Saltar al contenido

9 consejos para ayudarte a meditar -Todosalud

9 consejos para ayudarte a meditar

La meditación es una práctica que aporta múltiples beneficios. Si quieres implementarlo, es importante tener en cuenta algunas recomendaciones.

Los beneficios de la meditación son múltiples. Entre estos podemos distinguir una mejor calidad de vida así como un aumento del bienestar general.

También se ha convertido en una práctica muy recomendada por los profesionales sanitarios. Si quieres incorporar la meditación a tu vida, este artículo es para ti. Te ofrecemos algunos consejos que te ayudarán a meditar y disfrutar de sus beneficios.

En las líneas principales la meditación es el entrenamiento de la mente para alcanzar un estado de paz y quietud. Esta habilidad no se puede aprender de inmediato, pero requiere paciencia y consistencia. Sin embargo, una vez que se adquiere, es posible sentir una verdadera felicidad resultante de la calma interior.

Si desea realizar este ejercicio y aprovechar al máximo sus resultados, aquí hay algunos consejos que lo ayudarán a meditar y hacer de la meditación un hábito.

1.Ponte cómodo

Antes de empezar, asegúrate de llevar ropa cómoda (preferiblemente sueltos), y evite los accesorios que puedan molestarlos, como relojes y pulseras. También es mejor estar descalzo.

2. Elija un momento adecuado para meditar

Elija un momento en el que sepa que no está ocupado y no puede ser molestado. Conviértalo en un momento de meditación y trate de convertirlo también en un ritual. De hecho, una característica importante de esta actividad es la continuidad. Si desea cambios profundos y duraderos, es recomendable meditar con regularidad.

Por otro lado, si meditas de forma intermitente, corres el riesgo de volver a tus viejas costumbres o de ser influenciado por emociones negativas. Sin tener la oportunidad de recurrir a la meditación como fuente de apoyo.

Posición de meditación.

«Encontrar un espacio y un momento para meditar es uno de los primeros pasos a dar para dar vida a la práctica».

Descubra también: 7 beneficios de la meditación

3. Acomódese en un lugar tranquilo

Al comienzo de la práctica, es mejor medita en un lugar tranquilo sin interrupciones. Así que identifica el mejor lugar de la casa para ello. También puedes instalarte en un lugar que te brinde serenidad. El objetivo es facilitar la autoobservación y la participación en la actividad.

4. Siéntese correctamente

La postura física es un aspecto muy importante de la meditación, ya que influye en el estado mental. Lo ideal es mantener la espalda recta, mientras los hombros y los brazos están relajados. Debes tratar de encontrar un equilibrio entre relajación y rigidez.

En otras palabras, es mejor evitar adoptar una postura muy relajada porque corre el riesgo de caer en un estado de somnolencia. Además, no adopte una posición demasiado tensa, ya que esto puede causar inquietud mental.

los guías de meditación Por lo general, brindan información detallada sobre la postura, mostrando paso a paso cómo colocar cada parte del cuerpo. Las posiciones más populares son: sentarse con las piernas cruzadas, en una silla con los pies tocando el suelo o sobre un cojín. La idea es elegir el que más comodidad te brinde y se adapte a tus necesidades.

5. Haz algunos ejercicios de calentamiento antes de meditar.

Entre los consejos que te ayudarán a meditar, te recomendamos calentar antes. Esto te permitirá sentirse más cómodo mientras practica la meditación.

Entonces puedes hacer algunas posturas de yoga o ejercicios de estiramiento para el cuello, los brazos y la espalda. Esto promoverá una mejor circulación y relajará su cuerpo.

6. Centrarse en un objeto

Una forma de promover la concentración y la serenidad mental es concentrarse en un objeto. Podría ser el balanceo de tu respiración de sus propias sensaciones físicas o de una imagen visualizada.

Lo ideal es dejar que la mente se dé cuenta de este objeto y, en caso de distracción, volver a concentrarse en él.

