Saltar al contenido

7 consejos para una alimentación saludable para bebés en verano – Todosalud

7 consejos para una alimentación saludable para bebés en verano

A mediados del verano, es importante garantizar una buena nutrición para los niños. Las altas temperaturas así como la práctica de actividades al aire libre son motivos suficientes para no descuidar la dieta. Que tener en cuenta

Como padres, es normal preocuparse especialmente por lo que comen los niños. Después de todo, la dieta juega un papel clave en la salud de todos los niños. Es por eso que, en pleno verano, muchos padres sienten la necesidad de proporcionar una nutrición infantil saludable.

Afortunadamente, tener más tiempo libre y poder comprar productos frescos y saludables lo hace más fácil. Qué tener en cuenta Aquí tienes 7 consejos que te compartimos y que puedes poner en práctica ahora mismo.

1. Introduzca nuevas frutas

El verano es la temporada en la que se puede encontrar una gran variedad de frutas en el mercado. La mayoría de ellos son refrescantes, dulces e hidratantes, perfectos para el paladar de los más pequeños.

Así que ahora es el momento perfecto para ofrecerlos con más frecuencia. Incluso si los niños son reacios, existe una amplia variedad de recetas y platos que se pueden preparar con frutas para facilitar su introducción en la nutrición infantil.

Por ejemplo, puedes cocinar sopas frías como el gazpacho de sandía o un batido de melón. También existen otras alternativas saludables y deliciosas como el mango, la piña, las ensaladas de manzana, etc.

Un surtido de frutas para una nutrición infantil saludable.

2. Preparar cremas y ensaladas de verduras

Cuando hace mucho calor, las recetas frescas y ligeras son las mejores, especialmente para los niños. Por tanto, es aconsejable sustituir las verduras cocidas o las sopas calientes por otros platos más adecuados.

Las verduras y las hojas verdes aportan muchos nutrientes. Su presencia en la comida es asociar con menor riesgo de padecer enfermedades en la edad adulta.

Por ejemplo, el gazpacho o la vichyssoise son dos excelentes recetas para una buena nutrición infantil en verano. Lo mismo ocurre con las ensaladas de pasta o legumbres, en las que conviene introducir ingredientes más difíciles de aceptar para los niños, como el pepino o el pimiento morrón.

Descubra también: 3 recetas de lentejas para disfrutar en familia

3. Nutrición infantil en verano: haz helado casero

El helado es una de las comidas favoritas de los más pequeños. Sin embargo, generalmente tienen un alto contenido de azúcares o grasas nocivas para la salud.

Afortunadamente, se pueden preparar de forma rápida y sencilla en casa, sin necesidad de adquirir dispositivos específicos.

  • Los mejores sorbetes se preparan triturando la fruta.
  • Si a tu hijo le gusta el helado de crema, puedes agregarle leche, leche de coco, yogur o aguacate
  • El cacao, la vainilla o la fruta triturada aportan sabor sin necesidad de añadir colores o sabores artificiales

4. Fomentar la participación de los niños en la cocina.

Durante el año, la vida diaria generalmente está más llena de rutinas y tareas tanto para los niños como para los padres. Es por eso que, El verano y las vacaciones son el momento perfecto para involucrar a los más pequeños en la preparación de las comidas.

Fomenta su colaboración despierta su curiosidad e interés por la cocina. Además de favorecer el desarrollo de los sentidos del gusto y el olfato. También aumenta la variedad y calidad de su dieta, así como la cantidad de nuevos alimentos que están dispuestos a probar.

No es necesario organizar grandes talleres, ni adaptar las recetas. Puede ser lavar algunos tomates, cortar judías verdes o mezclar garbanzos para hacer hummus. El objetivo es divertirse y adaptarse a las habilidades del niño. Igualmente, puedes dejar volar su imaginación para probar nuevas recetas o experimentar con combinaciones de alimentos.

La preparación de las comidas en familia es una de las claves para una nutrición infantil saludable.

