Saltar al contenido

Cambios en el color de los ojos, ¿es esto preocupante? -Todosalud

Cambios en el color de los ojos, ¿es esto preocupante?

Los cambios en el color de los ojos pueden tener consecuencias negativas, como glaucoma o cataratas, según la causa subyacente. Explicamos más en este artículo.

Los cambios en el color de los ojos son poco frecuentes. que es motivo de preocupación para cualquier individuo. Los ojos son una de las partes más atractivas del rostro que llama la atención.

Aunque muchas personas intentan cambiar el color de su iris a través de lentes de contacto y otros procedimientos, cuando ocurre de repente y sin buscarlo suele ser una patología. En algunos casos, también puede ser un fenómeno leve.

Sin embargo, en todos los casos, es fundamental consultar a un especialista. En este artículo te explicamos cuáles son las principales causas.

Enfermedades que provocan cambios en el color de los ojos.

Al nacer, el color de los ojos suele ser gris azulado. Esto no significa que todos los que nazcan con este tono lo conservarán por el resto de sus vidas. De hecho, generalmente ocurre lo contrario.

Estos cambios en el color de los ojos son normales durante los primeros meses de vida. Porque los bebés aún no han desarrollado el pigmento que le dará color al iris. Luego, a medida que envejecen, los ojos adquieren su color final.

Sin embargo, cuando se producen cambios en el color de los ojos en la edad adulta, puede ser una situación preocupante. En muchos casos, este es un síntoma de una enfermedad subyacente. Hoy enumeramos las causas más frecuentes.

Cambios de color de ojos debido a las pecas.

En primer lugar, es importante explicar qué es la melanina. Es un pigmento presente en nuestro organismo, tanto en la piel como en los globos oculares. Es él quien determina el color del iris y la piel.

Esta sustancia es producida por células llamadas melanocitos. El hecho de que estas células se encuentren tanto en la piel como en los ojos es la razón por la que también aparecen lunares o pecas en los ojos. Las pecas también se llaman nevo ocular.

Son muy similares a los de la piel y consisten en proliferaciones benignas de estas células productoras de melanina. Cuando aparecen alrededor de la retina, se les da el nombre de naevus choroïde.

Como pecas o lunares, Los nevos oculares pueden aparecer en cualquier momento de la vida. Por lo tanto, se consideran una de las principales causas de los cambios en el color de los ojos.

Por otro lado, incluso si son generalmente benignos, corren el riesgo de volverse malignos. En pocas palabras, pueden provocar melanoma. Este es un tumor mucho más agresivo que aumenta la probabilidad de daño visual.

Según uno estudio publicado en Resultados recientes en la investigación del cáncer, el melanoma ocular es raro. Sin embargo, se estima que afecta a 2,000 personas cada año en los Estados Unidos.

Una joven de ojos azules.

«Las pecas pueden aparecer en el ojo y se llaman nevo. «

Lea también: Todo lo que necesita saber sobre el albinismo

Nódulos de Lisch

Nódulos de Lisch son pequeños tumores benignos de 1 a 2 milímetros que se forman en el iris. Vienen en forma de protuberancias que no afectan la visión.

De acuerdo a una artículo publicado en la revista mexicana de oftalmología, son la manifestación oftalmológica más frecuente de la neurofibromatosis. Es una enfermedad genética que implica la formación de tumores a partir del tejido nervioso.

Además, pueden aparecer en cualquier lugar, desde los nervios periféricos, la médula espinal o incluso en el cerebro. Aunque son malignos, en la mayoría de los casos provocan síntomas o presentan un riesgo de malignidad.

Es una enfermedad que se suele diagnosticar en la infancia. Al igual que los nevos intraoculares, los nódulos de Lisch interfieren con la visión y provocan cambios de color en los ojos.

Descubra también: ¿Qué dice el color de tus ojos sobre la salud?

Iridociclitis heterocrómica de Fuchs

La iridociclitis heterocrómica de Fuchs es una enfermedad rara. Tanto es así que, dependiendo de la plataforma Orphanet, su prevalencia es de 1 a 9 personas por cada millón de habitantes. Afecta a los adultos jóvenes y provoca cambios en el color de los ojos.

Lo que pasa es que un ojo cambia de color volviéndose más claro que el otro. Se desconoce la causa, aunque revista de la Sociedad Colombiana de Oftalmología señala que podría deberse al virus del herpes simple, la rubéola o el herpes zoster.

