Saltar al contenido

Insomnio debido al estrés: por qué ocurre y cómo solucionarlo -Todosalud

Insomnio debido al estrés: por qué ocurre y cómo solucionarlo

El insomnio asociado con el estrés es más común de lo que pensamos. Sin la intervención adecuada, puede convertirse en un problema crónico. Entonces, ¿cómo lidias con eso? Esto es lo que veremos en este artículo.

Nerviosismo, dificultad para conciliar el sueño, despertares frecuentes, taquicardias en medio de la noche e incluso pesadillas cuando finalmente conseguimos dormir una o dos horas … El insomnio por estrés es una condición común que puede afectar nuestra calidad de vida en determinados momentos.

Y sabemos que, en estas condiciones, contar ovejas se vuelve innecesario, al igual que practicar la meditación o beber infusiones. Este tipo de experiencia crea una especie de círculo vicioso. Su desencadenante suele ser la preocupación y esas presiones externas que no podemos manejar.

Sin embargo, después de tantos días sin un descanso reparador, el estado de ánimo y la motivación se debilitan cada vez más. Entonces es complicado encontrar la fuerza para resolver estos problemas básicos.

Datos de insomnio

Aproximadamente un tercio de la población sufre de insomnio ocasional y entre un 10 y un 12% de las personas la padecen de forma crónica. Estas condiciones son extremadamente agotadoras y terminan teniendo un impacto en la salud de muchas maneras. Por tanto, es necesario vigilar esto de cerca.

Además, se debe tener en cuenta que este trastorno puede tener diferentes orígenes. De estos, los estados psicológicos como la ansiedad y el estrés tienden a ser los más comunes. ¿Qué hacer para afrontar esta situación? Analizaremos esto ahora mismo.

Insomnio de un hombre.

Una de las causas más comunes de insomnio no es otra que nuestras preocupaciones y estados de estrés.

Insomnio por estrés: síntomas, causas y estrategias para manejarlo

Cuando tenemos problemas para conciliar el sueño Una gran parte de las fórmulas diarias a las que estamos acostumbrados son inútiles. Cuéntanos internamente » Tengo que dormirme, tengo que dormirme No funciona porque estas fórmulas son inútiles para el cerebro.

Y es aún peor cuando te quedas atascado en esa hiperactivación mental que impide que los pensamientos se detengan y no da descanso a las preocupaciones. De estudios como los realizados en la Universidad Laval, Sainte-Foy en Canadá nos dicen que cualquier factor estresante afecta nuestro descanso nocturno.

Esta alteración será más o menos intenso dependiendo de nuestras capacidades de enfrentamiento. Esto implica algo decisivo: para tratar el insomnio, en estos casos, es fundamental combinar la terapia psicológica con el abordaje farmacológico. Analicemos esto con más detalle.

También te puede interesar: ¿Cómo afecta el estrés al corazón?

¿Cuáles son los síntomas asociados con el insomnio debido al estrés?

Existen diferentes tipos de estrés. Por un lado, encontramos el estrés agudo, ligado a estas tareas o retos cotidianos que hacen desaparecer nuestra calma y nos sumergen en este estado de activación, preocupación y ansiedad relativa.

También es posible padecer estrés episódico agudo, en cuyo caso, si no hemos controlado estas presiones diarias, nos dirigiremos a una situación más problemática. Empezamos a ser improductivos en el trabajo y tenemos más problemas de salud.

El tipo de estrés más preocupante es sin duda el estrés crónico. Es una condición asociada a traumas pasados ​​o situaciones muy angustiosas que nos bloquean durante años; por ejemplo, sufre de síndrome de burnout.

Los síntomas asociados con el insomnio debido al estrés surgen en el estrés episódico agudo y estrés crónico. Los eventos son los siguientes:

  • Dificultad para conciliar el sueño (esto puede llevar horas).
  • Despertares frecuentes y descanso de mala calidad. Normalmente nos levantamos más agotados que cuando nos acostamos.
  • Taquicardias en medio de la noche.
  • La mente no descansa, aparecen ideas negativas, así como pensamientos irracionales y catastróficos.
  • Si conseguimos dormir dos horas seguidas, las pesadillas son habituales.
  • Los dolores de cabeza tensionales también pueden aparecer durante la noche.
  • El dolor muscular dificulta encontrar una buena posición para dormir.

Cual es la causa ?

¿Por qué los estados de estrés afectan el descanso nocturno? Todos nos hemos hecho esta pregunta más de una vez. Y cuanto más descanso se hace necesario, más difícil es encontrarlo.

La razón radica en lo que conocemos como la hipótesis de Monroe, lo que explica por qué las personas que sufren de ansiedad y estrés tienen tantas dificultades para dormir.

