Saltar al contenido

Círculos oscuros en los niños: ¿deberíamos preocuparnos? – Todosalud

Círculos oscuros en los niños: ¿deberíamos preocuparnos?

Las ojeras son esas sombras que se encuentran debajo de los ojos. En los adultos, el insomnio, el estrés o la fatiga son los responsables. Pero, ¿por qué aparecen en los niños?

Aunque no suelen ser motivo de preocupación, es necesario comprender por qué aparecen las ojeras en los niños. Lo primero que hay que definir es que se deben a una alteración en la coloración de la piel ubicada debajo de los ojos o en su contorno.

Esta alteración se produce debido a una producción excesiva de melanina y también debido a la dilatación de los vasos sanguíneos. Cabe recordar que la piel del contorno de ojos mide entre 300 y 800 micrones; en otras palabras, está bastante bien, y por eso estos procesos fisiológicos son tan notorios.

Causas comunes de las ojeras en los niños

Es normal que los padres se alarmen cuando sus hijos se despiertan con ojeras porque esta condición los hace parecer enfermos y cansados. Sin embargo, esto no es necesariamente un motivo de alarma. Las razones por las que aparecen las ojeras en los niños son las siguientes.

Dificultad para dormir

Es normal que aparezcan ojeras cuando los niños tienen malos hábitos de sueño. Este trastorno se conoce comoinsomnio en el niño. Afecta a bebés de entre seis meses y cinco años.

El sueño de los niños puede verse afectado por el consumo de alimentos o bebidas como café o chocolate poco antes de irse a dormir. La práctica de actividad física por la noche, el estímulo lumínico de ciertos dispositivos tecnológicos y el ruido ambiental también pueden afectarlos y provocar la aparición de ojeras.

Insomnio infantil.

Con el insomnio en los niños, encontramos ojeras que se deben a la falta de descanso.

Apnea obstructiva del sueño

Otra de las causas que pueden provocar la aparición de ojeras en los niños es Apnea obstructiva del sueño pediátrico. Este desorden se debe a un bloqueo parcial o total de la respiración durante el sueño debido a un estrechamiento de las vías respiratorias.

Otros síntomas que pueden sugerir que su hijo tiene este trastorno son los siguientes:

  • Ronquidos con largas pausas en la respiración.
  • Terrores nocturnos y sueño inquieto.
  • Boca seca.
  • Respirando por la boca.

Fatiga

Por falta de sueño o actividad excesiva durante el día, los niños pueden experimentar episodios de fatiga que dan lugar a la aparición de ojeras.

En estos casos, es necesario revisar las actividades que realiza el niño durante el día para poder ofrecerle áreas de descanso que le permitan recuperarse. Se debe tener cuidado con las siestas diurnas para que no afecten el sueño nocturno.

Lea también: Horas de sueño recomendadas por edad

Congestión nasale

Ésta es una de las causas más comunes. La congestión nasal, ya sea debido a la gripe, rinitis alérgica, asma o sinusitis, también conduce a ojeras. Este cambio de color no solo afecta el área inferior de los ojos, también afecta la nariz.

Esto se debe a la dilatación de las venas en estas áreas. Cabe señalar que cuando hay conjuntivitis, los párpados se enrojecen debido a la irritabilidad de la piel.

Condiciones genéticas

Aunque suelen aparecer en la adolescencia, algunos niños pueden tener una predisposición genética a tener ojeras muy pequeñas. Esta condición también se conoce como ojeras congénitas o melanosis periorbitaria hereditaria.

No es más que hiperpigmentación genética en el área alrededor de los ojos que a veces puede aclararse, pero rara vez. Lo principal es queno constituye un peligro para la salud física del niño.

Neuroblastoma

los neuroblastoma es un tipo de cáncer que se presenta comúnmente en las glándulas suprarrenales, el abdomen, el tórax o áreas del cuerpo donde hay grupos de células nerviosas. Aparece en niños menores de cinco años y causa hematomas alrededor de los ojos.

Es fundamental no confundir estas ojeras con las ojeras. También aparecen otros síntomas, como bultos subcutáneos, proptosis (ojos que parecen sobresalir de las órbitas), dolor en los huesos o la espalda, fiebre y pérdida de peso sin motivo aparente.

