Saltar al contenido

Dispareunia o coitalgia: causas y tratamientos – Todosalud

Dispareunia o coitalgia: causas y tratamientos

La dispareunia es un término que se refiere al dolor durante las relaciones sexuales. Esta patología puede responder a un desequilibrio físico, pero también se asocia a procesos psicológicos.

Dispareunia o coitalgia es una patología que incluye varios síntomas molestos con respecto al acto sexual, tanto en hombres como en mujeres. Este trastorno se manifiesta desde una leve irritación genital hasta un dolor profundo antes, durante o después del coito.

Varios estudios médicos indican que este entorno clínico es mucho más común en mujeres, pero también puede ocurrir en hombres, generalmente debido a infecciones uretrales o fimosis. Si quieres saber más sobre los posibles tratamientos y causas de la dispareunia o la coitalgia, sigue leyendo.

Sobre su distribución mundial

Las relaciones sexuales son tabú en muchos estratos sociales y culturas.. Por lo tanto, no sorprende saber que la coitalgia es mucho más común de lo que podría pensar inicialmente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y varios estudios epidemiológicos proporcionan los siguientes datos sobre las relaciones sexuales dolorosas:

  • En mujeres en edad fértil, la dispareunia tiene una prevalencia del 10-15%.
  • En la etapa de premenopausia, este problema clínico se vuelve más común, afectando hasta al 30% de las mujeres.
  • La edad media de las personas que padecen esta patología es de 36,5 años.
  • En los hombres, la condición está mucho menos estudiada, pero la prevalencia fluctúa entre el 0,1 y el 5%.

Como puede ver, las relaciones sexuales dolorosas son comunes en la población general, especialmente entre las mujeres. No sentir placer durante el sexo no es la norma, y por tanto, ponerse en manos de médicos y profesionales ante la falta de placer es bastante legítimo y necesario.

Una palabra rota.
La dispareunia puede interrumpir el placer durante el coito

Dyspareunie ou coïtalgie: causas

Como ya hemos dicho, la dispareunia o coitalgia es el dolor que se siente en los genitales o estructura pélvica, asociado a las prácticas sexuales, hasta 24 horas después del acto. Algunos de los síntomas más comunes, recopilados por organizaciones médicas, son los siguientes:

  • Dolor durante la penetración inicial.
  • Dolor en cada uno de los movimientos penetrantes o tras la entrada de un elemento externo en la vagina, como un tampón.
  • Ardor y malestar durante el coito.
  • Malestar punzante agudo que puede persistir durante varias horas después del coito.

La mayoría de los síntomas están asociados con la experiencia de la mujer. En los hombres, como ya hemos dicho, es mucho menos común. Aun así, cuando esto sucede, el dolor suele aislarse en el momento de la eyaculación.

Para abordar las causas de la patología, es necesario dividirlas en dos categorías: físicas y psicológicas. Te los explicamos a continuación.

Descubra también: ¿Cómo puedo prevenir el dolor durante las relaciones sexuales?

Causas fisicas

Las causas físicas de la dispareunia son muchas y variadas. Por ejemplo, los estudios clínicos explican que esta patología después del parto es muy común, porque el desgarro de la musculatura pélvica y las múltiples fuerzas a las que debe haber estado expuesta la vagina favorecen su sensibilidad.

Aunque pueda parecer sorprendente, en las madres lactantes también se ha observado que la coitalgia se correlaciona con la disminución de los niveles de estrógenos en sangre. Esto sucede porque los desequilibrios hormonales provocan sequedad en la vagina. Otras causas físicas de dispareunia en mujeres son las siguientes:

  • Vaginitis infecciosa: la más común es la infección causada por el hongo Candida albicans. Esto provoca irritación e inflamación de las paredes vaginales, lo que puede dificultar las relaciones sexuales.
  • Lubricación insuficiente: falta de flujo vaginal debido a cambios hormonales, falta de deseo o excitación y otras patologías asociadas.
  • Anomalías congénitas: Una vagina malformada o un himen imperforado pueden ser factores que dificultan las relaciones sexuales.

Nuevamente, corroboramos que la mayoría de las causas se han estudiado en mujeres. Otra investigación afirma que La dispareunia masculina o coitalgia generalmente se asocia con una obstrucción del conducto eyaculatorio.. Condiciones como la prostatitis crónica pueden causar malestar pélvico en los hombres.