El problema es que esta patología tiende a causar síntomas como miodopsia. Son pequeños puntos que aparecen en el campo visual y simulan moscas flotantes. También puede provocar cataratas y glaucoma.

Síndrome irido-cornéo-endotelial

Es un síndrome ocular que genera hinchazón de la córnea, glaucoma y alteraciones dentro del iris. Entre estos últimos podemos citar cambios en el color de ojos. Por tanto, algunas células de la córnea emigrar hacia el iris, lo que provoca la deformación del iris y la pupila.

Por otro lado, esta migración celular altera la circulación normal del líquido dentro del ojo. A medida que se acumula, aumenta la presión ocular y produce una glaucoma. Los síntomas más comunes son visión borrosa, cambios en el color de los ojos e incluso dolor.

Síndrome de dispersión de pigmentos

Normalmente, el pigmento que da color al iris se encuentra detrás del iris. En algunas personas, el iris tiene una forma diferente y roza otras partes del ojo. Esto libera gradualmente el pigmento que se asienta en otras áreas donde no debería estar.

En este caso puede ocurrir algo similar a lo que mencionamos en el párrafo anterior. El pigmento puede eficazmente obstruir la circulación líquido intraocular. Como resultado, se puede desarrollar glaucoma. Además, el color de los ojos también cambia.

Una niña con dolor de ojos.

“El trauma ocular puede cambiar el color de los ojos al depositar sangre en áreas que no deberían estar allí”.

Cambios en el color de los ojos debido a un trauma.

Otra causa bastante común de cambios en el color de los ojos es el trauma. Podría ser una lesión penetrante, un golpe en la cara o un agente que dañe los vasos sanguíneos del ojo.

Este tipo de lesión a menudo afecta la visión, resultando en visión doble o calidad visual reducida. La sensibilidad a la luz también es común. Acumulación de sangre extravasado en las partes del ojo donde no debe explicarse el fenómeno.

Los cambios en el color de los ojos son motivo de consulta

Todos los cambios en el color de los ojos deben ser examinados por un oftalmólogo. Porque pueden ser síntoma de una enfermedad. Además, existe el riesgo de daño permanente a la visión.

Por tanto, ante la más mínima duda sobre este trastorno, es imprescindible consultar a un especialista. Los ojos son una parte muy delicada de nuestro cuerpo que requiere un cuidado y atención especiales.

  • Neurofibromatosis: síntomas y causas – Mayo Clinic. (Dakota del Norte). Obtenido el 19 de octubre de 2020 de https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/neurofibromatosis/symptoms-causes/syc-20350490
  • Cuevas, M. y Morantes, S. (2018). Iridociclitis heterocrómica de Fuchs: una uveítis infradiagnosticada. Revista Sociedad Colombiana de Oftalmología (Vol. 48). Obtenido de https://scopublicaciones.socoftal.com/index.php/SCO/article/view/74
  • Orphanet: Iridociclitis heterocrómica de Fuchs. (Dakota del Norte). Obtenido el 19 de octubre de 2020 de https://www.orpha.net/consor/cgi-bin/OC_Exp.php?lng=ES&Expert=263479
  • Walkden, Andrew y Leon Au. «Síndrome endotelial iridocorneal: perspectivas clínicas». Oftalmología clínica (Auckland, NZ) 12 (2018): 657.
  • Sánchez, Rocío, et al. «Traumatismo ocular». Cuadernos de Cirugía 22.1 (2018): 91-97.
  • Londoño, MVM, Imay, MT, González, MCG, Nakamura, WK, Reyes, CEE y de la Vega, GI (2014). Nódulos de Lisch y ultrabiomicroscopia. Revista Mexicana de Oftalmologia, 88 (4), 189-193. https://doi.org/10.1016/j.mexoft.2014.05.004
  • Tucker, MA, Hartge, P. y Shields, JA (1986). Epidemiología del melanoma intraocular. Resultados recientes en la investigación del cáncer. Avances en la investigación del cáncer. Progrès Dans Les Recherches Sur Le Cancer, 102, 159-165. https://doi.org/10.1007/978-3-642-82641-2_14
  • Mataix, J. y col. «Nevus coroideos». Anales de Oftalmología: organismo de las Sociedades de Oftalmología de Cataluña, Valencia y Baleares 26.3 (2018): 18.
  • Santos-Bueso, E., et al. «La línea de Scheie como primer signo del síndrome de dispersión de pigmentos». Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología 94,3 (2019): 138-140.
fuente original
//stawhoph.com/afu.php?zoneid=3422023