Saltar al contenido

¿Cuándo es necesario someterse a terapia familiar? – Todosalud

¿Cuándo es necesario someterse a terapia familiar?

¿Crees que la dinámica de tu familia está en conflicto? En este artículo explicaremos qué es la terapia familiar y cuándo es necesario realizarla.

Las relaciones sociales humanas son complejas, incluso con los propios miembros de la familia.. El hecho de seguir la terapia familiar es una modalidad de abordaje psicoterapéutico que busca mejorar las deficiencias de este sistema de vinculación.

En este artículo nos vamos a preguntar cuándo es necesario realizar una terapia familiar. Además, repasaremos algunos de sus principios más básicos y en qué casos puede resultar eficaz.

¿Qué es la terapia familiar?

El objetivo de la terapia familiar es Detectar los principales problemas del sistema formado por miembros de la familia.. Se trata, por tanto, de un proceso de apoyo terapéutico dirigido a mejorar la convivencia.

Es común que la terapia familiar aborde aspectos como la comunicación asertiva, la tolerancia a la frustración, el reconocimiento de las propias emociones y las de los demás. Todo ello con el fin de mejorar las capacidades de adaptación de quienes integran el sistema familiar.

Este tipo de terapia es realizada por psicólogos, terapeutas con licencia. y, en algunos casos, por un trabajador social clínico. En general, la modalidad es de corta duración, ya que el objetivo principal es resolver problemas específicos.

Descubre también: Hábitos de una persona autodestructiva

¿Cuáles son los beneficios de la terapia familiar?

Veamos una lista de los principales beneficios de consultar a un terapeuta familiar. Además de mejorar el proceso de comunicación asertiva, hay otras ventajas importantes.

Una niña triste.
A veces, los sistemas familiares necesitan ayuda profesional para mejorar sus vínculos de comunicación.

1. No requiere la participación de toda la familia

Aunque la terapia se centra en mejorar el sistema familiar, no requiere que todos los miembros asistan. Solo las personas que sientan la necesidad pueden ir.

El terapeuta podrá brindar los recursos necesarios a quienes se someten a terapia para que puedan ser agentes de cambio en su sistema familiar.

2. Mejorar el proceso de comunicación

Los procesos de comunicación son fundamentales para el bienestar de los lazos familiares. En muchos casos, sucede que Las discapacidades expresivas generan un intenso conflicto en las familias.. Pero una vez que mejora la comunicación, los problemas se resuelven.

Durante las primeras sesiones, el terapeuta debe tener el rol de traductor, para que la comunicación entre las personas que participan en la consulta sea efectiva. Se trata de comprender cuál es el significado real de un comportamiento o de una oración y dar las herramientas para expresarlo.

Quizás te interese este artículo: 5 errores comunes de comunicación en una relación

3. Genera confianza en la familia

Otro aspecto que genera conflicto dentro de una dinámica familiar es la desconfianza. Cuando ocurren eventos que dañan el vínculo de confianza, las relaciones se deterioran drásticamente.

Para mejorar la seguridad, es necesario entender que algunas cosas no se pueden cambiar y es necesario aceptarlos como sucedieron. Una vez que ocurre la aceptación, la gente se siente aliviada.

Terme, pueden recuperar la confianza en otros miembros de la familia. Por supuesto, este proceso no funciona de la misma manera en todos los casos. En algunas familias, las relaciones pueden tardar más en reestructurarse.

4. Previene conflictos futuros

En psicología, hay motivos subyacentes y aparentes. Por tanto, es común que, cuando una persona o una unidad familiar asiste a una consulta, el motivo sea solo aparente.

Luego, a medida que avanza el proceso, el terapeuta puede encontrar las verdaderas razones de los conflictos y evitar que empeoren o traigan nuevos problemas.

5. Reducir los niveles de agresión

La agresión es natural en todas las personas. Es un alto nivel de intensidad que se enfoca en manejar una situación. Cuando decimos que alguien es agresivo, queremos decir que tiene determinación. Entonces no es lo mismo que ser violento.

En los conflictos familiares, suele ocurrir que una agresión mal canalizada acaba convirtiéndose en actos de Violencia doméstica. Es por esto que uno de los principales objetivos del terapeuta familiar debería ser disminuir la agresión y avanzar hacia formas más adaptativas de resolución de conflictos.

¿Cuándo debería acudir a terapia familiar?

En los casos en que la familia se vea sumergida en situaciones que afecten continuamente a su desarrollo natural, será necesario acudir a un profesional. A menudo sucede que las personas intentan buscar primero ayuda individualizada. ; en este caso, el terapeuta debe ofrecer terapia familiar.

Como mencionamos, no siempre se puede incluir a todos los miembros en el proceso. Idealmente, los participantes hacen esto de forma voluntaria, con la firme convicción de integrar los recursos terapéuticos en su vida diaria.

Ninguna familia es inmune a los problemas. Pero cuando los conflictos se vuelven recurrentes e intensos, el funcionamiento del sistema comienza a fallar. De esta forma podemos establecer que someterse a terapia familiar se vuelve necesario cuando el malestar es prolongado e intenso.

Una familia que necesita terapia familiar.
La agresión no es lo mismo que la violencia intrafamiliar, pero es función del terapeuta canalizar la primera para evitar problemas mayores.

Características de una familia sana

Una familia sana, si se puede usar esa expresión, es una familia que gestiona sus conflictos funcionalmente sin que los enlaces se vean afectados permanentemente. De esta forma, existen una serie de cualidades propias de las familias sanas:

  • Respeto por las diferencias individuales de cada miembro.
  • Cuidar a los demás de manera justa, sin caer en la sobreprotección o negligencia.
  • Llegar a acuerdos de convivencia en común.
  • Reglas que no sean rígidas y que se puedan relajar si es necesario.
  • Comunicación natural sin miedo a expresarte.

¿Qué pasa si mi familia no quiere terapia?

En el caso de una negativa general a seguir la terapia familiar, Se puede proporcionar ayuda individual para adquirir habilidades de comunicación esenciales.. Luego, se intentará que otros miembros se unan al proceso de forma voluntaria.

En algunos casos, el terapeuta también puede contactar a miembros de la familia para invitarlos a participar en las sesiones. No importa si lo asistes individualmente; dar el primer paso es un comienzo para mejorar las condiciones.

  • Andolfi, profesor Maurizio. «Terapia familiar.» Familia (2015): n. P. Imprimir.
  • Martha Laura Gutiérrez Fraire. “Cambios modestos, grandes revoluciones. Terapia familiar crítica. «Carta Económica Regional 0.124 (2019): 211–216. Carta Económica Regional. Web.
  • «Psicopatología y terapia familiar: una relación compleja». Revista Mexicana de Investigación en Psicología 5.2 (2013): 175-183. Imprimir.
  • Ozorio, Luiz Carlos. Valle, María Elizabeth Pascual. «Manual de terapia familiar». Artmed (2009): n. pag. Imprimir.
  • Minuchin, Salvador y H Charles Fish Man. Técnicas de terapia familiar. Vol. 53. NP, 2019. Impresión.
  • Fernández Alonso, Mª. «Violencia doméstica.» Revista clínica electrónica en atención primaria 12 (2007): 0001-3.
fuente original
//usounoul.com/4/3422023