Saltar al contenido

Todo lo que necesita saber sobre el edema óseo -Todosalud

Todo lo que necesita saber sobre el edema óseo

El edema óseo es un proceso inflamatorio de los huesos. A menudo causa dolor durante el ejercicio, especialmente durante largos períodos de tiempo. ¿Desea saber más? ¡Este articulo es para tí!

El edema óseo es un proceso inflamatorio que suele ocurrir en el hueso trabecular. En otras palabras, el componente esponjoso interno de los huesos. Sus causas van desde traumatismos hasta enfermedades degenerativas. Incluso es frecuente en individuos que inician la práctica de actividad física intensa después de haber permanecido sedentarios durante mucho tiempo.

La revista científica Dolor, investigación, clínica y terapéutica explica que esta es una enfermedad común en reumatología clínica. Esto se debe al mayor uso y disponibilidad de la resonancia magnética como prueba de diagnóstico. Por lo tanto, se ha vuelto más fácil identificar este tipo de problema. Cuales son sus caracteristicas?

¿Qué es el edema óseo?

De una manera sencilla podemos decir que los huesos están formados por dos tejidos distintos. Uno de ellos es el hueso cortical, formado por un material duro y compacto que rodea la capa exterior del esqueleto. El otro es el hueso trabecular, un tejido más esponjoso que forma el material esquelético interno.

Además, cabe destacar que existe una inmensa cantidad de vasos sanguíneos en esta última sección ósea. De hecho, los huesos también necesitan ser nutridos. De acuerdo a una artículo publicado en la Universidad FASTA de ArgentinaLa inflamación de los huesos es el resultado de la acumulación de líquidos en el hueso trabecular.

A menudo, esto sucede porque los vasos sanguíneos se rompen y causan sangrado dentro del hueso. Edema óseo también puede ser consecuencia de una acumulación de líquido inflamatorio después de una lesión. Pase lo que pase, se puede decir que el edema óseo es como un hematoma dentro del hueso.

Sin embargo, tenga en cuenta que esto también puede ocurrir en el hueso cortical, aunque es menos común. Asimismo, sus características varían en función de su reversibilidad. Por tanto, se clasifica en dos grupos:

  1. Síndrome de edema óseo transitorio (SOT): es un proceso inflamatorio reversible que disminuye con el tratamiento y el tiempo.
  2. Osteonecrosis: este fenómeno provoca la muerte de las células formadoras de hueso (osteocitos). Por tanto, se considera una patología irreversible.
Estructura ósea debilitada.

«El edema óseo es un proceso inflamatorio caracterizado por la acumulación de líquidos dentro del hueso».

Lea también: Alimentos con calcio y vitamina D para apoyar la salud ósea

¿Cuáles son las causas del edema óseo?

Lógicamente, la mayoría de los edemas óseos se producen por lesiones y caídas, elevadas cargas físicas o sobrecarga deportiva. A pesar de esto, la sección de Reumatología del Hospital General de Elche advierte que en muchos casos las causas no están del todo claras.

Aunque el desencadenante principal suele ser un traumatismo severo, también se debe tener en cuenta que puede ser el resultado de microlesiones continuas a lo largo del tiempo. Por ejemplo, durante una carrera de 10 km, una persona golpea el suelo unas 8.000 veces. Por tanto, esto tiene consecuencias para la estructura interna del hueso, así como para los músculos y ligamentos.

Sin embargo, el ejercicio no es el único desencadenante. Enfermedades como la osteoartritis, necrosis avascular (suministro de sangre insuficiente), osteoporosis o síndrome de dolor regional complejo, también promueven la aparición de esta inflamación. En resumen, cualquier cosa que debilite el hueso lo predispone a la rotura.

Síntomas

Las manifestaciones clínicas del edema óseo pueden variar en cada persona, dependiendo de la gravedad de su aparición. Según información publicada en el sitio Reumatología clínica, sus principales síntomas son los siguientes:

  • Dolor localizado en la estructura ósea afectada.
  • Dolor al poner a trabajar el hueso lesionado. El dolor aumenta durante el ejercicio.
  • Cuando el procedimiento no se realiza a tiempo, el dolor se propaga incluso durante los momentos de descanso.
  • En casos más graves, la persona puede experimentar molestias durante las actividades diarias como caminar.