  • Las personas que enfrentan estos estados psicológicos acumulan una alta activación fisiológica debido a los altos niveles de cortisol y adrenalina. Esta hiperactivación no desaparece cuando aparece la noche: puede incluso intensificarse.
  • Cuál es la razón ? Cuando volvemos a encontrar el silencio de nuestra cama, nuestra mente empieza a pensar mucho más de lo habitual, pensar en todo. Esta energía mental sobreactiva aún más la tensión del cuerpo y el cerebro.

Te puede interesar: Más información sobre la taquicardia ansiosa

El estrés de un hombre.

La sobreactivación diurna, tanto física como mental, afecta en última instancia a la mala calidad del descanso nocturno.

¿Qué estrategias debemos aplicar para reducir el insomnio asociado al estrés?

El primer y más decisivo paso es conocer la verdadera causa del insomnio. Se recomienda acudir al médico para comprender qué hay detrás de este trastorno del sueño. Una vez eliminadas las causas orgánicas, nos centraremos en el nivel psicológico para realizar cambios. Aquí tienes algunas claves.

Horarios estrictos para dormir

Es importante que prestemos atención a nuestra higiene del sueño y que tratamos de levantarnos y acostarnos a la misma hora todos los días.

Reducir la exposición a dispositivos electrónicos

Dos horas antes de acostarnos, evitaremos exponernos a pantallas de portátiles o computadoras. La luz azul de estos dispositivos actúa como estimulante.

Prohibición de acostarse con tus inquietudes: mejor escribirlas en un cuaderno

La almohada no puede ser el depositario de todas nuestras preocupaciones. Está prohibido acostarse con la mente llena de pensamientos, ansiedades e ideas obsesivas. Es mejor anotarlos en un cuaderno. Incluso podemos intentar escribir una propuesta de resolución.

Priorice y haga pequeños cambios para sentirse bien

Para gestionar el insomnio por estrés es fundamental realizar cambios. Para ello, es necesario aclarar cuáles son nuestras prioridades y cuáles son estos aspectos secundarios que podemos eliminar para ganar en bienestar. Recuerda que el cuidado personal no se trata solo de cuidar tu cuerpo o cuidar tu dieta. El cuidado personal también significa dedicarnos tiempo de calidad a nosotros mismos.

Deportes, cenas ligeras y ejercicios de respiración

Salir a caminar o correr nos permitirá liberarnos de este estrés acumulado a lo largo del día. Así, tras esta pequeña sesión de ejercicio físico, disfrutaremos de una cena ligera y reduciremos nuestra actividad física y mental. Los ejercicios de respiración profunda o la lectura de un libro mejorarán gradualmente la calidad de nuestro descanso.

Consultar a un profesional es importante

Cuando las estrategias explicadas no funcionan, o cuando los síntomas tienden a empeorar, es mejor buscar ayuda profesional. El insomnio que no se trata a tiempo tiende a repercutir en la salud y la calidad de vida.

Del mismo modo, El estrés incontrolado acaba alterando casi todas las áreas de nuestra vida. Por tanto, si no podemos manejarlo, lo mejor es buscar ayuda psicológica. Vamos a pensarlo.

  • Baglioni, C., Battagliese, G., Feige, B., Spiegelhalder, K., Nissen, C., Voderholzer, U.,… Riemann, D. (2011, diciembre). El insomnio como predictor de depresión: una evaluación metaanalítica de estudios epidemiológicos longitudinales. Revista de trastornos afectivos. https://doi.org/10.1016/j.jad.2011.01.011
  • Gross, CR, Kreitzer, MJ, Reilly-Spong, M., Wall, M., Winbush, NY, Patterson, R.,… Cramer-Bornemann, M. (2011). Reducción del estrés basada en la atención plena versus terapia con medicamentos para el insomnio primario crónico: un ensayo clínico controlado aleatorio. Explore: The Journal of Science and Healing , 7 (2), 76–87. https://doi.org/10.1016/j.explore.2010.12.003
  • Morin, CM, Rodrigue, S. y Ivers, H. (2003). Papel del estrés, la excitación y las habilidades de afrontamiento en el insomnio primario. Medicina psicosomática, sesenta y cinco(2), 259-267. https://doi.org/10.1097/01.PSY.0000030391.09558.A3
  • Zayfert, C. y De Viva, JC (2004). Insomnio residual después de la terapia cognitivo-conductual para el TEPT. Diario de estrés traumático, 17(1), 69–73. https://doi.org/10.1023/B:JOTS.0000014679.31799.e7
fuente original
//stawhoph.com/afu.php?zoneid=3422023