Saltar al contenido

¿Qué alimentos debe comer una persona con cirrosis? -Todosalud

¿Qué alimentos debe comer una persona con cirrosis?

La cirrosis es una enfermedad incurable. Por tanto, es fundamental conocer el tipo de dieta a seguir y los aspectos que hay que tener en cuenta si uno la padece.

Los alimentos que debe ingerir una persona con cirrosis dependerán del estadio de la enfermedad en que se encuentre. En cualquier caso, sabiendo que es incurable, es fundamental fijarse metas a largo plazo porque habrá que mantenerlas durante meses y años. .

Esta patología es el resultado final de un daño hepático que se vuelve crónico. De acuerdo a’Colegio Americano de Gastroenterología, aproximadamente 5,5 millones de personas en los Estados Unidos sufren de cirrosis y 26.000 mueren cada año.

¿Qué es la cirrosis?

La cirrosis es una enfermedad crónica en la que las células del hígado mueren en parches. Luego vemos una fibrosis, una especie de cicatriz. El tejido hepático es reemplazado por nódulos, lo que conduce a una alteración de la arquitectura y la funcionalidad del órgano.

Según varios estudios, esta patología se debe, entre sus principales causas, al consumo excesivo de alcohol. El segundo elemento es la obstrucción biliar, las hepatitis B y C crónicas y otras enfermedades del hígado. La etiología es fundamental para establecer una dieta porque los alcohólicos no podrán ingerir las mismas cosas que otros pacientes, por ejemplo.

Un hígado afectado por cirrosis.

Ver también: ¿Cómo proteger la salud de su hígado?

Etapas de la enfermedad

Hay dos etapas básicas en la cirrosis. Uno de ellos es la etapa inicial, conocida como cirrosis compensada. Luego, sin tratamiento ni abordaje, cirrosis avanzada o descompensado ocurre cuando la destrucción celular se mantiene en el tiempo. Es en este último caso cuando aparecen los siguientes síntomas, por lo que la dieta debe ser rigurosa:

  • Ictericia : es la coloración amarillenta de la piel y las mucosas debido al aumento de bilirrubina
  • Ascitis: una acumulación de líquido en el abdomen debido a cambios en la presión interna de los vasos sanguíneos
  • Encefalopatía: aparición de confusión mental debido a la presencia de sustancias tóxicas en el cerebro
  • Hemorragia gastrointestinal

Prevalencia de desnutrición

La desnutrición es un signo muy común en estos pacientes. Varios estudios sugieren que hasta el 25% de los cirróticos compensados ​​y el 80% de los pacientes avanzados la tienen. En general, hay una pérdida de masa muscular (más importante en los hombres) y tejido adiposo.

En los alcohólicos, el camino hacia la desnutrición es doble. Por un lado, nos enfrentamos a los efectos deletéreos de la enfermedad hepática y, además, hay que añadir una falta de variedad en los alimentos consumidos, por los malos hábitos de adicción.

Alimentos que debe comer una persona con cirrosis

Por lo general, la cirrosis se diagnostica cuando la enfermedad ya se encuentra en una etapa avanzada. El principal objetivo, en cuanto a la dieta, es por tanto aportar los nutrientes que el paciente necesita para evitar carencias. Es importante recordar en todo momento que las personas que padecen esta enfermedad deben seguir una dieta hepatoprotectora.

Así, en el estudio Atención nutricional para pacientes con cirrosis hepática, se explica que quienes tienen cirrosis compensada y están estables tienen necesidades similares a las personas normales. Por lo tanto, la dieta debe proporcionar todos los grupos de alimentos y ser baja en grasas.

Por tanto, deben incluirse los siguientes alimentos:

  • Carnes blancas y rojas, considerando opciones bajas en grasas
  • Piscis
  • Huevos
  • Frutas y vegetales
  • Cereales y almidones
  • Aceites crudos y con moderación
  • Leguminosas
  • Frutos secos en cantidad limitada
  • Granos
  • Productos lácteos desnatados

Asimismo, se debe evaluar cada caso individual. La investigación en esta área muestra que la ingesta de proteínas debe ser de 1 a 1,5 gramos por cada kilogramo de peso para evitar deficiencias. Además, se sugiere realizar 5 comidas al día, que consistirían en cantidades menores.

Además, el alcohol y todas las sustancias tóxicas deben eliminarse por completo de la dieta. De hecho, cuando la causa de la patología es el abuso de etanol, la eliminación de este último ralentiza su progresión y mejora significativamente el pronóstico.

