Saltar al contenido

¿Qué es la inmunidad adquirida? -Todosalud

¿Qué es la inmunidad adquirida?

El sistema inmunológico es nuestro mejor aliado para hacer frente a las enfermedades. Consiste en un elemento innato y un elemento adquirido. Descubra cómo funciona la inmunidad adquirida.

El sistema inmunológico, ya sea innato o adquirido, es esencial para una salud óptima. ¿En qué consiste la inmunidad adquirida? ¿Cómo se vuelve más fuerte con el tiempo? Responder estas preguntas es fundamental para disfrutar de una vida diaria libre de enfermedades. En este artículo te contamos más.

Síntomas como resfriados continuos, fiebres recurrentes e infecciones bacterianas recurrentes, puede indicar un sistema inmunológico debilitado. De acuerdo a Academia Estadounidense de Asma, Alergia e Inmunología, más de tres episodios de sinusitis bacteriana o más de dos tratamientos con antibióticos por año indican problemas inmunológicos.

Acerca de las barreras biológicas …

El cuerpo humano presenta barreras de defensa más allá del sistema inmunológico. Se dividen en tres tipos:

  • Primera barrera: de acuerdo a varios estudios, la piel es la primera barrera de defensa frente a posibles patógenos. Los lípidos y la queratina son elementos de su composición que hacen de la epidermis una verdadera barrera de defensa frente a virus y bacterias.
  • Barreras secundarias: cuando fallan los mecanismos primarios, los neutrófilos y macrófagos (glóbulos blancos) se hacen cargoenvolver patógenos y destruirlos. A esto se le llama fagocitosis, y es un claro ejemplo de barrera secundaria
  • Barreras terciarias: Muchas estructuras producidas por patógenos son detectadas por linfocitos T y B, que las inactivan o destruyen de manera efectiva.

Esta distinción entre barreras biológicas es fundamental, ya que nos permite entender que cuando hablamos del sistema inmunológico adquirido, estamos ante una barrera biológica terciaria.

Barreras biológicas e inmunidad adquirida.

Descubra también: ¿Influye la dieta en el sistema inmunológico?

¿Qué es la inmunidad adquirida?

La inmunidad adquirida se define como una colección de células altamente especializadas y procesos sistémicos que eliminan o evitan las amenazas patógenas. Según este volumen especializado en inmunología, este sistema es exclusivo de los vertebrados.

Su función es reconocer los gérmenes de una forma específica para poder combatirlos de forma más eficaz y rápida. Aunque parezca sorprendente, podemos decir que esta barrera biológica tiene memoria, porque la respuesta al mismo patógeno es cada vez más potente.

¿Cuáles son los diferentes elementos de la inmunidad adquirida?

Los efectores de este sistema de protección son los linfocitos T y B (leucocitos en sangre) que se secretan, respectivamente, en el timo y en la médula ósea.

El sistema inmunológico adquirido no puede funcionar sin el sistema inmunológico innato. De hecho, como señalan diversas fuentes, son las células del sistema innato las que procesan los antígenos (sustancias procedentes de virus y bacterias) y las presentan a los linfocitos para que actúen en consecuencia.

Para no complicar demasiado las cosas, Limitaremos la importancia de los linfocitos a lo siguiente:

  • Cada tipo de linfocito tiene un receptor para cada antígeno presentado por el patógeno.
  • Esta información se reproduce en cada nueva generación de estas células y genera un sistema de defensa aún más eficaz contra cada ola de infección.

Síntomas de inmunidad debilitada.

Como mencionamos al principio, hay varias señales de que desencadenar dudas cuando el sistema inmunológico adquirido no está funcionando como debería. A continuación se muestran algunos síntomas:

  • Más de dos tratamientos con antibióticos al año
  • Más de cuatro infecciones de oído al año
  • Desarrollo de dos neumonías durante períodos cercanos.
  • Tres o más episodios de sinusitis crónica por año
  • Necesidad de antibióticos en prevención para reducir el riesgo de infecciones
  • Desarrollo de infecciones graves por patologías bacterianas comunes.

