Saltar al contenido

Tipos y características del suelo del jardín. – Todosalud

Tipos y características del suelo del jardín.

Muchas veces, los resultados de sus cultivos dependerán del tipo de suelo que tenga. Por tanto, es fundamental conocer cuál es el tuyo, sus características y cómo mejorar sus condiciones.

Cuando tienes la motivación para hacer tu propia jardinería, no importa qué plantas vayas a plantar, conocer la zona en la que vas a plantar es fundamental. Es por eso que siempre debes conocer los tipos de suelo de jardín y sus características.

De esta manera, puede asegurarse de que sea la solución adecuada para las necesidades de sus plantas. Cabe señalar que, en general, el suelo contiene partículas de roca pulverizada, materia orgánica y agua como componentes principales.

Sin embargo, hay otros compuestos más específicos que hacen posible la clasificación. Entonces, si desea profundizar en el tema, así como una serie de recomendaciones para mejorar las condiciones de cultivo, siga leyendo.

¿Cuáles son los tipos comunes de suelo de jardín?

Dependiendo de la región en la que se encuentre, la composición del suelo puede variar. En este sentido, para clasificar cada tipo, es necesario analizar la cantidad de materia orgánica, agua o partículas de roca.

Suelo arcilloso

La arcilla es un componente que sobresale en la retención de nutrientes. Aquí, las partículas de roca son bastante pequeñas, de modo que al sostener una porción de este suelo, es común ver que se tritura y forma una bola compacta.

En ese caso, el suelo es muy fértil, pero cuando se riega tiene mal drenaje. Esto significa que cuando le echas agua, el agua permanece en la superficie. Como resultado, la planta se ve privada de los nutrientes necesarios para poder desarrollarse en condiciones óptimas.

Una de las cosas que se pueden incorporar para mejorarlo es el compost. Es un fertilizante elaborado a partir de residuos orgánicos.

En breve, es un suelo muy propenso al anegamiento y a la compactación. La técnica aquí consiste en agregar materia orgánica para mejorar su estructura.

Las principales ventajas son las siguientes:

  • Suelo húmedo y fértil.
  • Puede ser adecuado para la mayoría de tipos de plantas.

En cuanto a las desventajas del suelo arcilloso:

  • Es dificil trabajar, pesado e incluso pegajoso.
  • Hace frío, por lo que se tarda un poco en calentar en primavera.
  • Además, está sujeto a compactación.
  • El tiene un mal drenaje.

suelo arenoso

Es uno de los más comunes y se distingue por la existencia de rocas un poco más grandes que las de suelo arcilloso. Una buena forma de diferenciarlo es tomar un puñado y observar cómo las partículas de suciedad se deslizan entre los dedos.

Debes saber que el suelo arenoso es permeable y déjalo secar rápidamente. Esto hace necesario un riego frecuente.

Pero al hacerlo, los nutrientes tienden a dispersarse. Para evitarlo, es recomendable añadir más materia orgánica y agua con regularidad.

Aunque no es tan común en los cultivos, es posible plantar plantas que sean tolerantes a la sequía. Por ejemplo, pastos, crasulas y árboles.

Las ventajas de este tipo son:

  • El tiene un buen drenaje.
  • Es fácil de trabajar en casi cualquier época del año del año.
  • Además, tiende a calentarse rápidamente en primavera, lo que estimula el crecimiento de las plantas.

Respecto a sus desventajas:

  • Es propenso a la sequía.
  • Pobre en nutrientes, debe incorporar más materia orgánica.
  • A menudo tiene un pH ácido.
Los suelos arenosos y pedregosos dificultan el cultivo y pocas especies pueden crecer allí.

Suelo pedregoso

Se encuentra en la clasificación de tipos de suelo de jardín. Se distingue fácilmente ya que contiene piedras de diferentes tipos y tamaños.. Su interferencia significa que no tienen la capacidad de retener agua, por lo que este suelo no se recomienda para la agricultura.

Otro nombre que identifica a este tipo es terreno rocoso. Estas formaciones se originan por el agrietamiento de la superficie terrestre debido a factores inducidos mecánicamente o eventos naturales.

Es abundante en muchas partes del mundo, pero es complicado trabajar, sobre todo cuando se quiere montar plantaciones. Entre las plantas cultivadas en este tipo de suelo se encuentran milenrama, caléndula y lavanda fina.

Sus ventajas son las siguientes:

  • Ideal para fines decorativos.
  • Es muy abundante en diferentes partes del mundo.
  • El tiene un buen drenaje de agua.

Por otro lado, al discutir sus principales inconvenientes, conviene enfatizar los siguientes puntos:

  • Complicado de cultivar.
  • Imposible de excavar.
  • Requiere trabajo de nivelación.

Suelo de piedra caliza

Otro tipo de suelo de jardín con el que es bastante difícil trabajar es caliza. El factor que afecta negativamente al trabajo de cultivo aquí es que La materia orgánica tiende a descomponerse a un ritmo acelerado..

Por tanto, es necesario añadir regularmente una gran cantidad de materia orgánica. Hay que ser muy generoso a la hora de alimentar y fertilizar este tipo de suelo.

Además, es común que las plantas que crecen en este sustrato tengan hojas amarillentas. Si desea mejorar su apariencia, debe agregar un buen mantillo y regarlo bien. No olvides tampoco agregar materia orgánica así como un fertilizante de amplio espectro.

Las plantas que funcionan bien en este tipo son claveles, clemátides, flores silvestres y otras que son tolerantes a la sequía.

