Saltar al contenido

Vértigo postural: prevención y tratamiento -Todosalud

Vértigo postural: prevención y tratamiento

El vértigo postural es una anomalía que tiende a desaparecer y reaparecer de forma espontánea. En algunos casos, requiere un tratamiento simple prescrito por un médico.

Vértigo postural, también llamado vértigo postural paroxístico benigno, es una condición común en personas entre 40 y 50 años. En más del 50% de los casos, la causa se desconoce y, a menudo, se resuelve de forma espontánea.

Una de cada tres personas sufre un episodio de vértigo postural simple durante su vida. Casi siempre es algo fugaz y sin mayores consecuencias. Esta condición fue descrita por primera vez por Barany en 1921 y aún no existe un tratamiento específico para ella.

En valorado que el 2,5% de la población experimentará un ataque severo de vértigo postural a lo largo de su vida. La incidencia aumenta con la edad y hasta un 9% de las personas mayores de 60 años padecen este tipo de problemas. Esto constituye un motivo importante de consulta.

¿Qué es el vértigo postural?

El vértigo postural se define como una ilusión de movimiento, ya sea del entorno o de la propia persona. La sensación es similar a un balanceo giratorio, un desplazamiento del cuerpo o un movimiento del suelo. Suele durar poco tiempo pero es recurrente.

Hablamos de vértigo postural, más precisamente, cuando se produce la ilusión de movimiento al mover la postura de la cabeza. Este tipo de vértigo provoca una sensación que va de leve a intensa. Aunque este es un problema molesto, rara vez es grave.

Además, existen dos tipos de clasificaciones generales de vértigo: periférico y central. El vértigo postural es periférico, es el más común y no es peligroso. Por el contrario, el vértigo central es más severo y está relacionado con una enfermedad cerebral. Los episodios duran más y generalmente son más intensos.

Una ilustración de mareo postural con los pies y el movimiento de una persona.

Lea también: ¿Cuáles son los síntomas del vértigo?

Identifica el problema

El síntoma básico del vértigo postural es la sensación delirante de movimiento que provoca cierta pérdida de equilibrio que la mayoría de la gente define como vértigo o aturdimiento. A veces se acompaña de náuseas o vómitos. Así como la sensación de tener los oídos tapados, con movimientos rápidos de los ojos y un momento de desconcierto.

La mayoría de las veces, estos episodios ocurren de forma espontánea y duran menos de un minuto. A menudo se desencadenan por un movimiento rápido de la cabeza y su intensidad es variable. Por otro lado, los mareos pueden volverse recurrentes pero también puede desaparecer por un tiempo solo para reaparecer más tarde.

Por lo general, el médico diagnostica este trastorno mediante una entrevista clínica acompañada de una evaluación física. En caso de duda, reseñas comoelectronistagmografía o videotagmografía, o incluso una resonancia magnética.

¿Cómo prevenir el vértigo postural?

En más de la mitad de los casos de vértigo postural, es imposible determinar la causa. En general, no existen factores de riesgo relevantes. Sin embargo, es más común en personas con antecedentes familiares de vértigo, que han sufrido infecciones de oído o han recibido un golpe en la cabeza, aunque no ha sido grave.

En efecto, muchos casos se deben a un problema en el oído interno. En esta parte del cuerpo, hay canales llenos de líquido que se mueven cuando la persona se mueve. Si hay pequeños trozos de calcio flotando en este líquido, llamados canalículos, el cerebro puede sentir su movimiento aunque la persona esté quieta.

Dado que este tipo de vértigo se asocia directamente con los movimientos de la cabeza, la mejor forma de prevenirlos es evitar los movimientos bruscos y rápidos de la cabeza. También es recomendable evitar el estrés y el consumo de sustancias que excitan el sistema nervioso.

Mareos posturales y un oído.

Descubra también: ¿Cómo reducir los mareos con remedios naturales?

¿Cómo tratar el mareo postural?

Existen medicamentos que ayudan a reducir la sensación de mareo. Igualmente, la famosa técnica llamada Maniobra de Epley, se considera muy eficaz para eliminar los síntomas. La meta de este procedimiento es sacar los canalículos de los conductos auditivos para que la sensación de movimiento ya no se produzca.

Esta maniobra se realiza en el consultorio del médico y consiste en girar la cabeza hacia el lado donde se produce el vértigo. Luego, el paciente se coloca repentinamente boca arriba y los síntomas pueden aumentar. Luego, la cabeza se gira lentamente en la dirección opuesta, así como el cuerpo.

Finalmente, el médico le pide a la persona que se siente y repita el ejercicio. La aplicación repetida de esta técnica hará que desaparezcan los mareos. Pueden volver unas semanas más tarde y será necesaria una nueva aplicación.

Es un profesional quien define la necesidad y frecuencia de la aplicación. Por último, si padece vértigo recurrente, se le aplicará una valoración completa para descartar otras causas más graves.

  • Alfonso Muñoz, E., Álvarez Roíz, A., y Sotolongo Arró, O. (2008). Utilidad de la electronistagmografía en el diagnóstico topográfico de enfermedades vestibulares. Revista Cubana de Medicina Militar, 37(2), 0-0.
  • Araujo, E. y Longa, A. Diagnóstico microbiológico de las infecciones de oído.
  • Neira, P., Valenzuela, PV y Viada, J. (2001). Semiótica del vértigo postural paroxístico benigno. Rev Otorhinolaryngol Cir Cabeza Cuello, 61, 5-12.
  • Harari Masri, Niza y Francisco Roa Castro. “Vértigo: revisión de los principales trastornos periféricos y centrales”. Anales médicos de la Asociación Médica del Centro Médico ABC 64,4 (2019): 290-296.
  • Domínguez-Durán, Emilio, et al. «Epidemiología de los trastornos del equilibrio en atención primaria». Acta Otorrinolaringológica Española (2020).
  • Valenzuela, Viviana, Pilar Neira y Juan Viada. «Maniobra de reemplazo canalítico para el tratamiento del vértigo posicional paroxístico benigno». Revista médica de Chile 128,6 (2000): 619-626.
  • Murillo-González, Federico y Zita Maía Víquez Pineda. «Vértigo: una visión otorrinolaringológica para la medicina general». Certificado médico costarricense 44.1 (2002): 10-18.
  • Young, Pablo, et al. «Aproximación al paciente con vértigo». MEDICINA (Buenos Aires) 78,6 (2018): 410-416.
  • Silva, Ana Rita, David Tome y Unn Siri Olsen. «Vértigo posicional paroxístico benigno (bppv): reporte de caso con maniobra de epley». Revista de ciencias auditivas 7.1 (2017).
fuente original
//stawhoph.com/afu.php?zoneid=3422023