Saltar al contenido

5 repercusiones de los argumentos de los padres en los niños

TodoSALUD

5 repercusiones de los argumentos de los padres en los niños

Los padres son un modelo a seguir para los niños. Debemos aprender a resolver nuestros conflictos de manera pacífica y civilizada. De lo contrario, le enseñamos a nuestro hijo a usar la violencia, el asalto y el miedo para ser escuchado.

Las repercusiones de los argumentos de los padres pueden afectar el desarrollo del niño. Su relación de pareja puede ser ejemplar y madura, siempre habrá desacuerdos y discusiones en casa.

A veces nos olvidamos de la presencia de nuestros hijos en casa cuando discutimos con nuestro cónyuge. Las disputas, ya sean verbales o físicas, son parte de la violencia doméstica.

En caso de falta de comunicación y herramientas de gestión emocional, Los desacuerdos dentro de una pareja pueden convertirse en conflictos serios que afectan no solo a los dos miembros de la pareja sino también a los niños.

De acuerdo a Unicef, La familia es la institución social más importante para la formación y el desarrollo del niño.. Pero también es dentro del entorno familiar donde el niño corre el mayor riesgo de una mala capacitación.

Uso de violencia, abuso de poder, justificación y asalto para resolver un problema. son actitudes que afectan profundamente al niño que verá la violencia como una norma.

Esto inevitablemente tendrá repercusiones negativas en su vida, especialmente si el niño aún no puede tener un razonamiento crítico y cuestionar su entorno familiar.

Estas repercusiones generales afectan diferentes aspectos de la vida de un niño. Te invitamos aquí a descubrir el 5 tipos de repercusiones de los argumentos de los padres en los niños.

1. Argumentos de los padres: las repercusiones físicas

Implicaciones de las disputas de los padres

El impacto de los argumentos de los padres en los hijos puede ser físico.

Estos son:

  • retraso del crecimiento
  • trastornos dormir
  • trastornos de la alimentación
  • síntomas de enfermedades psicosomáticas
  • regresiones

2. Las repercusiones emocionales

Si el padres No son un ejemplo saludable para el niño, el niño tendrá dificultades para comprender las emociones. No sabrá cómo lidiar con la frustración y la ira y usará la agresión para expresarse.

Consecuencia de esto: será violento consigo mismo y con los demás.

Un niño también puede sentirse indefenso e indefenso ante una experiencia traumática. Luego se acercará a sí mismo y vivirá ansioso y paralizado por el miedo.

3. Repercusiones sociales.

Al niño le faltarán las herramientas para comunicarse de manera efectiva y construir relaciones. Esto se debe al temor de tener una experiencia traumática nuevamente asociada con un recuerdo de violencia.

También es probable que el niño desarrolle una falta de empatía y comportamiento criminal.

Lea también: 4 problemas que enfrenta un hijo único

4. Repercusiones cognitivas

Impacto de los argumentos de los padres en el niño

Generalmente, los niños que asisten a las discusiones de sus padres tienen problemas para concentrarse, lo que afecta su educación académica y desarrollo.

De otra manera, el niño puede exhibir un comportamiento disociativo. Es un mecanismo de defensa por el cual la persona interesada trata de alejarse de la realidad para minimizar un conflicto y estrés.

Este comportamiento se considera un trastorno porque cambia la conciencia, la identidad, la memoria y la percepción de la realidad.

5. Impacto en la autoestima

El niño puede desarrollar baja autoestima. Tiende a pensar que es culpable o responsable de la violencia. No es de extrañar que sufra de ansiedad.

Lea también: Criar niños solos: todo lo que nos espera

La violencia familiar está estrechamente relacionada con el comportamiento agresivo e insensible del niño que todavía está presente en la edad adulta. Si no lo hace a tiempo, corre el riesgo de que su hijo se convierta en una amenaza para la seguridad y el bienestar de la sociedad.

Como padres, debemos asumir la responsabilidad y asumir la responsabilidad de nuestras propias acciones de la mejor manera posible. Si hemos tenido una vida difícil o si nuestra cultura familiar está marcada por la violencia, debemos tener cuidado de no transmitir esto a nuestros hijos.

Asegurémonos de cambiar estos patrones destructivos y resolver nuestros problemas de pareja con amor. Si esto le resulta difícil, considere consultar a un especialista. La salud y el bienestar de su hijo son importantes. Ayude a su hijo a ser feliz.

  • R. Antequera Jurado, “Evaluación psicológica del maltrato en la infancia”, Cuad Med Forense, 12 (43-44), enero-abril 2006
  • Arnold DS, O’Leary S, Wolff LS, Acker M. «La escala de crianza de los hijos: una medida de la paternidad disfuncional en situaciones de disciplina», Evaluación psicológica. 1993: 5 (2): 137-144.
  • Arruabarrena, Mª Ignacia y Joaquín de Paúl, Maltrato a los niños en la familia. Nota y tratamiento, Ediciones Pirámide, Madrid, 2005
  • Hoja informativa: “Consecuencias a largo plazo del maltrato de menores«, Portal de información sobre bienestar infantil, 2013
fuente original
//graizoah.com/afu.php?zoneid=3422023