Saltar al contenido

Los 7 mejores remedios naturales para la sudoración excesiva

Los mejores remedios naturales para la sudoración excesiva

Los 7 mejores remedios naturales para la sudoración excesiva

Existen una serie de remedios naturales ideales para la sudoración excesiva. Si estás interesado en conocerlos, a continuación, compartimos contigo los considerados como los más efectivos:

Zumo de tomate: beba un vaso de zumo de tomate fresco y natural todos los días para reducir la sudoración excesiva, ya que puede estrechar los poros por su efecto astringente.

Té de salvia: se ha demostrado que el té de salvia es un remedio extremadamente adecuado para prevenir la sudoración excesiva. La salvia es rica en magnesio y vitamina B, lo que reduce la actividad de las glándulas sudoríparas y, por lo tanto, evita la sudoración excesiva. Hervir la salvia en agua tibia, dejar que se enfríe y luego beberla. Puedes consumir dos tazas de té de salvia al día.

Almidón de maíz y bicarbonato de sodio:  aplique una mezcla de almidón de maíz y bicarbonato de sodio en el área donde siente sudoración excesiva, déjelo actuar durante media hora y luego enjuague. También puede agregar aceite esencial a la mezcla para obtener un desodorante natural, especialmente el aceite de árbol de té, ya que tendrá un efecto antibacteriano.

Taninos: los tés que contienen taninos son una excelente alternativa para las manos sudorosas. Haga un té fuerte y, cuando el agua se haya enfriado, sumerja las palmas en él. Sumerja sus palmas o pies en agua por un máximo de 30 minutos.

Aceite de coco: en un recipiente con aceite de coco, agregue 10 gramos de alcanfor (una sustancia cristalina con un olor característico) y aplique en áreas propensas a la sudoración excesiva. Masajee la mezcla sobre la piel durante 5 a 10 minutos hasta que se absorba. Puede poner la mezcla antes de ir a trabajar o durante la noche para controlar los sudores nocturnos.

Aceite de árbol de té: el árbol de té tiene un efecto desinfectante y antibacteriano y ayudará con la sudoración excesiva. Aplique aceite de árbol de té en áreas propensas a la sudoración excesiva, y sentirá los resultados después de unos pocos días de uso. No aplique aceite de árbol de té si tiene piel sensible. Puede diluir el aceite de árbol de té con unas gotas de agua.

Sal: mezcle una cucharada de sal con zumo de limón y aplíquelo en áreas propensas a la sudoración excesiva, esta mezcla ralentizará la actividad de las glándulas sudoríparas y, por lo tanto, evitará la sudoración excesiva. No obstante, hay que tener cuidado con posibles irritaciones de la piel.