Saltar al contenido

¿En qué consiste la balneoterapia? -Todosalud

¿En qué consiste la balneoterapia?

La balneoterapia es un tipo de terapia alternativa cuyo objetivo es ayudar a combatir muchas dolencias y enfermedades a través del baño. ¿En qué consiste? Cuales son sus beneficios? ¡Descúbrelo rápidamente!

La balneoterapia es un tipo de terapia alternativa que ha ganado mucha popularidad en los últimos años. Gracias a sus efectos sobre varios tipos de dolencias y enfermedades, es utilizado y recomendado por profesionales sanitarios. ¿Por qué es tan popular?

La balneoterapia tiene algunas cosas en común con la hidroterapia, pero son diferentes. Esta práctica se realiza generalmente en balnearios, utilizando agua y sales minerales mediante inmersiones, inhalaciones y masajes con fines terapéuticos. Además, se puede realizar con barro medicinal.

Ahora es tan reconocido que algunos países europeos lo han incluido como terapia en su sistema de salud pública. Por lo tanto, lo invitamos a conocer más sobre este tema.

¿Qué es la balneoterapia?

La balneoterapia se refiere a un conjunto de tratamientos alternativos que forman parte de la medicina tradicional. Aunque el uso del agua con fines terapéuticos se remonta a la época de Hipócrates, la fama de la balneoterapia se hizo entre los siglos XVIII y XIX, cuando comenzaron a aparecer los primeros centros de baño.

De ahora en adelante, Se ha descubierto que el agua, el barro, las piedras y los minerales ayudan a aliviar ciertas enfermedades. Además, en general, la aplicación de diferentes técnicas de balneoterapia favorece el bienestar físico y mental.

Una mujer en balneoterapia.

La balneoterapia es un tipo de terapia alternativa cuyo objetivo es ayudar a tratar varios tipos de dolencias y enfermedades mediante técnicas basadas en el uso de agua y sales minerales.

Técnicas populares de balneoterapia.

En la práctica de la balneoterapia se utilizan varias técnicas con fines terapéuticos. Muy a menudo, los balnearios donde se practica Poseen aguas ricas en minerales como sílice, sulfuro, selenio, radio, entre otros. Su temperatura también varía mucho. Además, también se utilizan lodos medicinales, cuya técnica se llama terapia de lodo.

Descubre también: Terapias para reducir los síntomas de la fibromialgia

Terapia frío-calor

Esta es la técnica más popular en todos los balnearios. A través de este último, se aplican varias temperaturas en función del objetivo terapéutico. Si bien la aplicación de agua fría mejora la salud de la piel, alivia los espasmos y el dolor, el agua caliente dilata los vasos sanguíneos, relaja y ayuda al sistema metabólico.

Mineralización

En esta técnica de mineralización se utilizan sales especiales para combatir y tratar diferentes enfermedades. A través de la inmersión en las aguas que tienen estas sales, puede mejorar la salud cardiovascular y respiratoria. Además, si se ingiere, favorece la eliminación de toxinas y ayuda al funcionamiento renal y metabólico.

Mineralización marina

Este método se basa en el uso de minerales con alta concentración marina para apoyar el tratamiento de problemas cardiovasculares o enfermedades de la piel como la psoriasis y el acné.

Beneficios de la balneoterapia

Una mujer tiene dolor de espalda.

La balneoterapia puede ayudar a tratar diferentes tipos de dolor musculoesquelético, incluso los que causan artritis y fibromialgia.

En balneoterapia se utilizan técnicas que ayudan a mejorar el flujo sanguíneo y la capacidad de transportar oxígeno a todas las partes del cuerpo. Por tanto, su práctica tiene beneficios tanto cardíacos como cerebrales. Asimismo, ayuda a regular el sistema nervioso y es beneficioso en el tratamiento de dolores musculares y trastornos cutáneos.

