Saltar al contenido

Sistema linfático: 4 cosas para saber

TodoSALUD

Sistema linfático: 4 cosas para saber

Solo escuchamos sobre el sistema linfático. Y tú, ¿sabes lo que es?

El sistema linfático es otra parte de nuestro sistema circulatorio. Él es el que a menudo pasamos por alto porque no lo conocemos tanto como deberíamos.

Es una red, un sistema complejo compuesto por vasos comunicantes. Tejidos y órganos especializados, como el bazo, que desempeñan una función muy específica y maravillosa: eliminar toxinas, productos de desecho y otras materias no deseadas de nuestro cuerpo.

Sin embargo, realiza muchas otras tareas esenciales para nuestro bienestar que probablemente le gustaría saber.

Hoy queremos que descubra más información sobre su sistema linfático. Qué es, qué hace y, lo más importante, qué podemos hacer para cuidarlo.

1. El sistema linfático y la linfa

La tarea del sistema linfático es desintoxicar nuestro cuerpo desbloqueando elementos innecesarios como productos de desecho y células muertas. Se asocia con otra función igualmente esencial. Fortalecer el sistema inmune.

Lea también: Fortalezca naturalmente su sistema inmunológico con el hongo ostra

  • Lo hace gracias a la linfa, un líquido que activa nuestras defensas naturales y fortalece los glóbulos blancos.
  • El sistema linfático también controla la concentración de proteínas en nuestro cuerpo y regula la producción de quilo, un líquido formado por la bilis que promueve la producción de ciertos aminoácidos.

Como podemos ver, estas son las tareas fascinantes que no siempre conocemos.

2. Los órganos que forman parte del sistema linfático.

órganos del sistema linfático

Esta información es importante: El cerebro está conectado al sistema linfático por los senos paranasales. Así que estamos frente a una red de vasos sanguíneos que abarca casi todo nuestro cuerpo.

Ahora veamos sus partes más importantes.

Médula ósea

La médula ósea, como sabemos, produce cada célula que habita nuestro cuerpo. Entre todas estas células, también está la linfa y los linfocitos que constituyen el sistema linfático.

El timo

el timo y el sistema linfático

Ya hemos tocado el tema del timo en algunas ocasiones.

Esta pequeña estructura cumple un papel muy importante en el sistema linfático. Desarrolla linfocitos maduros, un tipo de glóbulo blanco esencial en nuestro sistema inmunológico.

El bazo

Algunas personas todavía piensan que el bazo no tiene absolutamente ningún uso. Es un error porque este órgano tiene la importante tarea de filtrar nuestra sangre y eliminar todas estas células problemáticas o innecesarias.

Ganglios linfáticos

Sabemos que los ganglios linfáticos puede estar inflamado y es probable que desarrolle procesos cancerígenos tales como el Linfoma de Hodgkin o linfoma no Hodgkin.

Sin embargo, ¿qué más podemos decir sobre ellos?

  • Estos nódulos se agrupan en varias áreas de nuestro cuerpo, como las axilas o la ingle. También apuntan a luchar contra gérmenes e infecciones.

3. Enfermedades asociadas al sistema linfático.

Las enfermedades del sistema linfático dan su primer síntoma por inflamación de los ganglios linfáticos. Esto es más sorprendente, pero pueden aparecer otros signos.

Alguna información sobre ellos:

Linfedema

  • Es un problema común en mujeres que se han extirpado los senos debido al cáncer.
  • Hay una acumulación de linfa, que da aumento de volumen y llamativa inflamación de los brazos o las piernas.

Linfadenopatía

  • La linfadenopatía es una inflamación de un ganglio linfático. No siempre proviene de un proceso cancerígeno, la mayoría de las veces es el resultado de un sistema inmune y defensas débiles.
  • Además, linfadenopatía también son comunes en causas virales, como el sarampión o la mononucleosis.
  • Por otro lado, como ya se mencionó, la inflamación de los ganglios linfáticos está relacionada a su vez con tumores primarios de Hodgkin o no Hodgkin. Estas enfermedades tienen un buen pronóstico para la recuperación si se detectan temprano.

Edemas

Necesitamos diferenciar entre edema linfodinámico y linfático. El primero se debe a problemas circulatorios simples cuando el segundo está relacionado con una insuficiencia linfática debido a una acumulación de proteínas.

Descubra otro artículo interesante: ¿Qué son las proteínas y qué aportan a la dieta?

4. Consejos para cuidar el sistema linfático.

Sabemos que el sistema tiene tareas simples: limpiar el cuerpo y promover una barrera defensiva contra cualquier virus o bacteria al fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Por tanto, es Es esencial que mejoremos nuestro estilo de vida para cuidar esta red órganos, ganglios linfáticos y vasos que proporcionan bienestar y atención.

Aquí hay algunos consejos simples para llegar allí:

  • Coma alimentos frescos y orgánicos.
  • Reduce tus fuentes de estrés
  • Dormir entre 7 y 9 horas al día.
  • Tome duchas calientes y relajantes que terminará con agua fría.
  • Realizar un ejercicio moderado
  • Beber agua con limón.
  • Recibe masajes que activan tu circulación linfática
  • Beber infusiones de ortiga y aloe vera
  • Practicalo yoga

Para concluir, habremos visto, nuestro sistema linfático merece toda nuestra atención.

Solo requiere que nos cuidemos un poco mejor, con acciones tan simples como comer una dieta equilibrada o controlar nuestras emociones adecuadamente, para un impacto directo en la salud y el bienestar.

¿Entonces empecemos?

Quéré, I. (2010). Descripción anatómica e histológica, fisiología del sistema linfático. Prensa médica. https://doi.org/10.1016/j.lpm.2010.09.009

Llegado, L. (2014). Resonancia magnética del sistema linfático. En Angeiología.

fuente original
//graizoah.com/afu.php?zoneid=3422023