5. Alimentación infantil: compartir las comidas con la familia

Otro consejo para una buena nutrición del bebé en verano es hacer de la dieta familiar el mejor ejemplo para los niños. Según múltiples observaciones, el modelo parental está vinculado a un mayor consumo de frutas y verduras en niños pequeños y adolescentes.

Por lo tanto, es importante considerar los siguientes aspectos:

  • Sentarse con los niños y comer en familia, pasar suficiente tiempo juntos y hacer que la comida sea agradable
  • Proporcionar a los niños una amplia variedad de alimentos saludables, especialmente frutas y verduras.
  • No obligue a comer ya que esto puede causar aversiones más adelante. Es mejor ofrecer comida varias veces.

Una manera infalible y segura de hacer que los niños elijan alimentos saludables es hacer que vean a los niños mayores.

6. Prepare comidas ligeras

En el verano, los niños pasan mucho tiempo jugando y haciendo actividades al aire libre, pero esto no necesariamente aumenta su apetito. Por el contrario, las altas temperaturas se han asociado con una disminución en el deseo de comer, la tasa metabólica y la actividad enzimática relacionada con la digestión.

Por tanto, es mejor optar por recetas ligeras, con pocas salsas, poca grasa y una cocción suave a fácilmente digerible. Agregar frutos secos, pescado azul, legumbres o cereales integrales hace que los platos sean ligeros y nutritivos.

Lea también: Los 6 valores de una familia feliz

7. Asegurar una ingesta suficiente de líquidos

En esta época del año, no descuides las necesidades de fluidos de los más pequeños de la casa. Los niños tienen una mayor proporción de fluidos corporales que los adultos. Además, estos líquidos deben renovarse con mayor regularidad.

Los expertos reiteran la importancia de animar a los niños a beber, ya que se olvidan fácilmente de hacerlo. Más aún en verano cuando las temperaturas son altas y los niños hacen más ejercicio. También es fundamental destacar que no todas las bebidas son aptas para hidratar el cuerpo.

  • Se debe preferir el agua o la leche como alternativas habituales.
  • Las bebidas azucaradas, las bebidas carbonatadas o los jugos de frutas suelen tener un alto contenido de azúcares y pocos nutrientes. Además, su consumo se asocia a un mayor riesgo de obesidad y caries dental.
  • Las bebidas energéticas están elaboradas con ingredientes que no son aptos para los más pequeños

Las claves de una buena nutrición infantil en verano

Para asegurar una buena nutrición infantil durante el verano, es fundamental promover el consumo de frutas, verduras y otras variedades de alimentos frescos. Por último, es mejor no descuidar los horarios de las comidas y, en la medida de lo posible, ofrecer recetas frescas y ligeras. ¡Mantén esto en mente!

  • De Ruyter JC y col. Prueba de bebidas sin azúcar o endulzadas con azúcar y peso corporal en niños. The New England Journal of Medicine. Octubre de 2012. 367: 1397-1406.
  • Fineberg HV. Alimentos saludables para niños sanos. Medicina general de Medscape. Octubre de 2007.9 (4): 20.
  • Grimm KA y col. Ingesta de frutas y verduras durante la infancia y la primera infancia. Pediatría. Setiembre 2014. 134 Suppl 1 (Suppl 1): S63-S69.
  • Kenney EL y col. ¿Qué comen los niños en verano? Una observación directa de los campamentos diurnos de verano que sirven comidas. Revista de la Academia de Nutrición y Dietética. Julio de 2017. 117 (7): 1097-1103.
  • Pearson N, et al., Correlatos familiares del consumo de frutas y verduras en niños y adolescentes: una revisión sistemática.Nutrición en Salud Pública. Febrero de 2009. 12 (2): 267-283.
  • Van der Horst K y col. Involucrar a los niños en la preparación de las comidas. Efectos sobre la ingesta alimentaria. Apetito. 2014 agosto; 79: 18-24.
  • Zheng G, Li K, Wang Y. Los efectos del clima de alta temperatura en la calidad del sueño y el apetito humanos. Revista internacional de investigación ambiental y salud pública. Enero de 2019 16 (2): 270.
fuente original
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023