Saltar al contenido

El ciclo menstrual y el sueño – Todosalud

El ciclo menstrual y el sueño

El comportamiento hormonal, la calidad y la cantidad de sueño varían según la fase del ciclo menstrual en la que se encuentre la mujer. ¿Quieres saber más al respecto?

Cambiar la cantidad de hormonas femeninas regula el ciclo menstrual y tiene efectos sobre el sueño. Antes de la ovulación Hay un aumento en la síntesis de estradiol que está relacionado con un aumento del sueño REM.

Tras la ovulación se produce un aumento de la síntesis de progesterona que es responsable de la sensación de somnolencia que sufren muchas mujeres en este punto del ciclo.

El comportamiento hormonal, la calidad y la cantidad de sueño varían en función de la fase del ciclo menstrual en la que se encuentre la mujer. En este artículo, estudiamos por separado cada parte del ciclo menstrual y su relación con el sueño.

Fase premenstrual y sueño

Durante esto fase del ciclo menstrual, el sueño se ve afectado por las consecuencias del aumento de la síntesis de estradiol que tiene diversos efectos emocionales.

Interactúa con varias regiones del cerebro como el bulbo, el hipotálamo, los lóbulos prefrontales y la amígdala. También es responsable de muchos efectos sobre el universo emocional de la mujer durante la fase premenstrual del ciclo.

Ahora echemos un vistazo a lo que sucede antes de su período cuando los niveles de estradiol son altos:

  • Irritabilidad.
  • Cambios de humor.
  • Tristeza.
  • Ansiedad.
  • Aislamiento social.
  • Depresión.
  • Insomnio.
Una mujer que sufre de insomnio.

«Los cambios hormonales durante el período premenstrual pueden causar cambios de humor y problemas para dormir».

Alteraciones del sueño que ocurren durante esta fase. a menudo se atribuyen a niveles elevados de cortisol y adrenalina que provocan estrés.

El estrés afecta el sueño de diferentes formas. Durante la fase premenstrual, una mujer puede tener dificultades para conciliar el sueño. O se despierta por la noche o se levanta sintiéndose cansada.

Por lo tanto, la actividades que ayudan a controlar el estrés como el yoga y la meditación a menudo son útiles durante esta fase, ya que generalmente mejoran la cantidad y la calidad del sueño.

Lea también: Duerme bien: más allá de la noche

Periodo menstrual y sueño.

Durante la menstruación, los niveles de estradiol disminuyen y los de progesterona aumentan. Cuando se reducen los niveles de estradiol, el ritmo de sueño-vigilia a menudo vuelve a la normalidad. Aun así, con afecciones como la depresión y la ansiedad, las alteraciones del sueño pueden persistir.

En este caso, son atribuibles a trastornos en el ámbito psicológico y no a niveles de estradiol.

La progesterona comienza a sintetizarse en el momento de la ovulación y se encarga de preparar el endometrio para que se adapte al futuro embrión. Así como para el mantenimiento del embarazo en caso de que se produzca.

En el ciclo menstrual, la progesterona produce cambios hormonales que pueden afectar el sueño. Ella es responsable de la síntesis de l ‘ácido gamma-aminobutírico (GABA) que tiene varios efectos antagónicos sobre el estradiol.

Una mujer que no puede dormir.

«Durante el ciclo menstrual, la progesterona influye en los cambios hormonales que pueden afectar el sueño».

Por ejemplo, modula la impaciencia, los cambios de humor, reduce la ansiedad y mejora el manejo del estrés. Algunos autores consideran que la progesterona es un ansiolítico natural.

  • Disminuye la ansiedad.
  • Alivia los síntomas de la depresión.
  • Mejora el estado emocional.
  • Reduce el estrés.
  • Provoca sensación de somnolencia.

Todos estos efectos explican la mejora en el ritmo sueño-vigilia, así como aumento de la cantidad y calidad del sueño después de la menstruación. Sin embargo, puede haber factores que afecten el sueño como migrañas, dolor de estómago y digestivos, etc.

En todos los casos, debemos observar el ciclo menstrual y el sueño para detectar las alteraciones que se producen cada 28 días aproximadamente.

Descubra también: Ejercicios de respiración para mejorar el sueño.

Medidas para mejorar el sueño durante el ciclo menstrual

  • No consuma sustancias excitantes por la tarde o la noche, como chocolate, café, té, alcohol y tabaco.
  • Una cena ligera al menos dos horas antes de acostarse.
  • Practica ejercicio ligero, evitando las últimas horas del día para evitar el efecto contrario.
  • No tome siestas prolongadas que alteren el ritmo sueño-vigilia. Deben durar un máximo de 30 minutos.
  • Mantenga horarios regulares para acostarse y levantarse. Los horarios regulares de las comidas también son importantes.
  • Evite la exposición a luz intensa y temperaturas extremas en el dormitorio.
  • Las tareas que requieren actividad mental no deben realizarse en el dormitorio. Este es el caso de la computadora, tableta, teléfono celular, televisión, etc.
  • Antes de dormir, puede ser útilescuche música relajante, una ducha caliente o una sesión de meditación.

Finalmente, como puede ver, Las hormonas femeninas varían a lo largo del ciclo menstrual e influyen en el sueño. Por tanto, es interesante conocer la relación de diferentes hormonas con el ciclo menstrual y el sueño. Esto facilita la toma de las medidas adecuadas que mejoran la calidad del descanso y el bienestar general.

  • Bocchino, S. (2004). Salud mental de la mujer: síntomas y trastornos premenstruales. Clínica y Tratamiento. Revista de Psiquiatría de Uruguay, 1 (68)
  • Borrás, C., Pérez, J., Palmer, A., Castro, C. y Sesé, A. (2001) Ansiedad y diagnóstico de Síndrome Premenstrual. Clínica y Salud, 12 (3), 25-27
  • Del Burgo, J., Trigueros, M., Ruiz, A., Muñiz, R. y Maestre, I. (2006). Prevalencia del síndrome disfórico premenstrual en la población general. Centro de Salud de Porzuna. Ciudad real. España. Semergen, 32 (8), 7-8
  • Longo da Silva, C., Petrucci, D., Vidal, M. y Gastal, A. (2006). Estudio polipulacional del síndrome premenstrual. Revista de salud pública, 40 (1)
  • López-Mato, A., Illa, G., Boullosa, O., Márquez, C. y Vieitez, A. (2000). Trastorno disfórico premenstrual. Revista Chilena de Neuropsiquiatría, 38
fuente original
//luvaihoo.com/afu.php?zoneid=3422023