Saltar al contenido

Relación entre salud mental y anorgasmia

Relación entre salud mental y anorgasmia

Relación entre salud mental y anorgasmia

La salud mental a menudo está vinculada al placer sexual. Por eso es importante estar interesado en las situaciones que pueden afectar nuestro estado mental y así evitar que alcancemos el orgasmo.

La anorgasmia es una disfunción sexual que se define como la incapacidad para alcanzar el orgasmo o la dificultad para lograrlo. Puede ocurrir en situaciones concretas o de manera generalizada frente a cualquier situación o pareja sexual.

Esta disfunción puede tener causas físicas o psicológicas. En este artículo, vamos a enumerar las causas psicológicas que generalmente conducen a este problema.

Causas psicológicas de anorgasmia

1. Trastorno de ansiedad

La ansiedad es un estado mental que se manifiesta como Angustia excesiva ante una situación o un pensamiento que nos preocupa. El orgasmo puede inhibirse debido a una preocupación exagerada causada por experiencias sexuales pasadas.

La anorgasmia lleva a situaciones estresantes en muchas personas porque ven el momento íntimo como una situación en la que deben tener el control. Se sienten frustrados si no logran alcanzar la meta de alcanzar el orgasmo.

La ansiedad puede ser fugaz, debido a una situación concreta que nos impide centrarnos en el coito. Sin embargo, si nos preocupa tener un orgasmo para la mayoría de las relaciones sexuales y nos impide disfrutar, podríamos considerar que tenemos un problema para el que debemos encontrar una solución.

En este caso, se recomienda que consulte a un profesional de la salud mental. Así podrá enseñarnos técnicas de control para manejar nuestro miedo excesivo a la anorgasmia.

2. trastorno depresivo

mujer triste por anaorgasmia

La depresión es un estado mental que se caracteriza por una profunda tristeza, baja autoestima, falta general de apetito, pérdida de humor y pérdida de interés en todo.

Para ver: 4 diferencias entre tristeza y depresión

Como regla general, la depresión disminuye la libido. Por lo tanto, suprime la primera etapa del deseo o la emoción. De hecho, las otras etapas de la respuesta sexual no tendrán lugar y es difícil alcanzar el orgasmo.

Además, algunos medicamentos antidepresivos, incluidos inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, se han relacionado con orgasmos retrasados ​​y disminución del deseo sexual. En este caso, su psicólogo observará modificar su medicación o ajustar las dosis para reducir los efectos secundarios

Lea también: 5 factores que influyen en la depresión

3. Baja autoestima y anorgasmia

Se define baja autoestima como la dificultad de una persona para sentirse preciosa en el fondo, además de ser digno de ser amado por otros. Esto puede tener una influencia negativa en el placer durante las relaciones sexuales y, por lo tanto, en alcanzar el orgasmo.

Tener problemas con la autoimagen afecta a casi todos los aspectos de la vida diaria de una persona. Esto la hace menos segura y a veces incluso rechaza todo contacto.

Una persona con baja autoestima no se beneficiará del sexo. Esto les causará ansiedad y estrés. Para tratar de resolver estos problemas y obtener una mejor calidad de vida, le recomendamos para usar un profesional. Además, hable con su pareja y explíquele lo difícil que es ganar más confianza en estos momentos íntimos.

4. Falta de comunicación en la pareja.

pareja discutiendo sobre anaorgasmia

La falta de comunicación en la pareja puede tener varios orígenes. Si no nos sentimos relajados o seguros con nuestra pareja sexual, es difícil expresar nuestras preferencias sexuales. Por lo tanto, imposible disfrutar de la relación íntima.

La anorgasmia a menudo se debe a una estimulación sexual inapropiada. Si no podemos discutir este tipo de problema con nuestro compañero, es poco probable que se alcance el orgasmo.

Además, si hay problemas en la pareja, estos problemas se reflejarán en el sexo. De hecho, puede haber tensiones como resultado de situaciones no resueltas, ansiedad, disociación y pérdida de privacidad.

En esos casos, aconsejamos establecer hábitos en la relación de pareja que promueven la comunicación y el entendimiento mutuo. Si eso no es suficiente, puede resultar beneficioso someterse a terapia de pareja con un especialista.

En última instancia, cualquier situación que cause estrés o ansiedad en la vida diaria de una persona puede reflejarse en el sexo. Por eso es muy importante aprender a cuidar nuestra salud mental y dedicar tiempo a nuestro propio bienestar.

  • Kline, M. D. (1989). Fluoxetina y anorgasmia. The American Journal of Psychiatry, 146 (6), 804-805. http://dx.doi.org/10.1176/ajp.146.6.804
  • Farramola Bello, L.A., Erice Rivero, T. S., y Frías Alvarez, Y. (1982). Anorgasmia femenina como problema de salud. Revista Cubana de Investigaciones Biomédicas (Vol. 30). Ciudad de la Habana: Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas, Ministerio de Salud Pública. Recuperado de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-03002011000300002
//ugroocuw.net/4/3422023