Saltar al contenido

Nunca olvides decirle adiós a tu hijo cuando salgas de casa

TodoSALUD

Nunca olvides decirle adiós a tu hijo cuando salgas de casa

En general, cuando los padres están fuera de casa, los niños comienzan a llorar, por lo que es importante decirles adiós y recordarles que volverán.

Dejar a su hijo atrás cuando va a trabajar o cuando está fuera puede ser traumático para él. Muchas veces comienza a llorar cuando te ve ir. Por esta razón, muchos padres tienen la costumbre de irse sin despedirse de sus hijos pequeños.

Esta forma de hacer las cosas llena al niño de incertidumbre y ansiedad. Además, se sienten desprotegidos y abandonados. Aunque creemos que evitaremos hacerlo sufrir, todo lo contrario es el caso. Porque tan pronto como se da cuenta de que ya no estás allí, te busca por todas partes en la casa y comienza a llorar.

¿Por qué lloran los niños cuando salimos de casa?

Es natural que los niños se sientan apegados a su madre, especialmente a los más pequeños. El sentimiento de ternura y protección que la madre le trae desde el nacimiento tiende a favorecer fuertes lazos emocionales.

Un niño llorando porque sus padres se fueron sin decir adiós

En muchos casos, incluso la separación momentánea puede causarangustia e incomodidad en niños pequeños, Por lo tanto, es prudente acostumbrarlo a su ausencia.

Para esto, puedes usar juegos donde él no te vea, pero donde sigas hablando para construir su confianza. Incluso si no estás en su línea de visión, no significa que lo hayas abandonado. Por lo tanto, él comprenderá que sus ausencias no son permanentes y que en algún momento, volverá a estar con él.

¿Cuáles son las desventajas de no decir adiós a su hijo?

Los psicólogos han determinado que salir de la casa sin despídase de su hijo crea sentimientos de ira y desesperanza en él. De hecho, él no sabe cuándo te vas o cuándo volverás.

Esto lo hará sospechar porque no sabrá cuándo vas a dejarlo de nuevo sin que se dé cuenta. Además, el pequeño comenzará a vivir en un sentimiento constante de inseguridad y confusión.

Este tipo de separación aumentará su apego a ti, y cuando regreses, él no querrá dejarte por temor a que lo abandones nuevamente. También genera un sentimiento de culpa en el niño. Porque al no explicarle que te vas a ir, creerá que hizo algo mal y esa es la razón por la que lo abandonaste.

Lea también: 15 maneras de lidiar con la ansiedad

¿Cómo decirle adiós a tu hijo cuando salgas de casa?

La separación no es un asunto trivial para los niños pequeños. La relación de afecto y seguridad, que mantienen principalmente con la madre, crea un vínculo que es muy difícil de romper desde una edad temprana.

Planifique actividades para hacer en su ausencia

Ya sea que deje a su hijo con un familiar o una niñera, intente planificar una actividad que le guste para poder hacerlo tan pronto como se vaya. De esta manera, aprenderá a asociar su partida con algo divertido o agradable.

Un niño jugando

Dile que te vas a ir unos minutos antes de decir adiós

Al decirle a su hijo que se irá en unos minutos, evitará un drama innecesario. También se recomienda crear una rutina para despedirse. Por lo tanto, su hijo sentirá que sus ausencias son normales y que no tiene nada que temer.

Sea feliz

La ansiedad de la separación no solo la siente el pequeño, sino también las madres. Pero si te ves triste o melancólico, no estás ayudando a tu hijo. Evite frases como «Te voy a extrañar» o «No te pongas triste» porque desencadena ese sentimiento en él.

Lea también: ¿Conoces la terapia floral de Bach?

Evitar largas despedidas

No intentes compensar el tiempo que pasas afuera extendiendo las despedidas. Hágale saber que tiene que salir y que volverá pronto.

Diviértete y recuérdale que permanece bajo el cuidado de otra persona responsable y amorosa. Ya sea su abuela, una niñera o cualquier otra persona adecuada.

No vuelvas incluso si la escuchas llorar

Si escuchas que está llorando, quizás quieras volver a besarlo y consolarlo nuevamente. No lo hagas, ya que solo le hará más difícil el adiós.

Conclusión

Debe evitar irse sin decirle adiós a su hijo, ya que puede tener un trauma emocional futuro. Cuando se vaya, explíquele que va a salir de la casa, pero que vuelva pronto.

Es normal que su hijo llore porque muestra que lo extraña. Pero poco a poco él asimilará sus ausencias como algo natural sin el trauma de la inseguridad generada por su desaparición sin explicación.

fuente original
//graizoah.com/afu.php?zoneid=3422023