Saltar al contenido

5 consejos para usar tus tacones por más tiempo

5 consejos para usar tus tacones por más tiempo

5 consejos para usar tus tacones por más tiempo

¿Sabía que el polvo de talco en sus zapatos y en sus pies podría ser la solución para evitar el dolor causado por los tacones altos?

Los tacones altos son, sin duda, los zapatos ideales cuando se trata de ponerse los 31. Sin embargo, a medida que pasan las horas, estos pueden volverse dolorosos. No entre en pánico: hoy estamos revelando nuestros mejores consejos para usar sus tacones por más tiempo.

Los tacones altos dan la impresión de que tus piernas son más largas. Tu silueta más chic. E incluso hacerte ver más grande. Todo esto nos hace más seguros, pero también más elegantes en el atuendo de nuestra elección.

Sin embargo, muchos han reportado aspectos negativos. Entre otras cosas, pueden causar problemas de postura si se usan con demasiada frecuencia o durante demasiado tiempo.

Es el segundo caso que examinaremos hoy. Para evitar la incomodidad que causan y el dolor que le causan, hoy le revelamos nuestros consejos para poder usar los talones durante varias horas sin que se convierta en una pesadilla .

5 consejos para usar tus tacones por más tiempo

Gracias a estas simples sugerencias, sus zapatos ya no serán un inconveniente durante sus largos días de trabajo o durante eventos importantes a los que asistirá.

1. Colóquelos en el congelador.

usa tus tacones

Este secreto se divide en dos pasos, aplique el que mejor se adapte al tiempo que tenga. La forma más rápida es poner los zapatos en una bolsa de plástico y luego ponerlos en el congelador.

Si tiene más tiempo, coloque dos bolsas de plástico llenas de agua dentro de los zapatos, luego déjelas en el congelador hasta que el agua se congele . Los zapatos se ensancharán un poco y no serán tan ajustados cuando los use. Además, serán más suaves al tacto y no se rascarán con menos facilidad.

2. Use almohadillas para el talón

Podrían ser un invento divino. Las almohadillas que se colocan en los talones y los dedos de los pies son de gran ayuda cuando se trata de aliviar el dolor.

Aunque no es una solución rápida, le recomendamos que mantenga un par en su bolso si es necesario.

Descubre: El regreso de los pantalones acampanados: de vuelta a la moda

3. Tape los dedos de los pies

Según la leyenda, si pega con cinta adhesiva el tercer y cuarto dedo del pie, por ejemplo, usando una tirita, puede usar los talones todo el día sin sufrir las consecuencias. Por supuesto, hay muchos que desconfían de la veracidad de este consejo, pero muchas mujeres dicen que les ha sido de gran ayuda.

  • La explicación es que los nervios están en estos dos dedos . Atados juntos, esta terminación nerviosa ya no se ramifica y permitiría que sus pies soporten mejor la presión ejercida en la parte delantera del pie cuando usa tacones.

En cualquier caso, no cuesta nada intentarlo. Como si fuera una leyenda urbana, este consejo se encuentra con frecuencia en una conversación cuando uno de los participantes se queja del dolor causado por sus zapatos de tacón.

4. Espolvorea talco en tus pies

usa tus tacones

Poner algo de talco en el interior de tus zapatos también podría ser útil . De esta manera, evitará la transpiración y la humedad generada al agregar más inconvenientes a un par de zapatos incómodos. Esta delicada combinación a menudo resulta en ampollas dolorosas.

Tampoco debe descuidar el cuidado de sus pies. Use crema hidratante regularmente para reafirmar la piel de sus pies; recuerde que las ampollas y los callos se forman más fácilmente en la piel seca.

No te pierdas: descubre cuáles son los beneficios de una caminata diaria

5. Lija tus suelas

A menudo, y especialmente cuando los zapatos son nuevos, deberá ejercer presión adicional al caminar. De hecho, las suelas de los zapatos nuevos son generalmente un poco resbaladizas ; Esto da lugar a posibles caídas a veces peligrosas.

Como hacer frente ? Hay varias opciones: la primera es archivar la suela con papel de lija, por ejemplo, para que sea un poco más duro. Otra opción sería rascar la suela con unas tijeras . Por supuesto, no se trata de lacerar estos zapatos, sino solo de rascar la superficie de la suela.

Finalmente, también puedes humedecer la suela con un refresco azucarado. Si no lo tiene a mano, agua mezclada con jugo de limón y azúcar. Gracias a esta mezcla, la suela de sus zapatos quedará pegajosa y podrá evitar resbalones por más tiempo.

Con la ayuda de estos consejos, puede usar los talones por más tiempo y el dolor no arruinará sus días o noches . No más vueltas nocturnas con los talones en la mano, pruebe estas diversas opciones para encontrar la que más le convenga. ¡Y di adiós a los zapatos dolorosos!

  • Fuhrmann, RA (2008). Enfermedades degenerativas del antepié: hallux valgus y deformidades del dedo pequeño. Ortopedia y cirugía traumatológica Up2date. https://doi.org/10.1055/s−2005−921202
//graizoah.com/afu.php?zoneid=3422023