Por su naturaleza, es fácil adivinar que el edema aparece con mayor frecuencia en las rodillas, metatarsos del pie o calcanéum. Sin embargo, los síntomas varían según la estructura ósea afectada.

Diagnóstico

Este tipo de lesión no es visible en una radiografía tradicional. Por tanto, es necesaria una resonancia magnética. Adicionalmente, estudios muestran que nuevas técnicas como la tomografía de energía dual (DTE), que reconstruye imágenes a partir de materiales en descomposición, pueden ser herramientas muy útiles para diagnosticar el edema óseo.

¿Cuál es el tratamiento para el edema óseo?

Según los profesionales de trauma en el sitio Asepeyo Salud, el tratamiento del edema óseo consta de varias fases:

  • El descanso es fundamental para una recuperación óptima. Para aliviar los síntomas agudos, es importante el uso de muletas. La reducción de cargas y tensión ósea será de al menos cuatro semanas.
  • También es posible utilizar varios fármacos. Por ejemplo, analgésicos para controlar el dolor, bifosfonatos, vitaminas y otros ingredientes para aumentar la densidad ósea. O eliloprost para la vasodilatación.
  • Después de estos primeros pasos, la recuperación se aborda mejor con un tratamiento de fisioterapia. Esto puede incluir magnetoterapia, terapia de calor, relajación muscular, ejercicio en el agua y otras técnicas.

En los casos más graves, puede ser necesario un paso por el quirófano. La descompresión por punción múltiple de la médula espinal, conocida como la «técnica de perforación», se puede utilizar para drenar el líquido del hueso.

Fisioterapia de rodilla.

“El tratamiento del edema óseo consta de varias etapas. En primer lugar, el descanso es la clave. Sin embargo, se recomiendan técnicas de fisioterapia. «

Descubra también: Dolor de huesos: causas, síntomas y tratamiento.

Medidas preventivas contra el edema óseo

Como suele decirse en la cultura popular: «Más vale prevenir que curar». El cuerpo no debe esforzarse más de lo necesario. Ante una intensa actividad física es fundamental la presencia de un entrenador que supervise el ejercicio.

Por otro lado, si hay molestias después de caminar, correr o realizar alguna otra actividad, es imprescindible acudir al médico. Ya sea un edema óseo, una fractura o un esguince, es necesario obtener un diagnóstico oportuno, para poder intervenir a tiempo y sin complicaciones.

  • Edema óseo, clinicaMEDS. Recopilado el 23 de septiembre en https://www.meds.cl/edema-oseo/#:~:text=El%20Edema%20%C3%93seo%20es%20un,y%20puede%20tener%20diversos%20pron% C3 % B3
  • López, BM y de la Serna, AR (2017). Edema óseo: clasificación, clínico y diagnóstico. Dolor: investigación, clínico y terapéutico, 32(3), 93-98.
  • López de la Vega, S. (2018). Edema óseo en la rodilla: descripción de una lesión oculta.
  • Revista de Reumatología, Hospital General de Elche. Consultado el 23 de septiembre en https://svreumatologia.com/wp-content/uploads/2013/10/Cap-43-Edema-oseo-y-osteonecrosis.pdf
  • Fernández-Cantón, G. (2009). Desde el edema de la médula ósea hasta la osteonecrosis. Nuevos conceptos. Reumatología clínica, 5(5), 223-227.
  • Castell Herrera, A. (2020). Nuevos avances en tomografía computarizada de energía dual. Estudio del edema óseo.
  • Salud Asepeyo, edema óseo. Recopilado el 23 de septiembre en https://salud.asepeyo.es/profesionales/traumatologia/edema-oseo-como-detectarlo-y-actuar/#:~:text=Tratación%20del%20edema%20%C3%B3seo&text=% 20% 20% 20% 20% 20% diferente 20% C3% A1 medicamentos, a% 20% 20% 20% 20% de densidad 20% C3% B3sea.
fuente original
//whugesto.net/afu.php?zoneid=3422023