Saltar al contenido

Trastornos de la alimentación en niños con autismo – Todosalud

Trastornos de la alimentación en niños autistas

Los trastornos alimentarios son relativamente comunes en los niños con autismo. Es importante cuidarlo de manera oportuna para evitar posibles deficiencias y complicaciones nutricionales.

Los trastornos alimentarios son una realidad diaria en los niños con autismo. Pueden tener diversas causas, aunque generalmente son secundarias a las alteraciones características de este trastorno. De hecho, ocurren de una forma u otra, con diversos grados de intensidad.

Recuerde que el trastorno del espectro autista (TEA) son un grupo de trastornos del sistema nervioso central que afectan la función cerebral. Suelen aparecer durante la infancia y los problemas de funcionamiento neuronal se traducen en dificultades en las áreas de interacción social y habilidades comunicativas.

Factores asociados con los trastornos alimentarios en niños autistas

El campo de la alimentación es uno de los afectados en los pacientes autistas. Su origen está vinculado a los siguientes puntos:

  • Alteraciones en la percepción sensorial, que resulta en un hiposensibilidad o hipersensibilidad a ciertas texturas, sabores, olores o colores de los alimentos
  • Intereses limitados y restrictivos
  • Comportamientos repetitivos
  • Dificultad para integrar completamente las percepciones sensoriales

Por tanto, el impacto en la dieta puede manifestarse de varias formas. ¿Cuáles son los principales trastornos alimentarios en los niños con esta enfermedad? Los detallamos a continuación.

Principales trastornos alimentarios en niños con autismo

La alimentación de los niños con autismo puede resultar complicada.

1. Poca variedad de dietas

Debido a la variedad limitada de alimentos y a los fuertes aversiones que algunos de ellos pueden causar, la dieta de los niños con autismo puede ser muy poco variada. El rechazo puede ser por alimentos específicos, un grupo completo, alimentos de cierto color o textura, etc.

También tienden a tener preferencia por un tipo de preparación o presentación. Por lo general, y sin ser la norma para todos los niños, suelen preferir los alimentos rojos, amarillos o anaranjados, mientras que las texturas más rechazadas son las granuladas, viscosas y astringentes.

2. Cantidades insuficientes

A los niños con autismo les resulta difícil concentrarse en una sola tarea durante largos períodos de tiempo, lo que les dificulta sentarse a la mesa desde el comienzo hasta el postre. Si a esto le sumamos lo visto en el apartado anterior (elecciones alimentarias restrictivas), su dieta puede ser insuficiente en términos de energía y nutrientes.

En algunos casos, además, puede resultar difícil establecer los roles de poder y aceptar los límites impuestos. Así, son los propios niños quienes toman el control total de su dieta, por lo que eligen qué comer, qué no comer y en qué cantidades.

Este artículo puede interesarle: Niños con autismo: 4 ejercicios importantes

3. Aversiones a la comida causadas por el condicionamiento negativo clásico

los acondicionamiento clásico es la existencia de un estímulo-respuesta que aparece como producto de una experiencia. Por consiguiente, es común que ocurra aversión o rechazo a ciertos alimentos si la experiencia posterior del niño después de probarlo por primera vez fue negativa.

Las experiencias negativas pueden ser las siguientes:

  • Físico: dolor abdominal, vómitos, diarrea, etc.
  • Psicológico: malestar generado por la ira o la lucha por comer

Además, La memoria negativa se puede extender a otros alimentos similares. Esto reduce aún más la variedad de alimentos aceptados.

Una madre que intenta alimentar a su hijo autista.

4. Problemas de medicación

Algunos de los medicamentos que se usan para tratar los trastornos del espectro autista (TEA) afectan la nutrición de los niños. Causan una disminución o un aumento del apetito y puede prevenir la absorción de ciertas vitaminas o minerales.

Por eso es importante conocer los efectos secundarios de los tratamientos. Y discutirlo con los profesionales encargados del tratamiento infantil.

5. Trastornos digestivos frecuentes

Los niños con autismo a menudo pueden tener ciertos síntomas relacionados con el sistema digestivo y comida. Estos incluyen los siguientes:

  • Dolor abdominal
  • Pirosis
  • Diarrea crónica o estreñimiento
  • Regurgitación
  • Flatulencia
  • Vómitos

En cualquier caso, cabe destacar que la aparición de estos síntomas no está provocada por el trastorno en sí, sino por los problemas alimentarios que se derivan del mismo y que hemos comentado.

Por ejemplo, Restringir el consumo de determinadas frutas y verduras puede llevar a una dieta muy baja en fibra., que acaba provocando problemas de estreñimiento. Asimismo, la dificultad y una masticación insuficiente pueden provocar una mala digestión y gases.

Sin embargo, se debe prestar atención a la frecuencia e intensidad de los síntomas y evaluar la posible existencia de una intolerancia o alergia alimentaria, como ocurre en muchos niños durante la infancia.

Descubre también: 5 trastornos digestivos que pueden influir en la pérdida de peso

¿Es necesario intervenir en problemas alimentarios?

Ante cualquier trastorno alimenticio en niños autistas, es necesario actuar lo más rápido posible. Aunque no se consideren una prioridad, las deficiencias durante la infancia pueden conducir a situaciones de desnutrición o desnutrición.

Tal situación representaría un problema adicional para el correcto desarrollo y crecimiento de los niños. Un metaanálisis de estudios científicos encontró que las dietas de los niños con autismo eran más bajas en proteínas y calcio que las de los niños sin trastorno de autismo.

Por tanto, es importante prestar atención a cualquier problema de la dieta para encontrar una solución adecuada a cada situación. Además, los especialistas enfatizan la necesidad de una dieta adaptada a cada niño (sus preferencias y deseos) así como el control de su estado nutricional.

Sería posible evitar problemas digestivos y prevenir posibles problemas futuros relacionados con una mala alimentación.

Los trastornos alimentarios en niños con autismo requieren una atención especial

El manejo de los trastornos alimentarios que ocurren en niños con autismo es esencial para evitar complicaciones durante su proceso de desarrollo y crecimiento. Así, cualquier anomalía en la conducta alimentaria es motivo de consulta con pediatras, nutricionistas y otros profesionales.

  • Ansel K. Trastornos del espectro autista y dieta. Abril de 2019. Academia Estadounidense de Nutrición y Dietética.
  • Baratas M. y col. Guía de intervención para los trastornos alimentarios en niños y niñas con trastorno del espectro autista (TEA). Federación de Autismo de Madrid.
  • Kawicka A, Regulska-Illow B. Cómo el estado nutricional, la dieta y los suplementos dietéticos pueden afectar el autismo. Una revisión. Rocz Panstw Zakl Hig. 2013; 64 (1): 1‐12
  • Sharma SR y col. Trastorno del espectro autista: clasificación, diagnóstico y terapia. Farmacología y terapéutica. Octubre de 2018. 190; 91-104.
  • Sharp W y col. Problemas de alimentación e ingesta de nutrientes en niños con trastornos del espectro autista: un metaanálisis y una revisión exhaustiva de la literatura. Revista de autismo y trastornos del desarrollo. 2012. 43; 2159-2173.
fuente original
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023