Saltar al contenido

5 hechos que debe saber sobre los fibromas uterinos -Todosalud

5 hechos que debe saber sobre los fibromas uterinos

Aunque los miomas uterinos no son necesariamente peligrosos, es recomendable someterse a frecuentes exámenes ginecológicos para un diagnóstico precoz, así como un tratamiento adecuado.

Los fibromas uterinos son crecimientos anormales de tejido muscular. que se forman en la superficie del útero y, más raramente, en el cuello uterino.

Su presencia suele ser alarmante para las mujeres que han sido diagnosticadas, pero solo el 0,5% de ellos son causados ​​por células cancerígenas. Es decir, aunque provoquen molestias ginecológicas, muy pocas veces suponen un riesgo de cáncer en esta región.

Sin embargo, es importante prestar atención a los fibromas uterinos ya que pueden interferir con la salud reproductiva y hormonal. Por ello, queremos compartir 5 datos relevantes que toda mujer debe conocer sobre el desarrollo de los miomas uterinos.

1. ¿Qué es un fibroma uterino?

Fibras uterinas.

Los fibromas uterinos son un tipo de tumor benigno que ocurre principalmente después de 20 años.

También llamados leiomiomas o fibromiomas, son pequeñas masas de tela, de apariencia redonda, cuyo tamaño puede ser microscópico, pero también grande.

Su aparición está asociada a factores genéticos y hormonales. Esto es una de las causas de infertilidad en las mujeres.

Lea también: 7 hábitos inocentes que provocan «desequilibrios hormonales»

2. ¿Cuáles son los diferentes tipos de fibromas uterinos?

Los fibromas se clasifican en cuatro tipos, según su ubicación en la matriz.

Fibroma submucoso

Estos son los que se forman justo debajo del miometrio, es decir, el revestimiento que protege la pared interna del útero. Pueden extenderse hasta la parte interna de la cavidad uterina, y cuando aumentan de tamaño pueden ocupar gran parte de ella.

Fibroma subseroso

Este tipo de crecimientos se forman justo debajo del serosa. Capa que cubre la parte externa del útero. Su apariencia le da al útero un aspecto nodular.

Fibroma pediculado

Estos fibromas son del tipo subseroso, pero a diferencia de los anteriores, crecen y finalmente se separan de la matriz. Luego se suspenden de un cordón delgado llamado pedículo.

Este tipo de tumor puede crecen en la cavidad uterina o hacia afuera.

Fibroma intramural

Estos son bultos que se forman dentro de la pared muscular del útero. Cuando se hacen más grandes pueden deformar las paredes externas e internas del útero.

3. ¿Cuáles son los síntomas de los fibromas uterinos?

Una mujer con dolor en la parte inferior del abdomen.

Aunque en muchos casos es una enfermedad difícil de detectar por la ausencia de síntomas, más de la mitad de las mujeres afectadas experimentan cambios que las alertan de su presencia.

Por tanto, podemos citar los siguientes síntomas:

  • Sangrado menstrual abundante e irregular.
  • Inflamación y dolor en la parte baja del abdomen.
  • Aumento repentino de peso.
  • Dificultad para quedar embarazada.
  • Embarazos y partos de alto riesgo.
  • Dolor durante el coito.
  • Cambios en los hábitos de micción.
  • Lumbago.

4. ¿Cómo afectan los fibromas uterinos a la fertilidad?

Una de las principales preocupaciones entre las mujeres a las que se les diagnostica fibromas uterinos es la consecuencias en su salud reproductiva.

Cuando los tumores crecen a un tamaño grande, de hecho, es probable que afecten la fertilidad o incluso compliquen el embarazo.

El útero en sí aumenta de tamaño debido a la actividad de los estrógenos. Y dado que la progesterona predomina durante el embarazo, es posible realizar un tratamiento para concebir un hijo.

Sin embargo, debe tenerse en cuenta que la presencia de fibromas uterinos aumenta el riesgo de aborto espontáneo en el primer trimestre del embarazo.

Descubra también: Extirpación prematura de los ovarios.

5. ¿Cuáles son los tratamientos para los fibromas uterinos?

Consulta ginecológica entre mujeres.

Muchas mujeres con fibromas uterinos piensan que la única solución para combatirlos es la cirugía. Sin embargo, tenga en cuenta que este no es el único tratamiento. Además, cuando son demasiado pequeños, no es necesario.

En general, los pequeños crecimientos se tratan con tratamiento farmacológico. Si no responden a los efectos y continúan creciendo, no queda más remedio que extraerlos.

En este caso, se realiza una miomectomía que implica la extirpación de fibromas sin afectar el útero. En caso de complicaciones, un histerectomía, durante el cual se realiza la extirpación parcial o total del útero.

La atención a los síntomas, así como los exámenes pélvicos regulares son decisivos para obtener un diagnóstico oportuno. Por último, aunque los miomas uterinos no suelen ser graves, siempre es recomendable consultar a un médico para analizar la situación con más profundidad.

fuente original
//couptoug.net/4/3422023