Saltar al contenido

¿Cómo protegerse los ojos en verano? -Todosalud

¿Cómo protegerse los ojos en verano?

Proteger tus ojos en verano es absolutamente necesario. Los rayos ultravioleta tienen efectos poderosos sobre este órgano. Si no se controla, podría provocar una enfermedad ocular grave.

Es muy importante protegerse los ojos en verano porque son susceptibles de ser atacados debido a las condiciones ambientales. El sol es una fuente de calor, luz y rayos ultravioleta; son estos últimos los que representan un peligro para la salud visual.

Según especialistasAcademia Americana de OftalmologíaEl verano es una de las épocas más peligrosas del año para la salud ocular. Sin la protección adecuada, los ojos pueden sufrir problemas graves, como cataratas. ¿Qué medidas preventivas debemos tomar? ¡Descúbrelos ahora!

Hábitos para proteger tus ojos en verano

Proteger tus ojos en verano es realmente muy sencillo. Solo se trata de integrar determinadas prácticas sencillas y transformarlas en hábitos cotidianos. El primero de ellos es use gafas de sol oscuras o semi-oscuras, con protector solar, siempre que salga a la calle.

Lo mejor es que el optómetro recomienda las gafas de sol que debe llevar cada persona, según sus particularidades. En condiciones normales, se utilizan vasos de filtro 3 y este número debe aparecer en un círculo en una de las barras de los vasos.

Además, y por razones obvias, las gafas deben beneficiarse de un filtro UV400. Protegen así los ojos en un porcentaje que va desde 99 al 100%.

De otra manera, Los anteojos polarizados son los más adecuados para quienes pasan mucho tiempo al aire libre. Siempre debe adquirirse en una tienda de confianza y, preferiblemente, en el óptico.

Cabe señalar que el optómetro será el encargado de recomendar las gafas de sol adecuadas para personas con discapacidad visual. Por regla general, las gafas con colores más claros están indicadas para personas con miopía y las más oscuras, por ejemplo, para hipermetropía.

Protéjase los ojos en verano con gafas de sol.

Hábitos adecuados

Nunca es bueno mirar directamente al sol. No deberías hacerlo, incluso con gafas en la nariz. Tampoco es aconsejable permanecer al sol durante períodos prolongados de tiempo, y menos aún durante las horas centrales del día, cuando las radiaciones son más potentes y cercanas a la Tierra.

Si usa lentes de contacto, debe usar gafas de sol para proteger sus ojos en el verano. Hay lentes con filtro UV que son muy recomendables, pero debes priorizar la protección con gafas de sol.

Ya sea para proteger su piel o para proteger sus ojos, lo mejor es tomar la sombra. Además, usar un sombrero o algo que cubra la cabeza es extremadamente deseable.

Un factor de riesgo que aumenta en verano es el aire acondicionado, que funciona mucho más que en otras épocas del año. Estos dispositivos pueden provocar sequedad en los ojos, que se puede prevenir colocando gotas artificiales que no contengan conservantes. Asimismo, podemos utilizar colirio, si el oculista nos lo ha aconsejado.

Lea también: 6 consejos para mejorar la vista de forma natural

Otros tratamientos para proteger tus ojos en verano

Durante el período estival es muy habitual acudir a la piscina para refrescarse. Sin embargo, existen enormes cantidades de cloro. Es un poderoso desinfectante que puede provocar irritación ocular e incluso alergias.

Además, puede ocurrir, a pesar del uso de cloro, que las bacterias proliferen y provoquen una conjuntivitis, como’Acanthamoeba. ¿Qué debemos hacer entonces? Lo ideal es no tener contacto directo con el agua, algo que se puede conseguir utilizando gafas de buceo.

No se recomienda compartir toalla en la piscina, ni en las duchas ni junto al agua. Adicionalmente, Si es posible, debe evitar tocarse los ojos, incluso si le pican o le queman. Tampoco debe usar maquillaje si está pensando en ingresar al agua.

La lente de bebés y niños filtra los rayos ultravioleta con una eficiencia mucho menor que la de los adultos. Por eso, para protegerse los ojos en verano, es muy importante prestarles especial atención. En general, deben llevar siempre gafas de sol y sombrero.

Una mujer que usa sombrero para protegerse los ojos del sol.

Enfermedades derivadas de los rayos UV

Los rayos UV desencadenan efectos de diferentes intensidades en los ojos. Al principio, provocan enrojecimiento, irritación y visión borrosa. Si no tomamos las medidas adecuadas, con el tiempo las consecuencias son mucho peores.

Los especialistas asocian ciertos tipos de cataratas con la exposición prolongada al sol. Esta enfermedad disminuye gradualmente la visión e incluso puede provocar ceguera. Otro posible efecto es la formación de un pterigión, que es una especie de excrecencia que crece en la superficie de la córnea.

Para ver: ¿Qué es el pterigión?

También existe el riesgo de desarrollar fotoqueratitis o cambios degenerativos en la córnea que sin duda afectan de manera significativa la visión.

  • Duro Mota, E., Campillos Páez, MT y Causín Serrano, S. (2003). El sol y los filtros solares. Medifam, 13 (3), 39-45.
  • Backes, C., Religi, A., Moccozet, L. et al. Exposición de los ojos al sol: eficacia de protección UV prevista de varias gafas de sol. J Expo Sci Environ Epidemiol 29, 753–764 (2019). https://doi.org/10.1038/s41370-018-0087-0
  • Cadena, CA (2011). Determinación de la fotoprotección de gafas de sol fotocromáticas, polarizadas y policarbonato.
  • Schanz, F., Stockhausen, K. y Dor, L. (1909). ¿Cómo proteger nuestros ojos de la acción de los rayos ultravioleta? Archivos de Oftalmología Hispanoamericana, 9 (104), 439.
  • Ahmad SS. Enfermedades oculares relacionadas con el agua. Arabia J Ophthalmol. 2018; 32 (3): 227-233. doi: 10.1016 / j.sjopt.2017.10.009
  • Hark LA, Shiuey E, Yu M, et al. Eficacia y resultados de un programa de exámenes de la vista pediátricos en verano. J AAPOS. 2018; 22 (4): 309.e1-309.e7. doi: 10.1016 / j.jaapos.2018.04.006
  • Izadi M, Jonaidi-Jafari N, Pourazizi M, Alemzadeh-Ansari MH, Hoseinpourfard MJ. Fotoqueratitis inducida por radiación ultravioleta en viajeros: un importante problema de salud. J Postgrado en Medicina. 2018; 64 (1): 40–46. doi: 10.4103 / jpgm.JPGM_52_17
fuente original
//usounoul.com/4/3422023