Saltar al contenido

7 alimentos ricos en yodo que debes incluir en tu dieta

TodoSALUD

7 alimentos ricos en yodo que debes incluir en tu dieta

Y tú, ¿consumes suficiente yodo?

Yodo es un micromineral fundamental en la síntesis de hormonas tiroideas, esencial para la regulación del organismo. ¿Sabes qué alimentos ricos en yodo deberían formar parte de tu dieta?

Aunque la cantidad de yodo necesaria cada día es muy pequeña, casi se duplica durante el embarazo y la lactancia, y su falta puede tener graves consecuencias para el bebé.. Afortunadamente, hay muchos alimentos ricos en yodo. En este artículo, mencionaremos los 7 mejores para nuestra salud, para que pueda incorporarlos a su dieta.

¿Por qué es importante el yodo?

alimentos ricos en yodo

Es importante tener en cuenta que El yodo es fundamental para el desarrollo de hormonas en el cuerpo. y que su deficiencia durante el embarazo puede afectar el desarrollo del bebé. Además, problemas como coto, una glándula tiroides agrandada, son causadas por la falta de yodo en la dieta, entre otras cosas.

Algunas recomendaciones sobre consumo de yodo

La mejor manera de obtener el requerimiento diario de vitaminas esenciales es comer una dieta equilibrada que contenga una variedad de alimentos. El comité de alimentación y nutriciónInstituto de medicina recomendado las siguientes ingestas dietéticas de yodo:

Bebés:

  • De 0 a 6 meses: 110 microgramos por día (mcg / día)
  • 7-12 meses: 130 mcg / día

Niños:

  • 1-8 años: 90 mcg / día
  • 9-13 años: 120 mcg / día

Adolescentes y adultos:

  • Hombres mayores de 14 años: 150 mcg / día
  • Mujeres de 14 años y más: 150 µg / día
  • Mujeres embarazadas de todas las edades: 220 mcg / día.
  • Mujeres lactantes de todas las edades: 290 µg / día.

Las recomendaciones específicas dependen de la edad, el sexo y otros factores como el embarazo.. Hable con su médico sobre cuál debería ser la mejor cantidad para usted, según sus necesidades.

Lea también: 7 bebidas ricas en yodo para estimular su tiroides

7 alimentos ricos en yodo

1. sal yodada

Aunque no es un alimento en sí mismo, Es el condimento yodado más rico: 1900 mcg por 100 gramos. Incluso si es mucho más beneficioso que la sal de mesa refinada, especialmente gracias a su ingesta de yodo, sigue siendo menos popular.

Para consumirlo simplemente deshazte de tu sal de mesa común y opta por la sal yodada. Solo tienes que usarlo para sazonar cualquier plato. Pero siempre con moderación.

2. Algas

En el mar, hay una gran cantidad de algas con un alto contenido de yodo: algas, aramé, hiziki, wakame y jambu. los quelpo, por ejemplo, contiene cuatro veces más yodo que la cantidad diaria recomendada y una cucharada de aramis, contiene 730 microgramos de yodo.

Entonces tienes que tener cuidado, porque Los problemas de tiroides también pueden provenir del consumo excesivo de yodo. Como las algas no están muy presentes en nuestras recetas, le recomendamos que las use para decorar sus sopas o ensaladas, y así obtener salud y sabor en sus platos.

3. Arándanos

Esta fruta del bosque rica en antioxidantes es también una fuente inagotable de yodo. Con solo 11 gramos de arándanos, podemos ingerir 400 mcg de yodo. Además, tienen un bajo valor calórico y una baja ingesta de carbohidratos. Son ricos en vitamina C, fuentes de fibra, mejoran el tránsito intestinal y contienen potasio, hierro y calcio.

Pero lo que realmente caracteriza a los arándanos, es su abundancia de pigmentos antioxidantes naturales. Además, los arándanos, de la misma familia, son nuestros mejores aliados para ayudar a combatir las infecciones recurrentes del tracto urinario, según el Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia. (SEGO), porque mejoran la capacidad diurética del cuerpo.

4. pescado fresco

El pescado fresco es uno de los alimentos ricos en yodo

De todos los peces, el bacalao es uno de los alimentos más ricos en yodo: 170 mcg por 100 g. Además, su carne es rica en vitaminas B1, B2, B6 y B9, que permiten el uso de nutrientes energéticos (carbohidratos, grasas y proteínas).

Por otra parte, 150 gramos de caballa nos dan solo 208 calorías y muchos beneficios para la salud. Entre ellos, 255 mcg de yodo. Al igual que otros peces azules, es rico en ácidos grasos omega-3, lo que ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos en la sangre. En resumen, cuida nuestra salud cardiovascular.

El atún es uno de los pescados azules más comunes en nuestra cocina. y también contiene una cantidad significativa de yodo: 50 mcg por 100 g. Detrás están las sardinas y la merluza, con contenidos ligeramente más bajos, alrededor de 30 mcg por 100 g.

También: los 5 tratamientos de tiroides que puedes hacer en casa

5. Los mejillones

Este molusco se considera una joya gastronómica, porque es bajo en calorías pero contiene muchas propiedades nutricionales como vitaminas, aminoácidos y minerales que son muy beneficiosos para la salud. Entre todos los minerales que contiene, obviamente es rico en yodo: 130 mcg por 100 gramos de carne.

6. El pollo

Entre las carnes, El pollo es uno de los alimentos más ricos en yodo: 7 mcg por 100 g. Especialmente cuando considera que las principales fuentes de este mineral se encuentran en el pescado y los mariscos.

7. Los camarones

Rico en proteínas y vitaminas, los mariscos también son una gran fuente de yodo muy necesario para nuestros cuerpos. Uno de los mejores en este sentido es el camarón, capaz de proporcionar 35 mcg en menos de 100 gramos.

Estos son solo algunos ejemplos de alimentos ricos en yodo que puede incorporar fácilmente a su dieta. Nunca olvides no exceder las recomendaciones diarias.

  • OMS. Deficiencia de yodo en Europa: un problema continuo de salud pública. Anderson M, de Benoist B, Darnton-Hill I, Delange F, editores. Ginebra: OMS; 2007
  • Junta de Alimentación y Nutrición. Instituto de medicina. Ingestas dietéticas de referencia para vitamina A, vitamina K, arsénico, boro, cromo, cobre, yodo, hierro, manganeso, molibdeno, níquel, silicio, vanadio y zinc. Academia Nacional de Prensa W; 2004
  • Vila, Lluís. (2008) Prevención y control de la deficiencia de yodo en España. Revista Española por Salud Pública, 82(4), 371-377. Recuperado del 21 de marzo en 2019, de http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-57272008000400002&lng=es&tlng=es.
fuente original
//graizoah.com/afu.php?zoneid=3422023