Saltar al contenido

Las mejores frutas contra el hígado graso -Todosalud

Las mejores frutas contra el hígado graso

Ciertas frutas, por sus propiedades, pueden ayudar a mejorar el hígado graso, ya que pueden ayudar a reducir la inflamación y disminuir la presencia de grasa.

El hígado es el órgano interno más grande del cuerpo. Ayuda a digerir los alimentos, almacenar energía y eliminar las toxinas. Una de las enfermedades más comunes que puede sufrir este órgano es el hígado graso.

Esta enfermedad del hígado puede ser de dos tipos:

  • Foie gras simple: presencia de grasa en el hígado, pero poca o ninguna inflamación o daño a las células del hígado
  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico: Además de la grasa, hay inflamación y daño a las células del hígado.

El primer tipo, el hígado graso simple, es el más común y, con una dieta adecuada, se puede mejorar limitando la sal y el azúcar y comiendo muchas frutas y verduras. Hacer ejercicio con frecuencia le ayudará a perder peso y reducir la grasa en su hígado.

Frutas para foie gras

Según datos de los Institutos Nacionales de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales, los cambios en los hábitos alimenticios pueden ayudar a aliviar los síntomas del hígado graso.

Entre las principales recomendaciones está la limitación de la ingesta de grasas, porque aporta muchas calorías y contribuye al aumento de peso, uno de los marcadores de riesgo del hígado graso. Se recomienda que reemplace las grasas trans y saturadas con grasas mono y poliinsaturadas.

Por otro lado, la misma institución enfatiza que lo ideal sería comer más alimentos de bajo índice glucémico, como verduras, frutas y cereales integrales. Aquí hay una lista de frutas que podrían ayudarlo a mejorar su condición.

Seleccionamos estas frutas por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, debido a un artículo publicado en laRevista internacional de investigación ambiental y salud pública indicó que estos dos beneficios ayudarían a reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular, enfermedad del hígado graso e incluso cáncer.

Te recomendamos leer también: Cómo preparar una infusión de boldo para proteger tu hígado

1. Tamarindo

El tamarindo es rico en fibra y se recomienda incluirlo en dietas de adelgazamiento. La fibra se mezcla con los jugos gástricos, lo que hace que se hinche y disminuya las ganas de seguir comiendo.

Por otra parte, un estudio que data de 2014 concluyó que es de una fruta con propiedades antioxidantes. Esto es importante porque las células pueden dañarse cuando los nutrientes no se descomponen adecuadamente, lo que contribuye a la acumulación de grasa en el hígado. Los antioxidantes pueden ayudar a proteger las células de tal daño.

La medicina natural generalmente aconseja consumirlo en forma de infusión., para lo cual se necesitan 30 g de hojas secas por litro de agua. Beba hasta 3 tazas al día.

2. Limón

Un zumo de pera y membrillo para combatir el hígado graso.

El limón es rico en vitamina C y ácido cítrico, y también tiene propiedades antioxidantes. De hecho, la investigación en ratones ha indicado que su consumo podría ayudar a proteger el hígado contra los daños inducidos por el alcohol.

Por otro lado, se cree queFacilitaría la digestión porque sus ácidos ayudarían en la descomposición. de comida en el estómago.

3. La pera

La pera es una fruta rica en agua. También tiene un alto contenido en levulosa o fructosa, un azúcar presente en algunas frutas y verduras. Contiene fibras solubles e insolubles, que promovería la regularidad de la función intestinal y así lucharía contra el estreñimiento.

Varios estudios en animales han sugerido que la pera puede regular el metabolismo del alcohol, proteger contra las úlceras y reducir los lípidos plasmáticos, debido a sus efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

Como curiosidad, te contamos que al consumir dos peras al día, cubre el 20% de la ingesta diaria recomendada de vitamina C, alrededor del 10% de la del ácido fólico y una buena dosis de complejo vitamínico B (B1, B2 y en menor medida B3 y B6) y vitamina E.

4. zumo de melón y semillas de papaya

Se dice que la combinación de zumo de melón y semillas de papaya tiene efectos beneficiosos que permiten la absorción intestinal de grasas y vitaminas, así como la eliminación de sustancias tóxicas y el exceso de colesterol. No hemos encontrado ningún dato científico sobre este tema.

Prepare el zumo con dos rodajas de melón, dos semillas de papaya y un vaso de agua. Coloca todos los ingredientes en la licuadora y muele hasta obtener la textura correcta.

5. Fresas contra el hígado graso

Podemos luchar contra el hígado graso comiendo fresas.

Las fresas, además de ser una fruta deliciosa, son ricas en fibra, vitamina C y sustancias antioxidantes que protegen nuestro organismo ya que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico.

Sus ácidos orgánicos tienen un acción antiséptica y antiinflamatorio. Por esta razón, podría ser beneficioso incluir fresas en la dieta para mejorar la condición del hígado graso. Esta fruta también es muy rica en agua, por lo que nos ayudaría a evitar la temida retención de agua.

Este artículo te puede interesar: 4 batidos para controlar el colesterol

Es recomendable consumir alrededor de siete u ocho fresas al día en temporada. Puedes hacerlo en forma de delicioso zumo o incluso haciendo una infusión de fresas.

Como puede ver, hay ciertas frutas que podrían ayudarlo a mejorar los síntomas del hígado graso. Si padece esta enfermedad, consulte a su médico para establecer una dieta a medida.

fuente original
//zuphaims.com/afu.php?zoneid=3422023