Saltar al contenido

¿Cómo diagnosticar la dislexia? – Todosalud

¿Cómo diagnosticar la dislexia?

Diagnosticar la dislexia en una persona no es obvio. Más allá de los síntomas, no existen métodos de imagen específicos para guiar y certificar la enfermedad. Entonces, ¿cómo se detecta?

Poder diagnosticar la dislexia en una persona es un proceso que debe ser gradual. No sucede en dos minutos. De lo contrario, Los equipos de salud se toman su tiempo para determinar la existencia de este trastorno. ya que esto abre una gama de posibles tratamientos y enfoques en el futuro.

La calidad de vida de una persona con dislexia puede ser buena, pero esto dependerá de la detección temprana y el apoyo posterior. Las terapias multidisciplinares son la clave para integrar al paciente en la vida normal y social.

Que es la dislexia

El primer paso para diagnosticar la dislexia es definirla. Básicamente, es una discapacidad de aprendizaje, especialmente conferencia y la escritura, cuyo inicio en la infancia se asocia a la falta de consecución de determinados parámetros esperados en cada etapa del desarrollo del niño.

Lo sorprendente es que las personas que padecen este trastorno no suelen tener un problema asociado que lo explique desde fuera. Es decir, no existe ninguna alteración física o psicológica que explique la existencia de dislexia.

Un niño con dislexia tiene dificultad para aprender el alfabeto e identificar cada letra por separado. Los sonidos de las palabras también se vuelven extraños, con serios obstáculos para entender lo que está leyendo. Tanto es así que puede cambiar las sílabas al leerlas, reemplazarlas o distorsionarlas. Cuando los niños detectan su dificultad para comprender, la lectura se vuelve más lenta y vacilante.

Algunos expertos centran la definición del problema en la capacidad de descodificar el mensaje. En otras palabras, el niño con dislexia no ha desarrollado la capacidad de apropiarse de los códigos del lenguaje con los demás.

Diagnosticar la dislexia en un niño no siempre es fácil.

Lea también: El efecto de la dislexia en los niños.

Síntomas para diagnosticar la dislexia

El diagnóstico de dislexia se complica cuando depende casi por completo de la interpretación que hagan los profesionales de la salud. En ausencia de exámenes confirmatorios adicionales, Los profesionales reúnen los diferentes criterios para establecer la presencia del trastorno.

Lectura dificil

Sin duda, es el signo inicial más visible. Con dislexia, el niño comete errores de lectura porque usa múltiples herramientas incorrectas para llegar a un supuesto significado de las palabras.

Cambia una letra por otra, modifica las sílabas, invierte palabras y sonidos, repite y lee muy lentamente. Además, una vez que haya terminado de leer, es muy probable que no sepa lo que dice el texto. De hecho, el sonido del alfabeto no se corresponde con un significado cognitivo ya elaborado en su mente.

Trastornos de la escritura

La dificultad para leer sin duda afecta la escritura. En la dislexia, los trastornos del párrafo anterior se repiten cuando se escriben los pensamientos. El niño se olvida de las letras, cambia las sílabas, falta o se reemplaza la puntuación en ciertos lugares que hacen que el texto sea ilegible.

Además, la sintaxis del niño disléxico es mala porque no tiene las herramientas para expresarse. Incluso si este no es siempre el caso.

Trastorno de lectura y escritura

No es raro que los niños disléxicos despierten la curiosidad de los profesores, ya que tienen excelentes habilidades intelectuales en casi todas las áreas, excepto en idiomas y francés. No hay retardado mental, todo lo contrario. Y la maduración de gran parte de las zonas de desarrollo está dentro de los parámetros esperados.

Diagnóstico de la dislexia: obstáculos para realizar tareas léxicas

En la escuela, que suele ser el sitio principal para detectar la dislexia, los alumnos con este problema no realizan correctamente las tareas lingüísticas. Si se les pide que escriban en mayúsculas o busquen palabras en un juego de rompecabezas, se pierden en la tarea.

