Saltar al contenido

Enseñe a su hijo a ayudar a otros

TodoSALUD

Enseñe a su hijo a ayudar a otros

Es esencial enseñar a los niños a ayudar a los demás. Esto crea una conciencia colectiva basada en la felicidad, la abundancia y la empatía.

Enseñar a su hijo a ayudar desinteresadamente a los demás es una noble lección. Para esto tenemos que comenzar con las personas que nos rodean. Podemos apoyar a aquellos con quienes compartimos nuestra vida diaria cuando más lo necesitan.

Ayudar a otros te hace feliz porque te da una sensación de logro y puedes ver que otros valoran lo que haces. De esta manera, descubres el poder que tienes dentro de ti. Lo importante es que Su hijo aprende a practicar la generosidad y la solidaridad desde una edad temprana.

Sin embargo, debes tener en cuenta que las personas a las que ayuda no son las mismas personas que lo ayudarán Cuándo lo necesitas.

Ver también: el síndrome del niño mimado

Ideas para enseñarle a su hijo a ayudar a otros

Enseñe a su hijo a ayudar a otros

Es importante que los padres empiecen a enseñar a sus hijos a ayudar a otros desde una edad temprana. Aquí hay algunas ideas que pueden ayudarlo a cultivar este valor honorable en su hijo.

Motive a su hijo a tomar iniciativas en casa

La educación comienza en casa. Por lo tanto, Es beneficioso enseñarle a su hijo a ayudar a otros miembros de la familia. Para enseñar y cultivar esta idea, es necesario que toda la familia traiga su «grano de sal» para promover la colaboración entre ellos.

Por ejemplo, los niños en el hogar pueden ayudar a sus mayores con tareas diarias como barrer, lavar los platos, preparar una comida, etc. En caso de que tenga varios hijos, los mayores pueden ayudar a los más jóvenes en sus tareas colegio.

Infundir en él la importancia de prestar atención a los demás.

Si un familiar o amigo está enfermo, haga que su hijo escriba una carta o haga un dibujo. Juntos, pueden ir a dejarlo. Esto es ideal porque si la persona no está dispuesta a hablar, puede dejar la carta a un lado y la persona podrá verla cuando esté mejor.

Si un amigo o familiar está en otra ciudad o país, también puede usar las redes sociales para enviar mensajes. Este tipo de gesto fortalecerá su vínculo con el destinatario y lo hará feliz.

Muéstrale cómo ayudar a los ancianos.

Ayudar a los ancianos es un gesto muy agradable. A menudo no admiten que necesitan ayuda. Sin embargo, y sin ser condescendiente, puede acercarse a ellos suavemente y estar a su disposición.

Crear conciencia sobre el voluntariado

enseñar a los niños a ayudar a otros

Vea también: 6 consejos para enseñar matemáticas a los niños

Una buena manera de ayudar a otros en su comunidad es trabajar como voluntario. Te llenará de experiencias y te dará una nueva perspectiva de la vida.

Si a su hijo le gustan los animales y no puede tenerlos en casa, puedes animarla a ser voluntaria en un refugio de animales. De esta manera, comenzará con tareas simples pero no menos importantes, como caminar y alimentarlas.

Enséñele a tener el reflejo de la ayuda espontánea.

Durante el día puedes conocer extraños que necesitan tu apoyo. Por ejemplo, una persona camina y cae. Si deja de ayudar, será un buen modelo a seguir para su hijo porque es una ayuda que no se ha pedido.

Otras iniciativas para ayudar a otros espontáneamente incluyen: abrir la puerta cuando la gente está ocupada, dejar que una mujer embarazada o un niño se siente en su asiento, darle una galleta a una persona sin hogar, etc.

Aunque este tipo de ayuda se está volviendo cada vez más raro, debemos tomar la iniciativa de enseñar a nuestros hijos a ayudar a otros. Por pequeña que sea la ayuda, el destinatario estará muy agradecido.

Motivarlo a donar

Puede elegir con su hijo ropa, zapatos, juguetes y libros que ya no se usan pero que están en buenas condiciones para poder donarlos. Dígale que se los darán a otros niños que los necesitan y que los usarán sabiamente.

Consideraciones finales para enseñar a su hijo a ayudar a otros

Finalmente, lo importante es mirar a su alrededor y comenzar a ofrecer lo mejor de sí mismo. Cuando la ayuda viene del corazón, una gran satisfacción proviene de ella. Lo principal es hacerlo para ayudar a otros y no para satisfacer su ego personal.

Ser solidario es un principio que todos los padres deben compartir con sus hijos. El mundo exterior es un reflejo de lo que tienes dentro. Por lo tanto, debe inculcar generosidad en sus hijos. Entonces, cuando sean adultos, se reflejará la amabilidad que compartiste con él durante su educación.

fuente original
//graizoah.com/afu.php?zoneid=3422023