En este caso, se recomienda encarecidamente que el paciente se someta a una revisión médica inmediata. Los resultados serán procesados ​​por un inmunólogo que diagnosticará la razón subyacente de esta inmunosupresión.

¿Cómo fortalecer la inmunidad adquirida?

Como hemos visto, la forma más eficaz de fortalecer esta barrera terciaria es exponerla a patógenos. Esto no significa que deba enfermarse a toda costa. Precisamente para ello se crearon las vacunas.

De acuerdo a’Organización Mundial de la Salud, las vacunas son preparaciones que contienen formas debilitadas o muertas de microorganismos dañinos, cuyo objetivo es promover la estimulación de anticuerpos (receptores de linfocitos mencionados anteriormente) cuando se introducen en el cuerpo humano.

El sistema inmunológico adquirido reacciona a estos estímulos porque destruye y recuerda las posibles amenazas presentes en las vacunas. Incluso si estos no representan un peligro real para el paciente. Entonces, cuando el patógeno real se presenta, los linfocitos lo reconocen inmediatamente antes de que ocurra la infección.

Inmunidad adquirida y vacunación.

Para descubrir mas: Respuesta inmune: todo lo que necesita saber

Inmunidad adquirida: ¿que recordar?

La inmunidad adquirida es una barrera biológica terciaria extremadamente importante porque nos protege de forma permanente contra una infinidad de patógenos. Por lo tanto, es fundamental cumplir con los calendarios de vacunación de cada país y región.

Las vacunas nos protegen no solo promoviendo la especialización del sistema inmunológico adquirido. Además, también generan inmunidad colectiva que protege a los débiles y enfermos.

  • La recurrencia de infecciones puede indicar inmunodeficiencias, AAA. Consultado el 2 de julio en https://www.aaaai.org/conditions-and-treatments/library/immune-deficiencies-library/sp-recurrent-infections-immunodeficiencies.
  • Wertz, PW y van den Bergh, B. (1998). Las propiedades físicas, químicas y funcionales de los lípidos en la piel y otras barreras biológicas. Química y física de los lípidos, 91(2), 85.
  • Barreras biológicas, wikipedia. Recopilado el 2 de julio en https://es.wikipedia.org/wiki/Barreras_biol%C3%B3gic#Barreras_primarias.
  • Prame Kumar K, Nicholls AJ, Wong CHY. Compañeros en el crimen: neutrófilos y monocitos / macrófagos en inflamación y enfermedad. Res de tejido celular. 2018; 371 (3): 551-565. doi: 10.1007 / s00441-017-2753-2
  • Janeway Jr, CA, Travers, P., Walport, M. y Shlomchik, MJ (2001). El sistema del complemento y la inmunidad innata. En Inmunobiología: el sistema inmunológico en la salud y la enfermedad. 5ta edición. Garland Science.
  • Alberts B, Johnson A, Lewis J y col. Biología molecular de la célula. 4ª edición. Nueva York: Garland Science; 2002. Capítulo 24, El sistema inmunológico adaptativo. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK21070/
  • Lozano Soto, F., Engel, P., Rodríguez de Córdoba, S., Jaraquemada, D. y Gallart Gallart, MT (2012). Introducción al sistema inmunológico, sus principales elementos y la respuesta inmunitaria. Farreras; Rozman. Medicina Interna 17ª ed. Elsevier, 15, 2453-2488.
  • Luckheeram, RV, Zhou, R., Verma, AD y Xia, B. (2012). Células T CD4 +: diferenciación y funciones. Inmunología clínica y del desarrollo, 2012.
  • Cano RLE, Lopera HDE. Introducción a los linfocitos T y B. En: Anaya JM, Shoenfeld Y, Rojas-Villarraga A, et al., Editores. Autoinmunidad: del banco a la cabecera [Internet]. Bogotá (Colombia): Prensa Universitaria El Rosario; 2013 18 de julio. Capítulo 5. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK459471/
fuente original
//luvaihoo.com/afu.php?zoneid=3422023