Saltar al contenido

Trastorno de oposición desafiante en niños: ¿cómo actuar?

TodoSALUD

Trastorno de oposición desafiante en niños: ¿cómo actuar?

Obtenga más información sobre este trastorno que afecta a los niños.

¿Conoces el desorden provocativo de oposición en los niños? Es posible que no haya oído hablar de él o que esté buscando información para saber si su hijo tiene este problema o no. Detallaremos en este artículo qué es y cómo debe actuar.

El Trastorno Provocativo Oposicional (TOP) a menudo se diagnostica en la infancia. Se caracteriza por un comportamiento muy negativo y provocativo, como su nombre indica. El niño no coopera, se irrita y es hostil hacia las personas que lo rodean: sus padres, sus camaradas, sus maestros, etc.

Trastorno de oposición desafiante

Este trastorno del comportamiento afecta a entre 1 y 16% de los niños en edad escolar. Los niños están más afectados que las niñas. Sin embargo, debemos diferenciar entre un inicio de síntomas preocupante o temporal. Por ejemplo, cuando el niño tiene hambre, tiene sueño o está cansado.

Esto puede ser común en niños de 2 a 3 años como etapa de transición. Por otro lado, debemos estar atentos cuando la actitud de oposición y provocación se repite con mayor frecuencia. Pero también cuando el proceso de aprendizaje es complicado, así como las lecciones o relaciones con los compañeros.

Lea también: Mindfulness for Children: técnicas de aprendizaje para niños

Síntomas frecuentes

El niño se niega a hacer la tarea debido a un trastorno de oposición desafiante

Los síntomas más comunes del trastorno de oposición desafiante en los niños son:

  • Caprichos e ira
  • Discusiones constantes con los que les rodean
  • Comportamiento negativo y cuestionamiento de la autoridad.
  • Actitud de molestar a otros y susceptibilidad cuando otros los molestan
  • Lenguaje frío e irrespetuoso
  • Actitudes vengativas

¿Cómo lidiar con el trastorno de oposición provocativa en los niños?

1. El diagnóstico correcto

Primero, estos síntomas pueden confundirse con otros trastornos del comportamiento. Entonces, si son constantes, tendremos que Acuda al médico para que realice el diagnóstico indicado. Entonces podemos hablar sobre cómo actuar.

En la mayoría de los casos, los padres y los maestros son los que detectan estas características en los niños. Sin embargo, es necesario que un psiquiatra infantil o un profesional de salud mental los evalúa a través de sus antecedentes y algunos exámenes específicos.

2. Tratamiento del trastorno de oposición desafiante, la importancia de la terapia.

Un niño durante una sesión de psicoterapia.

Terapéuticamente, podemos actuar de diferentes maneras. En primer lugar, el niño puede asistir a una fisioterapia individual. A menudo usamos el terapia cognitiva conductual para mejorar sus habilidades sociales e interpersonales, así como el control de sus impulsos y emociones.

Además, también es importante incluir a toda la familia en la terapia, especialmente a los padres. La terapia familiar puede promover la buena comunicación y la resolución de conflictos. También es un apoyo emocional y práctico para padres, a menudo abrumado por la situación.

Además, la terapia familiar también busca resolver este trastorno en su raíz. Hoy, tendemos a pensar que el origen de este desequilibrio proviene de modelos de comportamiento aprendidos durante los primeros años de figuras de autoridad. También se asocia con falta de disciplina, abuso, situaciones traumáticas y estresantes, o falta de armonía familiar, entre otros factores.

También para descubrir: Vínculo entre el estrés en los niños y el ritmo agitado de los padres.

3. Medicación

La medicación no es el tratamiento habitual para el trastorno de oposición provocativa en los niños. De hecho, esto causa efectos secundarios para la salud. No obstante, el médico puede considerar el tratamiento con neurolépticos.

Este será particularmente el caso si el niño es agresivo, si tiene un empeoramiento grave o si no funciona otra terapia. Este también será el caso si pone en peligro la posibilidad de que el niño se quede en casa o continúe yendo a la escuela.

En algunos casos, si este trastorno se acompaña de otros problemas de comportamiento, se pueden recetar otros tipos de medicamentos. Por ejemplo, estimulantes si padece trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o antidepresivos si sufre de depresión y ansiedad. El objetivo es mejorar su calidad de vida.

Finalmente, tanto el niño como su familia tendrán que hacer grandes esfuerzos y mostrar amor y paciencia. los Los trastornos mentales de este tipo causan gran ansiedad y desesperanza en quienes los rodean, así como un sentimiento constante de impotencia. Pero con el tratamiento adecuado y una actitud positiva, uno puede superar este trastorno.

  • Ghosh, A., Ray, A. y Basu, A. (2017). Trastorno de oposición desafiante: percepción actual. Investigación en Psicología y Gestión del Comportamiento. https://doi.org/10.2147/PRBM.S120582
  • Gale, B. M. (2011). Trastorno de oposición desafiante. En Stepped Care y e-Health: Aplicaciones prácticas para los trastornos del comportamiento. https://doi.org/10.1007/978-1-4419-6510-3_10
  • Greene, R. W., Biederman, J., Zerwas, S., Monuteaux, M. C., Goring, J. C. y Faraone, S. V. (2002). Comorbilidad psiquiátrica, disfunción familiar y discapacidad social en jóvenes referidos con trastorno de oposición desafiante. American Journal of Psychiatry. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.159.7.1214
fuente original
//graizoah.com/afu.php?zoneid=3422023