Celulitis orbitaria

La celulitis orbitaria es una infección que puede ser grave. En los niños, aparece como una condición de los senos nasales. Se acompaña de ojeras o hinchazón de los ojos en niños menores de siete años.

Bacterias Staphylococcus aureus, Streptococcus pyogenes y Haemophilus influenzae son los responsables habituales. Además, el globo ocular se enrojece y hay dificultad para mover los ojos, además de fiebre.

Te puede interesar: Conjuntivitis en niños: ¿qué hacer?

¿Qué pasa si mi hijo tiene ojeras?

En general, Las ojeras en los niños no son graves. Sin embargo, cuando vemos aparecer otro tipo de síntoma, es necesario consultar al médico para descartar alguna enfermedad. Para mejorar su apariencia, puede seguir estas recomendaciones y tratamientos naturales.

Promueve el descanso para evitar las ojeras en los niños

Cuando se trata de ojeras por falta de sueño, el niño no debe tomar largas siestas en medio del día. Además, evite dejarlo ver televisión o pararse frente a las pantallas antes de dormir. Puedes discutir con el médico la posibilidad de incluir infusiones de hierbas para ayudarlo a conciliar el sueño, como manzanilla o leche con miel.

Además, si el niño realiza muchas actividades durante el día, es posible que desee considerar la opción de darle más espacio para descansar o realizar actividades que lo relajen, como yoga o meditación.

Mire una pantalla antes de dormir.

Las pantallas antes de dormir no son una buena idea porque interfieren con el descanso nocturno.

Usa tratamientos naturales

Si quieres reducir la apariencia de las ojeras, puedes recurrir a opciones naturales como rodajas de pepino. Coloque una arandela en cada ojo y esto mejorará la circulación al encendiendo e hidratando bien esta zona.

También puedes aplicar un poco de aceite de coco o de almendras en las ojeras con ayuda de un algodón. Esto ayuda a reducir la inflamación y promoverá el crecimiento de las pestañas.

Las ojeras en los niños: un problema más estético

Las ojeras en los niños, como en los adultos, son más un problema cosmético que un problema de salud, en la mayoría de los casos. Por tanto, si ha descartado algún problema físico con la ayuda de su médico, lo mejor es mantener la calma.

Si se trata de un problema hereditario, se debe hacer que el niño acepte sus características físicas y evite la aplicación de productos que prometan su eliminación sin aprobación médica. Las opciones naturales son válidas, siempre que no existan contraindicaciones.

  • Miguel A. Allevato. Ojeras. Act Terap Dermatol 2007; 30: 202-209. Disponible en: http://www.atdermae.com/pdfs/atd_30_03_09.pdf
  • Ugarte Libano R. Insomnio infantil en Atención Primaria. En AEPap ed. Curso de Actualización en Pediatría 2015. Madrid: Lúa Ediciones 3.0; 2015. p. 117-28. Disponible en: https://www.aepap.org/sites/default/files/cursoaepap2015p117-128.pdf
  • Kocuta, Mariela. Apnea en niños: diagnóstico y tratamiento. RAAO – Vol. LVII – Núm. 2 – 2017. Disponible en: https://www.ateneo-odontologia.org.ar/articulos/lvii02/articulo2.pdf
  • Fátima Cortés Sánchez, R. y Santaella Sáez, JI (2012). Rinitis: concepto, clasificación, diagnóstico y tratamiento. Manual de otorrinolaringología infantil, 213–223. https://doi.org/10.1016/B978-84-8086-905-8.50022-9
  • Garrote, A., Bonet, R. Belleza y cuidado de los ojos. Offarm 2006. Vol. 25. No. 11. p. 50-54. Disponible en: https://www.elsevier.es/es-revista-offarm-4-articulo-belleza-cuída-ojos-13096630
  • Neuroblastoma Mayo Clinic. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/neuroblastoma/symptoms-causes/syc-20351017
  • Mukherjee PK, Nema NK, Maity N, Sarkar BK. Potencial fitoquímico y terapéutico del pepino. Fitoterapia. Enero de 2013; 84: 227-36. doi: 10.1016 / j.fitote.2012.10.003. Epub 2012 23 de octubre. PMID: 23098877.
fuente original
//phaurtuh.net/4/3422023