Un dibujo de un hígado afectado por cirrosis.

Ver también: hígado inflamado: síntomas y dieta adecuada

Alimentos para los síntomas claros de la enfermedad.

Es durante la fase descompensada cuando aparecen las complicaciones mencionadas anteriormente. Aquí se reducen los alimentos que puede comer una persona con cirrosis. Por tanto, debemos adaptar la dieta, según un artículo publicado en la revista Farmacia profesional que incentiva la adopción de las siguientes medidas:

  • Limite la ingesta de líquidos a 1,2 litros por día.
  • Restrinja la ingesta de sodio porque el sodio promueve la acumulación de líquidos y empeora la ascitis.
  • Reducir el consumo de proteínas para no sobrecargar el hígado, principal tejido responsable de metabolizarlo

La restricción de proteínas puede ser de 0,5 gramos por kilogramo de peso corporal en pacientes con encefalopatía, luego aumentar gradualmente hasta que vuelva a un estado normal cuando este último ceda. Si da este paso, no importa cuán pequeño sea, debe tomar suplementos de aminoácidos de cadena ramificada para evitar daños mayores.

También podemos considerar la introducción de complejos vitamínicos. Los que se necesitan especialmente son los enriquecidos con vitaminas B y K. El primero previene la progresión de neuropatías y el segundo reduce los episodios de sangrado por fallas en la coagulación.

La opción del trasplante de hígado.

En el caso de algunos pacientes con enfermedad avanzada, El trasplante de hígado puede considerarse una opción de tratamiento. Sin embargo, no debemos olvidar que existe un alto riesgo quirúrgico y que esto no es sinónimo de solución definitiva porque el postratamiento es intenso.

Además, quienes llegan a esta etapa deben tomar medicamentos de por vida para evitar el rechazo del nuevo órgano. Estos fármacos tienen efectos adversos, especialmente hepáticos.

¿Qué debemos tener en cuenta sobre qué alimentos debe comer una persona con cirrosis?

Durante esta enfermedad, estable o inestable, La actividad hepática es deficiente y, por tanto, las sustancias tóxicas se acumulan en el organismo. Por tanto, es necesario ser estricto en todo momento con la dieta para evitar la aparición de complicaciones.

Lo ideal es realizar controles con un profesional de la nutrición para valorar el estado general e indicar la dieta a seguir. También será necesario el uso de fármacos porque la complejidad del trastorno no permite un único abordaje.

  • Aceves-Martins, M. (2014). Atención nutricional de pacientes con cirrosis hepática. Nutrición Hospitalaria, 29(2), 246-258.
  • Kalaitzakis, E., Simrén, M., Olsson, R., Henfridsson, P., Hugosson, I., Bengtsson, M. y Björnsson, E. (2006). Síntomas gastrointestinales en pacientes con cirrosis hepática: asociaciones con el estado nutricional y la calidad de vida relacionada con la salud. Revista escandinava de gastroenterología, 41(12), 1464-1472.
  • Román Abal, EM y de Pathología, AEDE (2007). Guía de cuidados para pacientes con cirrosis hepática y sus familiares.
  • Buey, LG, Mateos, FG y Moreno-Otero, R. (2012). Cirrosis hepática. Programa de educación médica continua acreditado en medicina, 11(11), 625-633.
  • Gaviria, Mónica Marcela, Gonzalo Correa Arango y María Cristina Navas. «Alcohol, cirrosis y predisposición genética». Revista Colombiana de Gastroenterología 31.1 (2016): 27-35.
  • Fernández, Marlen Ivón Castellanos. «Nutrición y cirrosis hepática». Ley Médica Cubana 11,1 (2003).
  • Mesejo, A., M. Juan y A. Serrano. «Cirrosis y encefalopatía hepática: consecuencias clínico-metabólicas y soporte nutricional». Nutrición Hospitalaria 23 (2008): 8-18.
  • Ruiz-Margáin, A., et al. «Manejo dietético y suplementación con aminoácidos de cadena ramificada en la cirrosis hepática». Revista de Gastroenterología de México 83,4 (2018): 424-433.
  • Vilas-Rivas, María José, et al. «Recomendaciones al alta para pacientes diagnosticados de cirrosis». ICUE. Investigación y atención de enfermería 2.2 (2017): 45-49.
fuente original
//soaheeme.net/4/3422023