Saltar al contenido

Tratamiento para bajar la fiebre -Todosalud

Tratamiento para bajar la fiebre

Bajar la fiebre es muy importante para evitar posibles complicaciones. Algunas medidas caseras se pueden tomar primero, pero si no funcionan, es mejor consultar a un médico. Especialmente si es un niño.

Bajar la fiebre es un paso importante para prevenir más complicaciones de salud. La fiebre es un aumento de la temperatura corporal que debe estar siempre, en promedio, ligeramente por debajo de los 37 ° C. Es normal una variación de hasta un grado durante el día, sin que esto sea sinónimo de enfermedad.

De hecho, parámetros como la dieta, el ejercicio o el clima, entre otros, son motivos de un aumento de temperatura. Sin embargo, cuando sube y supera los 38,5 ° C, se considera fiebre.

¿Qué es la fiebre?

La fiebre es una pista de que el cuerpo está reaccionando positivamente a una posible enfermedad. Pero cuidado: en los bebés, especialmente infantes, 38 ° C es una temperatura muy alta. En este caso, debe disminuir. Para ello, puede ser necesaria la hospitalización o, al menos, una consulta pediátrica.

Además, la fiebre casi siempre se asocia con otros síntomas:

  • Dolor de cabeza persistente y rodeando el cráneo, a veces en forma de presión.
  • Escalofríos y sudoración.
  • Dolor muscular.
  • Deshidratación con piel seca, disminución de lágrimas y retención de orina.
  • Pérdida de apetito.
  • Debilidad general.

En niños de entre 6 meses y 5 años, convulsiones febriles también puede ocurrir. En este caso, se recomienda acostar al niño, protegerlo para que no se lastime y luego llamar a un médico.

Un hombre con fiebre.

“La fiebre es un signo de un proceso interno. La temperatura corporal está regulada por el hipotálamo. «

Lea también: Fiebre Q: origen, factores de riesgo y síntomas

Las causas

La parte del cuerpo responsable de regular la temperatura se encuentra en nuestro cerebro y se llama l’hipotálamo. Funciona como un termostato, pero por diferentes motivos puede aumentar el límite de referencia. Aquí es cuando se produce el aumento del calor retenido.

Por otro lado, la fiebre en sí misma puede ser causada por agentes infecciosos como virus y bacterias. Además de enfermedades inflamatorias, como artritis reumatoide, tumores o drogas que cuentan este síntoma entre sus efectos secundarios. Asimismo, todos los tipos de vacunas provocan fiebre.

Tratamiento para bajar la fiebre

Si tiene fiebre leve, es poco probable que su médico le recomiende un tratamiento específico. Especialmente en ausencia de síntomas adicionales. Esto se debe a que una fiebre leve es una señal de que el cuerpo reacciona bien. Incluso una temperatura alta puede ayudar a reducir los microorganismos que causan la enfermedad.

Cuando la fiebre causa molestias adicionales o es alta, es necesario bajarla. En ese caso, el médico puede recetar medicamentos de venta libre como ibuprofeno o paracetamol. Es importante respetar el dosis Recomendado, no excederlos ni mantenerlos por mucho tiempo. Porque puede dañar los riñones y el hígado.

Si estos medicamentos no bajan la fiebre, entonces será esencial encontrar la causa para determinar la necesidad de antibióticos, en caso de una infección bacteriana como amigdalitis o neumonía. Sin embargo, si se trata de una infección viral, los antibióticos no ayudarán.

En los niños, si no hay mejoría después de la primera dosis y persiste la fiebre, se debe consultar a un médico. Por otra parte, no se debe administrar aspirina ya que puede provocar el síndrome de Reye que, aunque rara vez, puede ser fatal.

Otros consejos para bajar la fiebre

Cuando se trata de bebés, especialmente si tienen menos de 28 días, la mejor opción para bajar la fiebre es la hospitalización. los recién nacidos son vulnerables a enfermedades graves que requieren medicación intravenosa y cuidados especiales.

Además, existen medidas que se pueden tomar en casa para bajar la fiebre. Siempre que no esté asociado con molestias adicionales. En caso de deshidratación, se debe consumir agua, y mejor aún, una solución como suero oral. Este último hidrata, pero también contiene electrolitos. Componentes fundamentales para el buen funcionamiento del organismo.

Adicionalmente, el descanso ayuda a la recuperación, al igual que el uso de ropa ligera, mantener baja la temperatura en el dormitorio y dormir con una sola sábana. También es recomendable aplicar compresas de agua tibia en la frente, axilas, ingles o plantas de los pies.

Asimismo, para bajar la fiebre, es útil bañar todo el cuerpo con agua tibia. Tanto como infusiones de ajo, albahaca, ruda, jengibre, tomillo y manzanilla, endulzado con un poco de miel. Este tipo de bebida debe tomarse dos o tres veces al día.

Una madre con su hijo enfermo.

“En los niños, se debe tener especial cuidado con la fiebre. En realidad, sus cuerpos son más sensibles a los cambios de temperatura. «

Descubra también: ¿Por qué aumenta la temperatura corporal en caso de fiebre?

Algunos hechos para recordar …

En general, consulte a un médico cuando la fiebre alcance los 38 ° C en los bebés o los 39 ° C en los adultos. También si se acompaña de dolor de cabeza, vómitos, irritabilidad, dolor abdominal, erupción cutánea. O si persiste la temperatura alta.

Finalmente, es importante actuar con calma y rapidez para bajar la fiebre. De lo contrario, pueden producirse convulsiones y pérdida del conocimiento. Todos estos factores empeoran el estado del paciente y ponen en peligro su vida.

  • Ochoa-Sangrador, C. y González-de-Dios, J. (2006). Adecuación de la práctica clínica a la evidencia científica en el tratamiento de las convulsiones febriles. Rev Neurol, 43 (2), 67-73.
  • Chabalgoity, J., Pereira, M. y Rial, A. (2006). Inmunidad frente a agentes infecciosos. Temas de bacteriología y virología médica. 2ª ed. Uruguay: FEFMUR, 99-114.
  • Mohr, P. (2004). Cómo no perder el control ante la fiebre. Archivos de Pediatría de Argentina, 102 (1), 80-80.
  • Mollo, Fiorella y Stella Gutiérrez. «Fiebre de antibióticos». Archivos de Pediatría de Uruguay 77.3 (2006): 273-278.
  • Mancilla-Ramírez, Javier. «Avances en la fisiopatología y manejo de la fiebre en niños». Salud en Tabasco 8.2 (2002): 73-82.
  • Tatochenko, V. К. «UNA VEZ MÁS SOBRE ANTIFEBRILES». Pediatría actual 6.2 (2015): 128-130.
  • Padilla Raygoza, Nicolás y Roberto Cuauhtémoc Figueroa Ferrari. «Síndrome de Reye: historia natural y niveles de prevención». Rev. mex. pediatra 61,4 (1994): 200-4.
  • Mendoza Collantes, Asunciona. «Uso de plantas medicinales para el alivio de la fiebre por los habitantes del Asentamiento Humano Pedro Castro Alva, Chachapoyas-2014». (2015).
fuente original
//thaudray.com/4/3422023