Saltar al contenido

¿Cómo congelar albahaca y almacenarla todo el año? – Todosalud

¿Cómo congelar albahaca y almacenarla durante todo el año?

Descubra cómo congelar albahaca y mantenerla fresca durante todo el año. Con estos consejos, el aroma y sabor de esta aromática planta estará presente en tu cocina en todas las estaciones del año.

La albahaca es una planta fresca y aromática que se utiliza en la cocina para dar un sabor muy especial y característico a las comidas. Al ser una planta que conserva todo su esplendor durante los meses más calurosos, su apariencia cambia cuando bajan las temperaturas.

Se seca, se seca y es muy difícil encontrar hojas frescas. Sin embargo, cuando lo congelamos podemos disfrutarlo todo el año. Tanto si tenemos una planta en nuestro jardín como en nuestro patio, o la compramos fresca en el supermercado, es posible conservarla durante mucho tiempo. Gracias a los consejos que te vamos a ofrecer, podrás disfrutar de todo el sabor que aporta a tus comidas.

Alternativas para congelar albahaca y almacenarla durante mucho tiempo.

Existen diferentes opciones para poder congelar albahaca y mantenerla en perfectas condiciones durante mucho tiempo. Debemos tener en cuenta que en cualquier caso solo trabajaremos con las hojas y descartaremos los tallos.

Otro detalle importante es que la albahaca se compone de mucha agua. Por eso si cortamos las hojas y no las usamos de inmediato, se vuelven negras y pierden su sabor. Además, no se recomienda secarlo porque esta hierba es muy delicada y perderá su aroma.

La albahaca puede durar hasta 10 meses si se almacena en el congelador. A continuación, se muestran algunas formas de congelarlo para conservar todas sus características.

Congelar hojas enteras

Para congelar hojas enteras procederemos de la siguiente manera:

  • Separa las hojas del tallo.
  • Lávelos cuidadosamente. Para esto debemos sumergirlos en un recipiente agua fría porque son muy delicadas y el chorro de agua podría dañar la estructura de las hojas.
  • Sécalos con una toalla de papel.
  • Colócalos en una bolsa hermética para el congelador.

De esta forma podemos almacenar la albahaca durante al menos 10 meses. Es probable que algunas de las hojas se rompan o se doblen porque no se verán igual que las frescas cuando las descongelemos. Sin embargo, esto no será un problema si los trituramos para agregarlos a los platos.

Hojas de albahaca.

Tener albahaca congelada es útil ya que aporta un sabor especial a la comida.

Sigue leyendo: ¿Puedes congelar el brócoli? Consejos y recomendaciones

Congélalo en cubitos de hielo.

Esta es una forma muy conveniente de congelar albahaca. Solo necesitaremos una bandeja para cubitos de hielo, como la que solemos usar, para hacer cubitos de aceite. Después de haber lavado bien las hojas, debemos poner 5 o 6 en cada cuadrado y agregar aceite. Gracias a esto, los cubitos de hielo tendrán un aroma natural.

Con aceite de oliva y sal

Conservar la albahaca con aceite de oliva es una de las formas más útiles. Una vez hayamos lavado y secado las hojas, tendremos que hacer lo siguiente:

  • Coloque las hojas en una licuadora y agregue aceite de oliva. (unas dos cucharadas por un buen puñado de hojas).
  • Mezclar hasta que todo forme una pasta homogénea.
  • Divida la mezcla en los compartimentos de una bandeja para cubitos de hielo y congele.

En cuanto a la sal, el proceso es muy sencillo. Necesitaremos hojas de albahaca, sal, aceite de oliva y un recipiente de vidrio pequeño. En este recipiente vamos a interponer una capa de hojas con una capa de sal, hasta que se llene. Luego cubriremos todo con aceite de oliva y lo cerraremos. Podemos mantener esta preparación durante unos dos meses.