Además, con métodos como inhalaciones de agua mineralizada, se recomienda para prevenir y tratar diversas enfermedades del sistema respiratorio. También mejora la salud de la piel, ya que ayuda a desintoxicar los tejidos mientras combate las infecciones y el acné. Otros beneficios que merecen ser destacados son:

  • Apoya el tratamiento de la artritis. Aunque no es una cura para esta enfermedad, la balneoterapia puede ayudar a reducir el dolor hasta cierto punto. Esto ha sido demostrado en un estudio que fue publicado en la revista Revista de Reumatología.
  • Ayuda a los pacientes con fibromialgia. Aunque se necesitan más estudios para demostrar este beneficio, la balneoterapia parece ayudar a los pacientes con fibromialgia al calmar su dolor y mejorar su moral.
  • La balneoterapia calma el dolor lumbar. El baño en agua sulfurosa y con sales minerales ayuda a aliviar el dolor de espalda, especialmente en la zona lumbar.
  • Mejora la moral. En general, las personas que asisten a sesiones de balneoterapia notan una mejora en su estado de ánimo. Todas sus técnicas ayudan a paliar los efectos del estrés y la ansiedad.

Descubre también: Aromaterapia, ¿qué es?

Contraindicaciones

A pesar de los beneficios mencionados de la balneoterapia, no debe pasarse por alto que está contraindicado en determinados casos. Más concretamente, los profesionales de estas terapias desaconsejan su práctica en pacientes que padecen enfermedades cardiovasculares graves o que se encuentran en un estado avanzado de embarazo.

La balneoterapia tampoco se recomienda para personas con epilepsia o enfermedades como tuberculosis y diabetes mellitus grave. Además, es importante destacar que este tipo de terapia debe considerarse una ayuda en comparación con otros tratamientos establecidos, pero no como reemplazo de estos.

En caso de duda, lo mejor es consultar a su médico o un experto en la materia. El profesional será quien valorará si realizar o no este tipo de terapias.

  • Verhagen, AP, Bierma-Zeinstra, SMA, Boers, M., Cardoso, JR, Lambeck, J., De Bie, RA y De Vet, HCW (2007). Balneoterapia para la osteoartritis. Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas. https://doi.org/10.1002/14651858.CD006864
  • Verhagen, AP, Bierma-Zeinstra, S., Lambeck, J., Cardoso, JR, De Bie, R., Boers, M. y De Vet, HCW (2008). Balneoterapia para la osteoartritis. Una revisión Cochrane. Revista de Reumatología.
  • Carbajo JM, Maraver F. Aguas minerales sulfurosas: nuevas aplicaciones para la salud. Complemento basado en Evid Alternat Med. 2017; 2017: 8034084. doi: 10.1155 / 2017/8034084
  • Kamioka, H., Tsutani, K., Okuizumi, H., Mutoh, Y., Ohta, M., Handa, S.,… Honda, T. (2010). Efectividad del ejercicio acuático y la balneoterapia: un resumen de revisiones sistemáticas basadas en ensayos controlados aleatorios de terapias de inmersión en agua. Revista de epidemiología.
  • Verhagen, AP, Bierma-Zeinstra, SM, Boers, M., Cardoso, JR, Lambeck, J., de Bie, R. y de Vet, HCW (2015). Balneoterapia (o terapia de spa) para la artritis reumatoide. Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas. https://doi.org/10.1002/14651858.CD000518.pub2
  • Matz, H., Orion, E. y Wolf, R. (2003). Balneoterapia en dermatología. Terapia dermatológica. https://doi.org/10.1046/j.1529-8019.2003.01622.x
  • NASERMOADDELI, A. y KAGAMIMORI, S. (2005). Balneoterapia en medicina: una revisión. Salud Ambiental y Medicina Preventiva. https://doi.org/10.1265/ehpm.10.171
  • Kesiktas, N., Karakas, S., Gun, K., Gun, N., Murat, S. y Uludag, M. (2012). Balneoterapia para el dolor lumbar crónico: un estudio controlado y aleatorizado. Rheumatology International. https://doi.org/10.1007/s00296-011-2163-9
  • Evcik, D., Kizilay, B. y Gökçen, E. (2002). Los efectos de la balneoterapia en pacientes con fibromialgia. Rheumatology International. https://doi.org/10.1007/s00296-002-0189-8
fuente original
//whugesto.net/afu.php?zoneid=3422023