Saltar al contenido

¡Cuidado con los 6 alimentos que dañan el hígado!

¡Cuidado con los 6 alimentos que dañan el hígado!

Incluso si las proteínas son fundamentales para crear músculos, si se consumen en exceso, pueden ser dañinas porque sobrecargan el hígado, que debe trabajar más para eliminar el exceso de toxinas.

El hígado es uno de los órganos más importantes para la salud. Sus funciones son filtrar las toxinas de la sangre, sintetizar proteínas y almacenar los nutrientes que el cuerpo necesita. Ciertos alimentos pueden dañar su hígado.

Cuando tienes un estilo de vida saludable, el hígado funciona perfectamente y elimina las sustancias que se acumulan en el cuerpo.

Sin embargo, hoy en día muchas personas tienen hábitos que no son saludables y que disminuyen la eficiencia de este órgano, dando lugar a diversas enfermedades.

Entre estos hábitos está la mala calidad de los alimentos, que es uno de los factores que más influyen en su deterioro.

Las toxinas, el exceso de azúcar y grasa, y la acumulación de otros componentes, afectan significativamente la salud del hígado.

En este artículo, le vamos a revelar cuáles son los 6 alimentos que pueden dañar el hígado. ¡Descúbrelos!

1. Comida rápida

Alimentos que dañan el hígado.

Este tipo de alimentos suele ser muy atractivo y una alternativa rápida para calmar el hambre cuando no tienes mucho tiempo para comer bien.

El gran problema es que cada uno de estos ingredientes es muy pesado de digerir y solo acumula grasa en el cuerpo.

Cuando una persona no puede moderar su consumo, existe un alto riesgo de padecer hígado graso, Una condición que causa grandes dificultades de digestión y que está relacionada con el sobrepeso y obesidad.

Las personas que padecen esta enfermedad se ven obligadas a mejorar su dieta, a través de la ingesta de frutas, verduras y granos integrales.

Ver también: Mi hijo tiene sobrepeso. Que puedo hacer ?

2. alimentos fritos

Muchos de los alimentos fritos que se venden en los estantes de los supermercados están hechos con aceites de muy baja calidad, que no son buenos para el cuerpo.

Las grasas saturadas y los compuestos que están sujetos a altas temperaturas, sobrecargan el hígado y generan una acumulación de toxinas y grasas.

3. Alimentos grasos

Los alimentos grasos dañan el hígado.

El cuerpo necesita una pequeña dosis de grasa para funcionar en perfectas condiciones.

La desventaja es que muchos alimentos grasos son del tipo saturado, es decir, no aportan ningún beneficio al cuerpo.

Tienen altas calorías y generalmente se asocian con un aumento del colesterol y triglicéridos.

Estas dos condiciones afectan directamente la salud cardiovascular y dañan el hígado al sobrecargarlo.

Es esencial reducir su consumo de:

  • Grasa de cerdo
  • Mantequilla
  • Crema fresca
  • Piel de pollo
  • Condimentos cremosos
  • Mayonesa

4. Alimentos ricos en proteínas.

Advertencia ! Proteínas sí, pero en cantidades moderadas. Este tipo de nutriente es esencial para desarrollar la masa muscular y el metabolismo, pero Las proteínas, si se consumen en exceso, pueden ser improductivas.

Algunas personas, especialmente los atletas, ingieren cantidades excesivas de proteínas y, a largo plazo, desarrollan diferentes trastornos.

Las dietas que contienen demasiado tienden a sobrecargar la función hepática porque el hígado tiene que trabajar más para eliminar las toxinas.

5. Azúcar

El azúcar daña tu hígado.

El consumo excesivo de azúcar es una causa potencial de enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades cardiovasculares y obesidad.

Debe saber que el azúcar también está presente en los refrescos, pasteles y postres.

En el hígado, este alimento promueve el desarrollo de hígado graso y otras afecciones graves como la fibrosis.

Le recomendamos que lea: Síndrome del hígado graso: ¿cuáles son los síntomas?

6. Las bebidas alcohólicas dañan el hígado.

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas aumenta el riesgo de desarrollar afecciones de salud graves, como cáncer, hígado graso y cirrosis.

Esta sustancia puede llegar a todas las células del cuerpo a través del torrente sanguíneo, dañándolas debido a las toxinas.

El hígado produce una enzima conocida como deshidrogenasa cuya función es metabolizar el alcohol.

Sin embargo, cantidades excesivas causan alteraciones en su producción y reducen la capacidad de digestión.

Esto afecta la estructura del hígado y disminuye su capacidad de disolver la grasa acumulada.

Para un hígado sano y fuerte, modere su consumo de los alimentos mencionados.

También es bueno hacer una desintoxicación regular, usando una dieta especial, batidos o infusiones.

  • Angulo, P. (2004). Enfermedad grasa del hígado y esteatohepatitis no alcohólica. Revista de Gastroenterología de México., 69 Suppl 3, 140–148. Disponible en: http://www.worldgastroenterology.org/UserFiles/file/guidelines/nafld-nash-spanish-2013.pdf
  • Martín-Domínguez Verónica, González-Casas Rosario, Mendoza-Jiménez-Ridruejo Jorge, García-Buey Luisa, Moreno-Otero Ricardo. Patogenia, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad del hígado graso no alcohólico. Rev. esp. encerrar. cavar. [Internet]. Hace 2013 [citado  2018  Oct  30] ; 105 (7): 409-420. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082013000700006&lng=es. http://dx.doi.org/10.4321/S1130-01082013000700006.
  • Sánchez Hernández E., Fernández Seara J .. Hepatopatía alcohólica. Rev. esp. encerrar. cavar. [Internet]. 2005 julio [citado  2018  Oct  30] ; 97 (7): 530-530. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1130-01082005000700009&lng=es.
fuente original
//stawhoph.com/afu.php?zoneid=3422023