Saltar al contenido

Astenospermia: ¿que es y como detectarla? – Todosalud

Astenospermia: ¿que es y como detectarla?

La astenospermia puede tener su origen en la dieta o en ciertos hábitos tóxicos. Es importante descartar todas las posibles causas para solucionar este problema que reduce la fertilidad masculina.

Hablamos de astenospermia cuando hay una disminución en el número de espermatozoides móviles. En otras palabras, se trata de un problema relacionado con la falta de movilidad de los espermatozoides. También se conoce como astenozoospermia.

Esta condición, a menudo llamada «síndrome del esperma perezoso», es un motivo común de consulta por infertilidad masculina. En este artículo, te diremos qué es exactamente y cómo detectarlo.

¿Qué es la astenospermia?

Etimológicamente, la palabra astenospermia significa en griego, «Falta de fuerza de los espermatozoides». De hecho, el prefijo «a» significa ausencia. El sufijo «stheno» se refiere a la fuerza.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la astenospermia ocurre cuando menos del 40% de los espermatozoides son móviles en el eyaculado. Entonces es una causa de esterilidad. De hecho, privados de la capacidad de moverse, los espermatozoides no pueden alcanzar el ovocito y fertilizarlo. Por tanto, la mujer no puede quedar embarazada.

¿Cuáles son sus causas?

Se desconocen las causas exactas de la astenospermia. Sin embargo, varios factores pueden influir en la movilidad de los espermatozoides:

  • Esperma alterado. Hay cambios genéticos que afectan el flagelo de los espermatozoides. Por tanto, afecta a su movilidad. De hecho, en algunos casos, este tipo de cambio puede incluso provocar una astenospermia completa.
  • Una alteración de tracto eyaculatorio. Un cambio en los testículos, el epidídimo o los conductos deferentes también puede afectar la movilidad de los espermatozoides.
  • La varicocèle. Esta es la presencia de venas varicosas en los vasos sanguíneos que irrigan los testículos.
  • Sustancias toxicas. El tabaco, el alcohol o las drogas también pueden influir. Asimismo, la exposición a fertilizantes o pesticidas también puede tener un impacto.
  • Tratamientos oncológicos. La radioterapia y la quimioterapia son técnicas agresivas para los espermatozoides.

Igualmente, la edad y la dieta son factores muy importantes. Así, se ha demostrado que la movilidad de los espermatozoides disminuye después de los 50 años. Además, comer de forma equilibrada y saludable en ocasiones puede evitar este tipo de dificultades. Finalmente, la ausencia de vitaminas y antioxidantes puede estar relacionada con la astenospermia.

La temperatura corporal también es un factor determinante. Los testículos deben ser dos grados más pequeños que el resto del cuerpo. La movilidad de los espermatozoides se puede reducir cuando no se observa esta temperatura óptima. Usar ropa muy ajustada o incluso usar una sauna puede causar este tipo de problemas.

También le puede interesar leer: Cómo aumentar la fertilidad en las mujeres

¿Cómo detectar la astenospermia?

Esperma en imágenes.

El método para analizar el semen se llama espermograma. Esta prueba le permite observar el movimiento de los espermatozoides. Para diagnosticar la astenospermia, se necesitan al menos dos espermogramas. Durante el espermograma, se evalúan dos tipos de movilidad:

  1. Movilidad total. Se refiere a todos los espermatozoides que muestran signos de movimiento. En otras palabras, también incluye a los que no se mueven pero sí.
  2. Movilidad progresiva. Entonces solo tenemos en cuenta los espermatozoides que pueden moverse.

Al final de estas dos medidas, La astenospermia se diagnostica cuando menos del 32% de los espermatozoides tienen movilidad progresiva.. Pero también cuando menos del 40% de ellos tienen plena movilidad.

Sin embargo, también debe realizarse un examen físico adecuado. Además, también se suelen realizar análisis hormonales. De hecho, conocer los niveles de FSH, LH y testosterona puede orientar al médico en su diagnóstico.

Ser padre a pesar de la astenospermia

La astenospermia fue una causa de infertilidad. Sin embargo, hoy en día existen tratamientos que permiten ser padre a pesar de este trastorno. Para ello, es necesario obtener una muestra de esperma cuya movilidad sea suficiente para fecundar el óvulo. Esto ahora es posible gracias a las técnicas de reproducción asistida.

Una mujer con un microscopio.

Existen diferentes tratamientos según el grado de astenospermia. El más común es ICSI (inyección intracitoplasmática de espermatozoides). Consiste en introducir un espermatozoide en cada ovocito. Por lo tanto, aumentan las posibilidades de fertilización.

También existen otros métodos que tienen como objetivo mejorar la movilidad real de los espermatozoides. Luego trabajamos para mejorar la dieta. Se trata de ingerir alimentos ricos en aminoácidos como la L-carnitina y antioxidantes.

Idealmente, se busca aislar y corregir la causa de la astenozoospermia. Sin embargo, esto no siempre es posible. En este caso, podemos recurrir a otras técnicas. Por ejemplo, fertilización in vitro o inseminación artificial.

También te puede interesar: ¿Qué es la fertilización in vitro?

En conclusión

La astenospermia es un trastorno que reduce la fertilidad en los hombres. Por tanto, es necesario conocer los factores que pueden ser la causa de esta dificultad para poder cambiar los hábitos y remediar este problema. Por último, sólo si nos damos cuenta de la importancia de esta patología para ciertos hombres podremos reducir su impacto en ellos y en su autoestima.

  • Ortega, C., Verheyen, G., Raick, D., Camus, M., Devroey, P. y Tournaye, H. (2011, septiembre). Astenozoospermia absoluta e ICSI: ¿Cuáles son las opciones? Actualización sobre reproducción humana. https://doi.org/10.1093/humupd/dmr018
  • Curi, SM, Ariagno, JI, Chenlo, PH, Mendeluk, GR, Pugliese, MN, Sardi Segovia, LM,… Blanco, AM (2003). Astenozoospermia: análisis de una gran población. Archivos de Andrología, 49(5), 343–349. https://doi.org/10.1080/01485010390219656
  • Eslamian, G., Amirjannati, N., Rashidkhani, B., Sadeghi, MR, Baghestani, AR y Hekmatdoost, A. (2015). Ingesta dietética de ácidos grasos y astenozoospermia: un estudio de casos y controles. Fertilidad y esterilidad, 103(1), 190-198. https://doi.org/10.1016/j.fertnstert.2014.10.010
fuente original
//ugroocuw.net/4/3422023