Saltar al contenido

Sexo después del divorcio: ¿qué debo saber? – Todosalud

Sexo después del divorcio: ¿qué debo saber?

Volver al sexo después del divorcio es un proceso diferente para todos. Descubra algunas cosas que debe tener en cuenta.

Terminar una relación no es fácil. Tras la ruptura, es normal sentirse perdido, confundido y desorientado, pero también lleno de esperanza y entusiasmo ante las nuevas posibilidades que se abren. Asi que, El sexo después del divorcio puede considerarse estimulante y aterrador al mismo tiempo.

Dependiendo de tu personalidad y tus expectativas, recuperar la vida social y sexual puede resultar más o menos complicado. Pero en todo caso, Es probable que sienta nerviosismo e inseguridad que no conocía en cuanto a comodidad y estabilidad. de tu vida matrimonial. En este artículo encontrarás algunas recomendaciones para afrontar esta etapa de la mejor manera posible.

¿Cómo encontrar una vida sexual después de un divorcio?

Una pareja haciendo el amor.

Antes de empezar, analice lo que quiere y cómo conseguirlo.

Después de un divorcio, es importante que haya un cierto período de introspección y autoconciencia. Este período se utilizará para hacer frente a la pérdida y vive tu luto, sino también para reconsiderar sus preferencias y expectativas.

Analice lo que quiere, lo que quiere para usted a partir de ahora y cómo quiere relacionarse con los demás. Aclarar estos aspectos y avanzar con tranquilidad te ayudará a tomar mejores decisiones.

No hay un período de tiempo establecido antes de reanudar las relaciones sexuales después del divorcio: todos somos diferentes. Sin embargo, cuando se sienta listo, las dudas y los miedos pueden asaltarlo.

Es posible que sienta que no recuerda cómo comportarse con una persona nueva o que su imagen no se vea tan atractiva como solía ser. Mantén una mentalidad abierta y sé natural: descubrirás cómo actuar a medida que avanzas en este camino.

Siga leyendo: ¿Cuánto tiempo se tarda en superar un divorcio?

Precauciones y consejos sobre el sexo después del divorcio.

Volver al sexo después del divorcio puede ser una aventura muy estimulante. Sin embargo, es importante que tengas en cuenta ciertas precauciones. para evitar posibles consecuencias negativas.

Cuida tu cuerpo

En un matrimonio, el sexo seguro no es una de las principales preocupaciones, ya que las dos personas se conocen y confían entre sí. Al reanudar las relaciones sexuales después del divorcio, es importante ser responsable y minimizar el riesgo de enfermedades de transmisión sexual y embarazos no deseados.

Entonces, asegúrate de cuidar estos aspectos por tu cuenta: no los dejes en manos de la otra persona porque podrían estar mintiéndote. Cuídate y cuida a tus parejas sexuales.

Escucha tus emociones

Para algunas personas, el sexo sin amor y sin compromiso es totalmente posible, y para otras no. Estas dos posiciones son totalmente válidas. Es especialmente importante que sea honesto consigo mismo sobre esto.

Muchas personas, después de un divorcio, se involucran en una serie de encuentros sexuales con el único propósito de sentirse queridas o para llenar sus vacíos emocionales actuales. Esto, a la larga, termina lastimándolos. Por lo tanto, Escuche sus sentimientos y conozca sus límites y sus opiniones en relación a estos encuentros.

Lea también: Las 6 fases del divorcio

Ajusta tus expectativas

Algunas personas, después de un divorcio, se sienten muy emocionados de conocer gente nueva y relacionarse con ellos en total libertad. Otros, por su parte, esperan volver a encontrar una relación seria y comprometerse.

Si te encuentras en este segundo caso, repítete queEs probable que la primera persona con la que tenga relaciones sexuales sea la equivocada.

Ajustar sus expectativas al respecto le ayudará a evitar decepciones. Además, siempre sea claro con las personas con las que se vincula y dígales lo que busca y espera de ellos.

¿Qué puede esperar del sexo después del divorcio?

Sexo tántrico.

El sexo después del divorcio puede ser muy emocionante, pero también puede generar miedos y dudas.

Si está pensando en reanudar las relaciones y la vida sexual después de divorciarse, es probable que sienta una gran cantidad de incertidumbre. Ahora te vamos a dar una lista de las principales sensaciones a las que te enfrentarás.

Todo es nuevo

Si has estado casado lo suficiente, volviendo a la esfera social, te darás cuenta de que muchos principios han cambiado. Hoy, se espera una relación sexual durante las primeras citas; sin embargo, no tiene que ceder a esas expectativas si no las comparte.

Además, cada persona que conoces y cada intercambio social y sexual será nuevo y estimulante para ti. Después de la rutina de vivir en pareja, abrir nuevos horizontes puede ser refrescante y emocionante.

Aumenta tu autoestima.

También puede sentir más autoestima cuando comienza a interactuar y a salir con otras personas. Esto se debe a que la vida en pareja es estable y segura en muchos sentidos, pero no suele ser muy estimulante.

Tiempo extraordinario, los cónyuges dejan de felicitarse mutuamente y de expresar su gratitud pero, a medida que abra nuevas relaciones, seguramente las recibirá con más frecuencia.

Habrá un proceso de adaptación

Al principio, la idea de volver a la vida sexual con gente nueva puede parecerle estimulante y seguro que disfrutará de cada relación. Sin embargo, con el tiempo te acostumbrarás a la nueva situación e incluso es probable que desee volver a iniciar una relación.

Si tienes dudas, consulta con un profesional.

Reanudar el sexo después de un divorcio puede dar miedo y pueden surgir inseguridades. Todo esto es natural y no debes ser exigente ni crítico contigo mismo.

Sin embargo, si estos miedos causan disfunción o malestar sexual, no dude en buscar ayuda profesional. Trabajar en ciertos aspectos de tu mente puede ayudarte a disfrutar de una sexualidad mucho más satisfactoria.

  • Cáceres, C., Manhey, C. y Vidal, C. (2009). Separación, pérdida y duelo de la pareja: Reflexiones imprescindibles para una terapia de divorcio. De familias y terapia, 27, 41-60.
  • Bonavitta, P. (2015). Amor en los tiempos de Tinder. Cultura y representaciones sociales, 10(19), 197-210.
  • Labrador, FJ y Crespo, M. (2001). Tratamientos psicológicos eficaces para las disfunciones sexuales. Psicotema, 428-441.
fuente original
//thaudray.com/4/3422023