Saltar al contenido

¿Existe una relación entre la dieta y el acné? -Todosalud

¿Existe una relación entre la dieta y el acné?

La dieta y el acné se han relacionado con una serie de mitos durante años. ¿Qué tan cierto es que ciertos alimentos afectan la aparición del acné? Acá aclaramos estas cuestiones.

La posible relación entre la dieta y el acné se ha estudiado durante décadas. El acné es una enfermedad que comienza en el folículo pilosebáceo., que se caracteriza por la presencia de pequeños granos o protuberancias en diferentes partes del cuerpo.

Los andrógenos producen un doble efecto, estimulan la producción de sebo y obstruyen el conducto por el que debe eliminarse el sebo. Este proceso termina con la inflamación de la glándula y su colonización por bacterias.

El acné es un trastorno dermatológico muy común en la población. Su incidencia es enorme en adolescentes, superando el 85%. Es más, También puede aparecer en el 54% de las mujeres y el 40% de los hombres mayores de 25 años..

Hasta hace algunas décadas, los médicos desaconsejaban consumir chocolate, frutos secos, frituras o embutidos porque habrían empeorado los síntomas de la enfermedad. Sin embargo, los resultados Los estudios realizados no encuentran evidencia entre la presencia de estos alimentos en la dieta y la aparición de acné.

Dieta y acné: la clave podría estar en el índice glucémico

En los últimos años, la influencia de los alimentos de alto índice glucémico sobre el acné ha ha sido estudiado. Los resultados sugieren que el consumo de azúcares refinados y lácteos podría influir al inicio de los síntomas de la enfermedad.

Estos alimentos promueven la secreción de andrógenos, que son la base de los cambios que ocurren en el folículo sebáceo, provocando la inflamación de la misma.

Una cierta dieta y el acné no se mezclan
El pan blanco y la repostería industrial no son la mejor opción para disfrutar de desayunos saludables.

Dieta cetogénica como tratamiento del acné

Algunos autores sugieren seguir una dieta cetogénica para mejorar la enfermedad. Restringir los carbohidratos y los alimentos con un índice glucémico alto podría mejorar drásticamente los síntomas de la enfermedad y reducir los procesos de inflamación.

Sin embargo, no existen ensayos clínicos aleatorios que relacionen el consumo de leche con el acné, ni la influencia de las grasas de la dieta en él. Por tanto, el mejor método de prevención, según la evidencia hasta la fecha, restringiría los carbohidratos y los alimentos procesados.

También te puede interesar este artículo: Alergia a la leche e intolerancia a la lactosa: las diferencias

Cuidado con el exceso de proteínas

Una encuesta publicada en le Journal de l’American Academy of Dermatology, advierte de la posible aparición de acné derivado de la suplementación con altas dosis de proteínas.

En todos los casos, los resultados no permiten una fuerte relación de evidencia entre la carga de proteínas en la dieta y la aparición o gravedad de la enfermedad, porque en todos los estudios existe un sesgo considerable.

Por un lado, siempre se trata de personas con un índice de masa corporal elevado; por otro lado, algunos de ellos utilizan sustancias dopantes. Estos ultimos modificar la cantidad de andrógenos en el cuerpo, que son la base de la patología.

Descubre también: Obesidad, tendencias de consumo y recomendaciones.

La genética juega un papel importante

El acné es una enfermedad que afecta al 85% de los adolescentes entre 15 y 24 años. A pesar de ello, la herencia genética condiciona la aparición de esta patología.

Las personas con piel seca también son menos propensas a desarrollar acné.. Esto se debe a que tienen menos sebo en los folículos y, por lo tanto, es menos probable que se inflamen con las cargas bacterianas.

¿La dieta y el acné están realmente relacionados?
Hay muchos factores asociados con la aparición del acné. Entre estos, la genética podría jugar un papel importante.

Tratamientos efectivos

Más allá del papel que puede jugar la dieta en la prevención o reducción de los signos y síntomas del acné, los tratamientos más efectivos contra esta alteración son los farmacológicos.

Las bacterias en el origen de estas inflamaciones. son sensibles a muchos fármacos como el peróxido de benzoilo o la clindamicina. Estos tratamientos suelen presentarse en cremas tópicas, aunque en los casos más graves los médicos recomiendan el tratamiento oral.

La dieta podría ser un punto de inflexión en el tratamiento del acné

El acné es una enfermedad muy común entre los adolescentes. Los cambios hormonales y la carga androgénica son el principal factor de riesgo. Sin embargo, la dieta puede influir en la gravedad de la enfermedad.

La dieta y el acné se han relacionado durante años con una gran cantidad de mitos. En el presente, se sospecha que la única de estas posibles relaciones es con alimentos ricos en azúcares simples que estimulan la producción de insulina.

En todos los casos, Es recomendable acudir al dermatólogo cuando los síntomas de la enfermedad comenzar. Esto le permitirá al médico evaluar si es necesario usar medicamentos para prevenir más lesiones.

  • Reynolds RC, Lee S, Choi JY, et al. Efecto del índice glucémico de los carbohidratos sobre el acné vulgar. Nutrientes. 2010; 2 (10): 1060–1072. doi: 10.3390 / nu2101060
  • Paoli, A., Grimaldi, K., Toniolo, L., Canato, M., Bianco, A. y Fratter, A. (2012, abril). Nutrición y acné: potencial terapéutico de las dietas cetogénicas. Farmacología y fisiología de la piel. https://doi.org/10.1159/000336404
  • Smith RN., Mann NJ., Braue A., Makelainen H., et al., El efecto de una dieta alta en proteínas y baja carga glucémica versus una dieta convencional con alta carga glucémica sobre los parámetros bioquímicos asociados con el acné vulgar: un estudio aleatorizado, investigador enmascarado, ensayo controlado. J Am Acad Dermatol, 2007. 57 (2): 247-56.
fuente original