Saltar al contenido

Botulismo infantil y miel

Botulismo infantil y miel

En la miel, encontramos la bacteria Clostridium botulinum cuya proliferación en el sistema digestivo aún inmaduro del bebé puede causar la liberación de toxinas peligrosas responsables de la enfermedad conocida como botulismo infantil.

¿Alguna vez te has preguntado por qué los bebés no pueden comer miel? La miel es uno de los alimentos más saludables y nutritivos. Su sabor incomparable lo convierte en un verdadero azúcar natural.

Por eso, nuestros padres y abuelos estaban acostumbrados a humedecer las tetinas de los bebés con un poco de miel, para calmarlos. Sin embargo, La ciencia nos explica hoy que es una práctica peligrosa. De hecho, bajo ninguna circunstancia debemos dar miel a bebés menores de un año.

Miel y botulismo infantil: la razón por la cual los bebés no pueden comer miel

Los humanos han estado consumiendo miel por miles de años. Se considera uno de los alimentos más naturales y nobles que existen. Sus beneficios son múltiples y famosos. Desde el antiguo Egipto hasta hoy, la miel siempre ha sido un ingrediente importante en muchas recetas porque proporciona nutrientes y azúcares al mismo tiempo.

Sin embargo, como producto natural, miel también contiene bacterias Clostridium botulinum, que puede volverse muy peligroso para bebés menores de un año.

La razón es simple: La flora intestinal de los pequeños aún no ha alcanzado la madurez suficiente. los esporas de esta bacteria puede proliferar en sus intestinos liberando toxinas botulínicas, considerado como una de las sustancias más letales que conocemos.

Esto se conoce como el famoso botulismo infantil. Un tipo de botulismo que afecta especialmente a niños menores de un año y puede ser fatal. Sin embargo, no afecta a los niños mayores de una edad cuyas defensas naturales ya se han desarrollado y pueden prevenir el crecimiento de la bacteria.

Lea también: La miel natural es el mejor antibiótico que existe.

Botulismo infantil

Las bacterias del botulismo infantil.

los Clostridium botulinum Es una bacteria que se encuentra en la naturaleza, en la tierra. Por lo tanto, se puede encontrar en casi cualquier ingrediente, tanto vegetales como animales.

Esta bacteria se organiza en esporas y puede permanecer latente hasta que cumpla con las condiciones ideales para multiplicarse y crecer. Particularmente presente en conservas caseras, prefiere ambientes con poco oxígeno y generalmente no tolera ambientes ácidos.

De otra manera, ni puede desarrollarse en soluciones con altas concentraciones de azúcar. Es por esta razón, especialmente en la miel, que tiende a permanecer inactiva en espera de las condiciones perfectas para su crecimiento.

Entonces, cuando un niño menor de un año ingiere miel, El azúcar en este néctar se diluye en su zumo gástrico. Este último sigue siendo un medio ligeramente ácido y poco oxigenado.

Por lo tanto, en este entorno, las bacterias encuentran las condiciones ideales para comenzar a proliferar y crecer, liberando el toxinas botulínicas. Posteriormente, a través del torrente sanguíneo, estos alcanzan las terminaciones neuromusculares y pueden causar otulismo infantil. Es una enfermedad altamente peligrosa que requiere hospitalización inmediata.

Síntomas, diagnóstico y tratamiento.

El botulismo en los niños afecta el sistema nervioso y, por lo tanto, puede Tiene una amplia variedad de síntomas. A menudo aparecen 12 o 48 horas después del contacto con la bacteria. Los más comunes son:

  • Respiración lenta o dificultad para respirar
  • Estreñimiento
  • Debilidad general
  • Llanto débil
  • Letargo
  • Reflejo de arco reducido
  • Visión doble o borrosa
  • Boca seca
  • Párpados flácidos
  • Flacidez general
  • Alimentación lenta
  • En casos extremos: parálisis del tronco, brazos y piernas o parálisis del sistema respiratorio.