Respecto a sus principales ventajas, podemos decir que, si la capa superior del suelo es más o menos profunda y contiene materia orgánica, se puede transformar en suelo fértil con la ayuda necesaria.

Las desventajas más obvias del suelo de piedra caliza son:

  • Es característicamente alcalino, lo que lo hace inadecuado para plantas amantes de los ácidos.
  • Si es poco profundo, drena mucho.
  • Pérdida rápida de nutrientes.

Continuar leyendo: ¿Cómo hacer una maceta colgante casera para tus plantas?

Suelo fangoso

Al buscar tipos de suelo de jardín efectivos, no hay duda de que se debe considerar un suelo arcilloso. Algunos también lo conocen como suelo arcilloso. Es famoso por sus reservas de nutrientes y abundante disponibilidad de agua.

Cuando examina el suelo y descubre que tiene un color marrón oscuro y se desmorona, significa que contiene materia orgánica. Por tanto, apenas hay problemas para el cultivo.

Un detalle que se puede distinguir es que encuentras lombrices de tierra en la capa superficial. Además, producen excavaciones que aumentan la estructura del suelo.

Las ventajas más importantes son:

  • Te permite cultivar la mayoría de los tipos de plantas sin problemas.
  • Retiene gran cantidad de agua y nutrientes.
  • Las plantas que prosperan en este entorno requieren pocos o ningún nutriente adicional.

La desventaja es que no es ideal para el cultivo de flores silvestresporque necesitan suelo pobre.

¿Cómo mejorar las condiciones de los tipos de suelo en los jardines?

Los tipos de suelo de jardín juegan un papel vital en el planeta porque es a través de ellos que nacen los alimentos y las plantas. Por eso, a lo largo de los años, la gente ha realizado y se esfuerza constantemente por mejorar su calidad.

En este sentido, la tierra de una cultura debe respetar ciertos aspectos:

  • Tener los nutrientes necesarios para que las plantas puedan desarrollarse sin problemas.
  • Tenga un apoyo para mantenerlos firmes.
  • Tener buen drenaje y así reducir el exceso de líquido.
  • Y permita que las raíces tengan suficiente aire y agua.

Así, la capacidad de cultivo está condicionada por la calidad del suelo en el que se siembra. De ahí la importancia de que todo agricultor regenere o mejore las condiciones del suelo. Para hacer esto de manera efectiva, considere algunos de los siguientes puntos.

Agregue abono al suelo

El compost es un fertilizante orgánico que libera nutrientes lentamente al suelo. Gracias a esta liberación constante, el suelo se mantiene nutrido y mejora con los días.

Una de sus principales ventajas es que permite el uso de una amplia variedad de residuos orgánicos reciclados para su preparación. Esto se traduce en costos reducidos.

Idealmente, no debería ser un desperdicio animal.porque pueden provocar infecciones y parásitos. Utilice otros elementos, como trozos de madera, hojas secas, ramas y desechos de plantas.

Use plantas de cobertura del suelo

Una buena forma de mejorar la calidad de su suelo es incorporar plantas de cobertura del suelo. Proporcionan comida y sombra.. Cubren, protegen y nutren el área para futuros cultivos.

El primer paso es identificar el suelo que está deteriorado y plantarlo para aumentar la fertilidad. Sus raíces abren canales a través de los cuales el agua y el oxígeno pueden penetrar hasta la superficie.

Una recomendación es plantar plantas de diferentes familias para incrementar la eficiencia del proceso. Además, puede dividir su espacio a la mitad, de modo que un área se utilice para la producción y la otra para trabajar en el aumento de la fertilidad.

Las plantas de mantillo agregan nutrición al suelo en el jardín.

Agregue plantas de raíces profundas

Si no desea invertir en fertilizantes o no tiene el presupuesto para hacerlo, siempre es una buena idea plantar plantas con raíces profundas. Gracias a ellos, es más fácil que los nutrientes penetren en el subsuelo. y para ser transportado al exterior.

Quizás te interese: Consejos de jardinería para nutrir naturalmente tus plantas

Procedimientos para verificar el tipo de suelo en su jardín

Una vez que conozca las características, ventajas y desventajas de los tipos de suelo de jardín, es hora de aprender a verificar cuál tiene.

Uno de los métodos más comunes es cavar pozos de prueba en diferentes épocas del año y en diferentes áreas.. A través de estos agujeros excavados, obtendrá datos sobre la textura del suelo, la profundidad de la capa superficial del suelo, el tipo de subsuelo y el contenido de agua.

También puede realizar la prueba táctil. Como sugiere el nombre, se trata de recoger un trozo de tierra con las manos y mover los dedos hasta que pueda ver los detalles.

Una opción más avanzada es la prueba de sedimentación. Para hacer esto, deberá colocar una muestra de suelo en un recipiente de vidrio más alto que ancho. Basta con llenar el recipiente hasta la mitad. Luego llénelo con agua hasta el borde. Ciérralo y agítalo vigorosamente.

Déjelo sobre una superficie plana y espere unas horas. Pasado este tiempo verás tres capas de diferentes colores. El más bajo está hecho de arena. El del medio es limo y el superior es arcilla. La más superficial es la materia orgánica y el agua..

  • Sztern D, Pravia M. Manual para la elaboración de compost: Bases conceptuales y procedimientos. Sidalc.net (1999).
  • Russel EJ, Russel EW. Condiciones del suelo y desarrollo vegetal. (1964).
  • Hortalizas V, Escolar H. Tipos de suelo. (2015).
  • Sánchez J. Fertilidad del suelo y nutrición mineral en plantas – Conceptos básicos. Fertitec SA (2007).
fuente original
//zuphaims.com/4/3422023