7. Visualización para ayudarte a meditar

Otra forma de trabajar con la mente, a través de la meditación, es visualizar algo, por ejemplo colores, un lugar en particular, un camino, una deidad. Este ejercicio mental es perfecto para personas con imaginación activa. y que le guste soñar.

Lea también: 5 ejercicios de meditación consciente para dormir mejor

8. Acepta los pensamientos que van y vienen

El propósito de la meditación no es modificar o eliminar pensamientos, sensaciones y sentimientos. De lo contrario, el objetivo de esta práctica es aprender y convivir con ellos. En otras palabras, de la aceptación surge una sensación de bienestar y tranquilidad.

Por lo tanto, durante la meditación es una buena práctica observar los pensamientos sin detenerlos. Luego observa las sensaciones, sin dejarte llevar por ellas y observa cualquier contenido mental, sensorial, fisiológico o conductual de forma pasiva. Es decir, sin criticar ni sacar conclusiones.

Por otro lado, a medida que estos contenidos mentales van y vienen, lo principal es observarlos, aceptarlos y luego dejarlos ir. Entonces, la forma de continuar es volver a enfocarse en el objeto o la visualización mental.

9. Incrementa el tiempo de meditación gradualmente

Al principio, es mejor meditar durante períodos cortos de tiempo y, a medida que avanza, aumente el tiempo para la práctica. Por ejemplo, puedes empezar haciendo sesiones de unos minutos y luego ir aumentando gradualmente hasta llegar a los 30 minutos diarios o más. Esto te facilitará establecer un ritual y adaptarte a él.

Un hombre meditando en su sala de estar.

«El aumento de los tiempos de meditación debe ser gradual».

Recomendaciones adicionales que te ayudarán a meditar

Estos consejos anteriores sin duda ayudarán a la meditación. Sin embargo, también recomendamos las siguientes pistas:

  • Tener una guía: lo ideal es tener un maestro espiritual que tenga experiencia y conocimiento del arte de la meditación. Si este no es el caso, también es válido consultar libros o textos que fueron creados para instruir o acompañar a las personas en esta experiencia.
  • Demuestre perseverancia: medite con regularidad, todos los días. Aunque no siempre parezca fácil, ya que suele surgir resistencias. Pueden ser externos (trabajo, tareas, viajes, etc.) o internos (fatiga, falta de motivación). Es interesante superar todos estos obstáculos e intentar practicar de todos modos.
  • Medita sin importar el estado de ánimo: la continuidad de la meditación no debe depender de tu estado animico en el momento. No importa si la práctica se disfruta o no, lo importante es perseverar.
  • Evite fijar fechas: es común querer percibir la beneficios de la meditación tan pronto como sea posible. Sin embargo, se requiere paciencia en esta práctica. La prisa y la meditación van en la dirección opuesta. Si desea una transformación profunda, debe tomarse su tiempo.

  • Aguilar, Guido, Musso, Andrea, LA MEDITACIÓN COMO PROCESO COGNITIVO-CONDUCTUAL. Suma psicológica [Internet]. 2008; 15 (1): 241-258. Recuperado de: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=134212604010
  • Proto L. APRENDE A MEDITAR. Robinbook, editor. España; 2002. 1-188 p.
  • Ricard M. EL ARTE DE LA MEDITACIÓN. Urano, editor. España; 2009. 1-156 p.
  • Sánchez Gutiérrez G. MEDITACIÓN, MINDFULNESS Y SUS EFECTOS BIOPSICOSOCIALES. Revista Electrónica de Psicología Iztacala [Internet]. 2011; 14 (2): 223–54. Obtenido de: http://www.revistas.unam.mx/index.php/repi/article/view/26036
  • Yaya, I. Efectos psicológicos de la meditación oriental [Internet]. Universidad de Belgrano; 2005. Recuperado de: http://repositorio.ub.edu.ar/handle/123456789/241
fuente original
//oackoubs.com/4/3422023