Saltar al contenido

¿Cuáles son las causas de la disfagia? -Todosalud

¿Cuáles son las causas de la disfagia?

La disfagia es una molestia o dificultad para tragar que tiene diferentes causas. Qué son ? Lo averiguaremos hoy.

La disfagia se refiere a una molestia que se siente al comer o beber. La sensación es similar a la de una garganta completamente bloqueada y puede causar náuseas ocasionales si la persona se obliga a tragar.

Este problema, cuyas consecuencias afectan a muchas personas, tiene causas conocidas. En este articulo, averiguaremos sobre ellos y veremos cómo podemos reducir su impacto.

Causas de la disfagia

Como se indica en el artículo «Disfagia y estado nutricional de ancianos institucionalizados«, este trastorno también se considera un síndrome geriátrico. De hecho, es particularmente común en los ancianos. Veamos algunas de sus posibles causas:

  • Desórdenes neurológicos. Ciertas enfermedades como la esclerosis múltiple, la distrofia muscular o la enfermedad de Parkinson, entre otras, pueden provocar disfagia. Esto se debe a que los músculos implicados en la deglución no funcionan correctamente.
  • Cáncer. En realidad, este es uno de los síntomas que pueden alertarlo sobre el cáncer de garganta. Sin embargo, someterse a tratamientos como radioterapia o quimioterapia también puede tener este tipo de consecuencias.
  • Enfermedad por reflujo gastroesofágico. El reflujo frecuente puede dañar el esófago. Cuando estos sanan, pueden hacer que el esófago se estreche.
  • Cuerpos extraños. De hecho, a veces la disfagia está relacionada con objetos que se han atascado en la garganta. Por ejemplo, un trozo de carne que no se ha masticado correctamente. La ausencia de dientes también puede provocar esta dificultad.
Problemas de garganta.

Estas son solo algunas de las posibles causas de disfagia. Hay otros que también pueden causar estos síntomas. Por ejemplo, acalasia que se produce porque el músculo esofágico no se relaja. ¿Cuáles son las consecuencias de la disfagia ahora?

Las consecuencias de la disfagia

Como hemos visto, la disfagia afecta a un grupo de edad en riesgo. Por tanto, es importante prestar atención y consultar a un médico en caso de dificultad para tragar. De lo contrario, pueden surgir las siguientes dificultades.

Para hablar sobre las consecuencias de la disfagia, confiemos en este artículo titulado Consecuencias y tratamiento de la disfagia.. Este mismo documento también aborda algunas de las opciones de tratamiento que existen actualmente.

Desnutrición

Cuando una persona mayor sufre de disfagia y no puede comer ni beber, esto puede conllevar un riesgo de desnutrición grave. Hecho, en los casos más graves, la persona ni siquiera puede tragar su propia saliva.

En tales situaciones, se recomienda modificar la dieta de la persona afectada y darle complementos alimenticios orales. Otra forma de prevenir la desnutrición es usar una sonda de alimentación para que la persona pueda obtener los alimentos que necesita.

Para obtener más información: ¿Qué es el etiquetado nutricional?

Problemas respiratorios

Esta segunda consecuencia ocurre cuando un trozo de comida es succionado accidentalmente directamente en las vías respiratorias. Esto puede evitar que la persona respire. Además, puede provocar insuficiencia respiratoria.

Una mujer que tiene dificultad para respirar.

También puede provocar neumonía por aspiración. Se trata de situaciones bastante graves que hay que afrontar de forma urgente porque ponen en peligro la vida del anciano.

Para tratar los problemas respiratorios que puedan surgir, la prevención es la mejor solución. Para ello, se deben implementar manipulaciones compensatorias para reducir la aspiración y el riesgo de bloqueo de las vías respiratorias por los alimentos.

También te puede interesar: Sonda nasogástrica, ¿para qué sirve?

Puntos a considerar

Además de todo esto, hay algunos aspectos que es importante considerar al tratar con alguien que sufre de disfagia. Es importante estar en un ambiente tranquilo y evitar distracciones. que podría causar aspiración. Sin embargo, es importante seguir las instrucciones específicas dadas por el médico.

Si tiene alguno de los síntomas de la disfagia y pertenece a un grupo de riesgo, no dude en ponerse en contacto con su médico tratante. Te realizará las pruebas oportunas para confirmar este diagnóstico y te dará una serie de recomendaciones que puedes comenzar a implementar.

Recuerda que la prevención es lo más importante en esos casos. Para ello es posible realizar ejercicios para mejorar la deglución y tragar los alimentos con mayor facilidad.

  • Baena González, Marta y Molina Recio, Guillermo. (2016). Abordaje de la disfagia en pacientes con Alzheimer. Nutrición hospitalaria, 33 (3), 739-748. https://dx.doi.org/10.20960/nh.286
  • Barbié Rubiera, Amarilis, Marcos Plasencia, Ligia y Aguilera Martínez, Yolanda. (2009). Disfagia en un paciente con enfermedad cerebrovascular. Potenciar. MediSur, 7 (1), 36-44. Recuperado el 30 de abril de 2019, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1727-897X2009000100007&lng=es&tlng=es.
  • Suárez-Escudero, JC, Rueda Vallejo, ZV y Orozco, AF (2018). Disfagia y neurología: ¿una unión infalible ?. Acta Neurológica Colombiana, 34 (1), 92-100.
fuente original
//couptoug.net/4/3422023