Causas psicologicas

No se trata solo del cuerpo. Los estudios citados anteriormente estiman que más del 70% de los casos de dispareunia no presentan ningún tipo de patología física.

Esto destaca el gran componente psicosexual del trastorno.. Algunos de los parámetros psicológicos que pueden jugar un papel fundamental son los siguientes:

  • Problemas de ansiedad y depresión : Los problemas de autoestima o la falta de confianza con la pareja pueden favorecer la aparición de coitalgia.
  • Estrés : el estrés continuo provoca tensión en los músculos pélvicos.
  • Abuso sexual : Las revistas médicas señalan que, en algunas ocasiones, la dispareunia se correlaciona con antecedentes de violencia y abuso sexual en el paciente.
La dispareunia causa un malestar doloroso.
El abordaje psicológico de la dispareunia es un complemento necesario del tratamiento médico.

Este artículo te puede interesar: 7 señales tempranas de una relación abusiva

¿Cuáles son los tratamientos para la dispareunia o la coitalgia?

Existen tratamientos médicos para la dispareunia o la coitalgia. Por ejemplo, si el dolor es por una infección micótica o bacteriana, la aplicación de antifúngicos o antibióticos es fundamental. En mujeres posmenopáusicas o en período de lactancia, también se pueden recetar estrógenos tópicos para promover la lubricación vaginal.

Las causas son tan variadas que el tratamiento debe adaptarse a cada paciente. Lo que generalmente es común a todos los que la padecen es la necesidad de terapia de pareja y educación sexual.

Como hemos visto, la dispareunia está relacionada con el componente psicológico del paciente, por lo que la comodidad, la seguridad y la excitación previa son fundamentales para evitar el dolor durante la actividad sexual.

Querer sentir placer no es motivo de vergüenza o vulnerabilidad. Por eso, hablar con tu pareja es siempre el primer paso hacia la mejora.

Dolor sexual: ¿que recordar?

El dolor sexual es muy común, especialmente en mujeres, donde puede ocurrir en un 30% de la población a determinadas edades. Por eso, la comunicación con tu pareja es vital: cambiar de posición, usar lubricantes y evitar el estrés son siempre buenas opciones para evitar la dispareunia.

Sin embargo, no todos los casos corresponden a los mismos problemas. La coitalgia puede ser un signo de obstrucción del ducto eyaculador en hombres o infecciones fúngicas en mujeres. Por lo tanto, esta patología requiere un enfoque tanto médico como psicológico.

  • López-Olmos, J. (2008). Dispareunia: investigación de causa física y causa infecciosa crónica (estudio prospectivo de 4 años). Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia, 35(5), 152-159.
  • García-Pérez, H. y Harlow, SD (2010). Cuando el coito produce dolor: una exploración de la sexualidad femenina en el noroeste de México. Salud pública de México, 52(2), 148-155.
  • Relaciones sexuales dolorosas (dispareunia), Mayoclinic.org. Consultado el 22 de agosto en https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/painful-intercourse/symptoms-causes/syc-20375967
  • Solana-Arellano, E., Villegas-Arrizón, A., Legorreta-Soberanis, J., Cárdenas-Turanzas, M., de la Cruz, JE y Andersson, N. (2008). Dispareunia en mujeres posparto: un estudio de casos y controles en un hospital de Acapulco, México. Revista Panamericana de Salud Pública, 23, 44-51.
  • Valerio, V. y Anibal, J. (enero de 2019). Dispareunia masculina. En Anales de la Facultad de Medicina (Vol. 80, núm. 1, págs. 79-85). UNMSM. Escuela de Medicina.
  • Sánchez Bravo, C., Carreño Meléndez, J., Corres Ayala, NP y Taracena Ruiz, BE (2010). Perfiles e indicadores psicológicos relacionados con la dispareunia y el vaginismo: Estudio cualitativo. Segunda parte. Salud mental, 33(5), 437-449.
  • Orozco-Gallego, H. «Estriol vs estrógenos conjugados de origen equino en el tratamiento del síndrome genitourinario de la menopausia». Ginecología y obstetricia de México 86.2 (2018): 117-126.
  • Franco, Erick Hugo Zambrano, et al. «Etiología y tratamiento de la dispareumia». RECIMUNDO 3.3 ESP (2019): 643-658.
fuente original
//poosoahe.com/4/3422023