te aportarán.

1. Frutos rojos

Los frutos rojos alcanzan su punto óptimo de maduración en verano. Son frutas que contienen gran cantidad de antioxidantes. Las antocianinas que las componen son capaces de reducir el riesgo de padecer enfermedades de tipo cardiovascular, como demuestra un estudio publicado en la revista Aspectos moleculares de la medicina.

Además, estas frutas contienen otros poderosos antioxidantes como la vitamina C. Este nutriente es fundamental para la formación de colágeno, la proteína más abundante en el organismo, y para la modulación del sistema inmunológico. Él era demostrado que la ingestión regular de esta vitamina reduce la incidencia de resfriados comunes.

Además, la gran versatilidad que ofrecen los frutos rojos es un punto muy positivo. Puedes consumirlos de forma natural, ya que bocadillo o inclúyalos en sus recetas de postres. O prepáralos en batidos y batidos De cualquier manera, es más recomendable consumirlos en su forma natural ya que aquí es donde se obtiene el mayor beneficio. fibras que contienen.

Frutos rojos sobre una mesa.

Lo mejor es consumir bayas en su estado natural para obtener todo su contenido en fibra.

Para saber más: 4 recetas de mermeladas de frutos rojos sin azúcar

2. Melón y sandía

El melón y la sandía son los frutos del verano por excelencia. Contienen una porción importante de agua en su composición, lo que les permite ayudar a reducir el riesgo de sufrir un desequilibrio hídrico.

Cabe recordar aquí que la deshidratación es un problema extremadamente peligroso en verano porque ha sido demostrado que podría ser fatal en los ancianos. Las olas de calor están causando estragos en las categorías de vida de edades extremas.

Así, además de controlar la ingesta de agua, es recomendable consumir alimentos que estén compuestos principalmente por líquido. Este es el caso del melón y la sandía. Sin embargo, no solo son beneficiosos por esta razón: también contienen antioxidantes esenciales para la prevención de enfermedades complejas.

Gracias a su poder refrescante, son el complemento ideal para cualquier snack, aunque también se pueden consumir como postre después de una comida copiosa (esto favorece la digestión). De cualquier manera, si tiene diabetes o problemas metabólicos, ingerir una gran cantidad de estas frutas puede no ser una buena idea, ya que contienen una cantidad significativa de fructosa.

3. Pesca

El melocotón es una de las frutas más aceptadas por los niños gracias a su suave sabor y textura. Aunque algunas personas son alérgicas a su piel, se considera una de las frutas más aceptadas.

Destaca por su contenido en azúcares y betacarotenos, como demuestra un investigación publicada en la revista Voprosy pitaniia. Estos últimos nutrientes tienen un fuerte carácter antioxidante. Son esenciales para prevenir la degeneración macular y los problemas de visión. Además, pueden proteger contra enfermedades hepáticas de tipo inflamatorio.

Lo más recomendable es consumir el melocotón entero, tal cual. Para ello se aprovechan sus fibras, que pueden reducir la incidencia de trastornos intestinales como el estreñimiento. No obstante, también se puede incluir de vez en cuando en un batido para darle un toque de sabor y color.

Sin embargo, es necesario tener en cuenta que se debe evitar su consumo en forma de melocotones en almíbar. Este método de conservación tiene un contenido de azúcar añadido excesivamente alto, que puede ser perjudicial para la salud metabólica.

Trozos de sandía.

La sandía contiene una gran cantidad de agua y por tanto contribuye a la hidratación en verano.

Lea también: ¿Hay frutas que ayuden a perder peso?

Come fruta en verano

Como ves, el consumo de frutas es fundamental, y sobre todo en verano. Por lo tanto, le recomendamos que incluya los alimentos mencionados en su rutina de alimentación, para poder complementar su ingesta de nutrientes.

La mejor opción siempre será consumir las frutas de forma natural. porque así es como mejor se asimilan sus componentes y, además, no habrá picos en los niveles de azúcar en sangre, que podrían ser perjudiciales para el nivel pancreático. Sin embargo, puede, de vez en cuando, usar su puré para endulzar un postre y así reemplazar el azúcar.

Recuerda que la variedad es fundamental en la dieta, e incluso en la fruta. Intenta consumir siempre frutas de temporada para aprovechar todos sus beneficios organolépticos. Al hacer esto, sacará el máximo provecho.

  • Cassidy A., ingesta de antocianinas de bayas y salud cardiovascular. Mol Aspects Med, 2018. 61: 76-82.
  • Bucher A., ​​White N., Vitamina C en la prevención y el tratamiento del resfriado común. Am J Lifestyle Med, 2016. 10 (3): 181-183.
  • Miller HJ., Deshidratación en el adulto mayor. J Gerontol Nurs, 2015. 41 (9): 8-13.
  • Khomich LM., Perova IB., Eller KI., Perfil nutricional del puré de zumo de melocotón. Vopr Pitan, 2019. 88 (6): 100-109.
  • Olagnero, Gabriela, et al. «Alimentos funcionales: fibra, prebióticos, probióticos y simbióticos». dieta 25.121 (2007): 20-33.
  • Lázaro, M. Alergia al melocotón: estudio epidemiológico, clínico e inmunológico. Diss. Universidad de Salamanca, 1997.
  • Peiro, Pablo Saz, María Ortiz Lucas y Shila Saz Tejero. «Cuidado en el estreñimiento». medicina naturista 4.2 (2010): 15-22.
  • Jansen, Rick J. y col. «Los nutrientes que se obtienen al consumir frutas y verduras reducen el riesgo de cáncer de páncreas». J Cáncer gastrointestinal 44,2 (2013): 152-161.
fuente original
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023