Por otro lado, el problema del orden y la secuenciación en ocasiones se extiende a otros campos más matemáticos y geométricos, aunque esta no es la regla. En este caso, los niños tienen dificultades para multiplicar u ordenar los días de la semana, por ejemplo.

Comportamiento alterado

La dislexia se puede sospechar y diagnosticar cuandouna El estrés significativo afecta la vida de los niños que tienen problemas en la escuela. Efectivamente, el simple hecho de llegar “tarde” frente a sus compañeros es suficiente para desencadenar síntomas viscerales y emocionales.

Los trastornos del comportamiento tienden a ponerse en perspectiva en los establecimientos educativos. Se asume que un pequeño problema es consecuencia de una falta de interés por aprender y viceversa. Poco a poco, el niño disléxico entra en una categoría de alumnos de segunda clase con los que no hay que perder el tiempo porque, pase lo que pase, no aprenderá.

A algunas personas se les diagnostica depresión antes de que se detecte su dislexia. Y el tiempo perdido retrasa la ayuda profesional. A veces incluso se les recetan medicamentos que no les ayudan en nada.

Un niño tímido pegado a su madre.

Descubra también: 5 ejercicios para desarrollar el lenguaje de los niños

¿Quién puede diagnosticar la dislexia?

Dado que no existen métodos de diagnóstico complementarios como la resonancia magnética o los escáneres cerebrales, es legítimo preguntarse quién puede hacer el diagnóstico.

Dentro de las discapacidades del aprendizaje y su enfoque, diríamos que psicólogos educativos, logopedas y neuropsicólogos son los especialistas capacitados para esta tarea. Mediante pruebas y evaluaciones conjuntas, equipos multidisciplinares pueden reunir los criterios que generan sospechas.

Al final, un informe firmado por el equipo de salud servirá como certificado de diagnóstico. El siguiente paso corresponde al compromiso familiar y educativo de adecuar el proceso de adquisición de conocimientos al camino de cada niño.

Finalmente, como padres, no temáis pedir una consulta con los psicoeducadores presentes en las escuelas y centros de salud. De hecho, recibir un diagnóstico de dislexia a tiempo puede cambiar por completo el desarrollo futuro de un niño pequeño.

  • Lorenzo, Susana Tamayo. «Dislexia y dificultades en la adquisición de la alfabetización». Facultad. Revista de currículo y formación de profesores 21.1 (2017): 423-432.
  • Luis Bravo, V., B. Jaime Bermeosolo y G. Arturo Pinto. «Dislexia fonémica: decodificación-codificación fonémica y comprensión lectora silenciosa». Infancia y aprendizaje 11,44 (1988): 21 – 34.
  • Artigas-Pallarés, J. «Dislexia: enfermedad, trastorno o algo más». Revista de neurología 48.2 (2009): 63-69.
  • González, Juan Eugenio Jiménez, Celia Morales Rando y Cristina Rodríguez. «Subtipos disléxicos y procesos fonológicos y ortográficos en la escritura de palabras». Revista europea de educación y psicología 7.1 (2014): 5 a 16.
  • Coalla, Paz Suárez, et al. «Dificultades para escribir en niños españoles con dislexia». Infancia y Aprendizaje: Revista para el estudio de la educación y el desarrollo 39.2 (2016): 291-311.
  • Jiménez-Fernández, Gracia, et al. «El papel del aprendizaje implícito en la lectura: dislexia vs retraso en la lectura». AUTOMÓVIL CLUB BRITÁNICO. VV. Respuestas flexibles en diversos contextos educativos. Murcia: Ministerio de Educación, Formación y Empleo (2012).
  • Artigas-Pallarés, J. «Problemas asociados a la dislexia». Revista de neurología 34.1 (2002): 7 a 13.
  • Alves, Rauni Jandé Roama, et al. «Prueba para la identificación de signos de dislexia: evidencia de validez de criterio». Paidéia (Ribeirão Preto) 28 (2018).
fuente original
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023