Diagnostico y tratamiento

Es la descripción de los síntomas proporcionados por los padres lo que hará que el pediatra cuestione el diagnóstico de botulismo. Para confirmar esto, el análisis de las heces del bebé es suficiente para verificar la presencia de toxinas botulínicas.

Por otra parte, Debe saber que el botulismo infantil requiere hospitalización inmediata. Como mencionamos anteriormente, esta enfermedad afecta el sistema nervioso y puede causar insuficiencia respiratoria. Por lo tanto, es necesario que el bebé permanezca en el hospital bajo observación constante.

El tratamiento exitoso siempre depende del diagnóstico temprano y la pronta administración de antitoxina botulínica. En los casos más graves, el niño puede necesitar respiración asistida o alimentación intravenosa.

En todos los casos, el botulismo infantil generalmente desaparece después de algunas semanas o meses. Solo en los casos más extremos, la acción de la toxina puede provocar la muerte por insuficiencia respiratoria.

¿Solo la miel puede causar botulismo infantil?

No, no solo la miel puede causar botulismo infantil. De hecho, como hemos aclarado, La bacteria responsable de esta afección está ampliamente presente en la naturaleza. Por lo tanto, es bastante difícil identificar la fuente de las esporas. Obviamente, la miel no es la única fuente.

De hecho, la bacteria del botulismo incluso se puede encontrar en el suelo o en el polvo, y se puede transportar al aire. Entonces, los niños pueden ingerirlo por inhalación simple. Por lo tanto, no es aconsejable exponer a los más pequeños a ambiente demasiado polvoriento o en el que hay obras que mueven la tierra.

Debido a la gravedad del botulismo y la dificultad para eliminar la bacteria, Es necesario estar atento a cualquier foco de esta bacteria para evitar el contagio. E incluso posibles epidemias. A este respecto, la OMS controla la seguridad y promueve la vigilancia, la detección, la evaluación de riesgos y la contención de la enfermedad.

Entonces aunque Los brotes de botulismo son poco frecuentes y siempre representan una emergencia de salud pública. Además, debe establecerse rápidamente si el origen es natural, accidental o deliberado. Esto ayuda a prevenir nuevos casos y a tratar eficazmente a los afectados.

Recomendaciones

El consumo de miel puede causar botulismo infantil en bebés menores de un año de edad.

Como el no hay vacuna contra las bacterias responsables del botulismo, Lo mejor es evitarlo. Para esto, los pediatras recomiendan:

  • Nunca le des miel a niños menores de un año
  • También evite el consumo de jarabe de maíz, que también puede contener esta bacteria
  • No exponga al bebé a tierra y polvo potencialmente contaminados.
  • Hervir alimentos que se mantienen bien (especialmente conservas caseras) a altas temperaturas
  • Mantener una higiene adecuada.

Descubre también: Derrame pericárdico: diagnóstico y tratamiento.

Finalmente, los bebés no deben comer miel por varias razones.

Aunque es un alimento dulce con importantes propiedades nutricionales, aumenta el riesgo de botulismo en los bebés. Esto sucede porque su sistema inmunitario no está suficientemente desarrollado. Por lo tanto, el bebé no puede combatir el microorganismo responsable de esta enfermedad.

Finalmente, Tenemos que tener cuidado y recordar que la miel no es la única fuente responsable del botulismo. Entonces, siguiendo reglas de higiene adecuadas y asesoramiento de expertos, podemos mantener a los más jóvenes a salvo de daños.

  • S S Arnon, Honey, el botulismo infantil y el síndrome de muerte súbita infantil. West J Med. 1980 ene; 132 (1): 58-59.
  • Christine K.Zorro, corinne A. Keet Jonathan B.Luz estroboscópica. Avances recientes en botulismo infantil. Neurología pediátrica. Volumen 32, Número 3, marzo de 2005, págs.149-154
  • Yo Brook Botulismo infantil. Revista de Perinatología volumen 27, paginas 175-180 (2007)
  • Tanzi, M. G. y Gabay, M. P. (2002), Asociación entre el consumo de miel y el botulismo infantil. Farmacoterapia: The Journal of Human Pharmacology and Drug Therapy, 22: 1479-1483.
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023