Prepara pesto y congela

Esta opción es una de las mejores porque al tener pesto congelado ahorrarás mucho tiempo en preparar una buena pasta. Necesitaremos hojas de albahaca, aceite de oliva y sal para hacer un pesto básico. Necesitamos moler las hojas y agregar el aceite y la sal. Para congelarlos podemos colocar la masa en una bandeja para cubitos de hielo.

Si prefieres un pesto más elegante, te ofrecemos esta receta:

  • 1 taza de hojas de albahaca.
  • 60 ml de aceite de oliva.
  • 1/4 taza de nueces.
  • 1 cucharadita de zumo de limón.
  • 1/2 cucharadita de queso parmesano o similar.
  • 1 diente de ajo y sal.

Mezclar todos los ingredientes, colocar en recipientes aptos para congelador, verter un poco de aceite de oliva y congelar. Este pesto se mantendrá durante un año.

Un plato de pesto.

El pesto se puede congelar una vez preparado, lo que facilita la cocción.

Más información: Use albahaca para combatir la fatiga y la depresión

Consejos para mantener fresca la albahaca

Si no desea congelar la albahaca pero desea que le dure un poco más en su estado natural, debes ponerlo en un lugar protegido de la luz natural. En jarrón y en la oscuridad, se puede conservar en buenas condiciones durante dos semanas.

Otra alternativa sería congelarlo pero manteniendo las hojas sanas. Para ello, debe colocar las hojas ya limpias y secas en una bandeja de congelador. Una vez que se hayan solidificado, puedes guardarlas en recipientes herméticos. De esta forma las hojas se conservarán mejor que si las congelas como te contamos al principio del artículo.

Siempre tendrás la opción de secar hierbas frescas en trozos pequeños, como la albahaca. Para ello, después de lavar y secar las hojas, se deben colocar al aire libre, pero no al sol, para evitar la proliferación de insectos y la pérdida de sabor.

Sabrá que las hojas están secas cuando estén crujientes y se desmoronen fácilmente. Muchos desaconsejan hacer esto con albahaca, ya que es una hierba muy sensible, así que te dejamos decidir.

Albahaca congelada: recomendaciones finales

Hemos visto que es posible conservar la albahaca durante mucho tiempo manteniendo la mayoría de sus características. organolépticos. Solo nos queda añadir que al usarlo tendrás que molerlo al agregarlo a la comida. De lo contrario, se volverá negro y se desvanecerá.

La albahaca fresca se utiliza para realzar el sabor de bebidas, infusiones, vinagres y aceites. Todas estas preparaciones deben guardarse en el frigorífico y consumirse en un plazo de cuatro días para evitar la proliferación de determinadas bacterias.

  • Sánchez Govín, E., Leal López, IM, Fuentes Hernández, L. y Rodríguez Ferrada, CA (2000). Estudio farmacognóstico de Ocimum basilicum L. (albahaca blanca). Revista Cubana de Farmacia, 34(3), 187-195.
  • Longoni, T., Alonso Esteban, J., Ciappellano, S., Matallana González, M. y Torija Isasa, ME (2015). Interés de la albahaca (Ocimum basilicum) como alimento: valor nutricional y propiedades funcionales. En Congreso Nacional de Ciencias Hortícolas, Sociedad Española de Ciencias Hortícolas(Vol. 71, págs. 429-432).
  • Bunning, M., Woo, D. y Kendall, P. Hierbas: cómo conservarlas y utilizarlas (Tesis de doctorado, Colorado State University. Bibliotecas).
  • Galiano, C. (2013). Compra, conserva y congela nuestra comida de la A a la Z. Bubok.
  • Martija-Ochoa, M. (2020). Cultiva hierbas aromáticas en casa.. Parkstone International.
  • Green, A. (2007). El libro de las especias: hierbas aromáticas y especias. Ediciones Robinbook.
fuente original
//luvaihoo.com/afu.php?zoneid=3422023