Saltar al contenido

Depresión de la médula ósea: todo lo que necesita saber -Todosalud

Depresión de la médula ósea: todo lo que necesita saber

La depresión de la médula ósea suele ir acompañada de síntomas de anemia, sangrado y mayor susceptibilidad a las infecciones. ¿Cuáles son sus causas? ¿Su tratamiento?

La aplasia de la médula espinal es una enfermedad que afecta la médula ósea. Es un tejido esponjoso que se encuentra dentro de huesos largos, vértebras, pelvis, cintura escapular y más. Es responsable de la producción de células sanguíneas. como glóbulos rojos y blancos y plaquetas.

En caso de anemia aplásica, desaparecen las células de la médula ósea que dan lugar a las diferentes cepas de células sanguíneas. Entonces hay muchos menos. Esto puede provocar anemia, mayor susceptibilidad a infecciones y problemas de coagulación.

Desafortunadamente, hay muchas circunstancias que pueden desencadenar la enfermedad. El tratamiento es fundamental porque es una situación grave. En este artículo explicamos más sobre esta patología y su tratamiento.

¿Qué es la anemia aplásica?

La aplasia de la médula ósea es una enfermedad de la médula ósea. Consiste en el desaparición total o parcial de las células precursoras hematopoyéticas.

Estas células son las que dan lugar a glóbulos como glóbulos rojos, leucocitos y plaquetas. Por tanto, en caso de déficit, hay una disminución de todas estas cepas celulares.

Por otro lado, las células sanguíneas son esenciales para la vida. Los glóbulos rojos son en realidad responsables de transportar oxígeno a los tejidos. Asimismo, los leucocitos son esenciales para el funcionamiento del sistema inmunológico. En cuanto a ellos, el plaquetas (que son fragmentos de células más grandes) son responsables del proceso de coagulación.

La anemia aplásica implica la disfunción de todas estas funciones. Por lo tanto, puede causar síndrome anémico (llamada anemia aplásica), hemorragias e infecciones.

Además, la anemia aplásica puede ser parcial o total. Esto también varía su gravedad. Según las explicaciones de un estudio publicado en el Revista Cubana de Hematología, Inmunología y Hemoterapia, la incidencia se estima entre 2 y 6 personas por cada millón de habitantes.

Glóbulos rojos y blancos.

“Todas las células sanguíneas se ven afectadas por la anemia aplásica. Por tanto, es una enfermedad grave. «

Lea también: ¿Qué es la astenia de origen circulatorio?

Cuales son las causas ?

La anemia aplásica puede ser consecuencia de muchas situaciones. En general, los orígenes se dividen en dos: congénitos o adquiridos.

El origen congénito está presente desde el nacimiento. La anemia de Fanconi se incluye en este grupo. Es una enfermedad hereditaria rara que se transmite de forma autosómica recesiva. Provoca una disminución de todos los tipos de células sanguíneas.

Además, como explica un artículo de la Fundación Josep Carreras, las causas adquiridas son las más frecuentes. En este caso, las células madre hematopoyéticas desaparecen, ya sea por daño directo a la médula ósea o por mecanismos inmunes.

En casi el 80% de los casos, es imposible identificar la causa de la aplasia. Por eso se dice que es una forma idiopática. Estas son algunas de las etiologías comúnmente identificadas:

  • Medicamentos o agentes químicos: pesticidas o benceno.
  • Infecciones virales: hepatitis, virus de inmunodeficiencia humana, virus de Epstein-Barr y citomegalovirus.
  • Tratamientos de radioterapia y quimioterapia: generalmente temporal.

Los síntomas de la anemia aplásica

Como señalamos al principio, la anemia aplásica puede ser parcial o total. En el caso de la aplasia parcial, todavía hay una pequeña producción de glóbulos. Por tanto, los síntomas pueden ser un poco más leves que los de la aplasia total.

Por otro lado, los signos varían según la cepa celular afectada. De acuerdo a Clínica Universitaria de Navarra, si la producción de glóbulos rojos se ve afectada, aparece anemia aplásica. Genera fatiga, dificultad para respirar, palidez cutánea y taquicardias. También son frecuentes los mareos, aturdimiento o calambres.

Si los leucocitos se ven afectados, el paciente es más susceptible a las infecciones. Estos generalmente son causados ​​por gérmenes inusuales y duran más de lo normal.

Finalmente, la anemia aplásica puede provocar una alteración en la síntesis de plaquetas. Se trata de fragmentos de células que intervienen en el proceso de coagulación. Por tanto, las hemorragias son muy frecuentes.

¿Cómo se diagnostica esta enfermedad?

Para diagnosticar la anemia aplásica es fundamental conocer la historia clínica del paciente. Efectivamente, es fundamental saber si se ha sometido a tratamiento, si tiene otras patologías y cuáles son sus síntomas.

Baño en suite, Se deben realizar varios exámenes adicionales para confirmar el diagnóstico. Un análisis de sangre es fundamental. Esta prueba se utiliza para cuantificar los niveles de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. En las personas con anemia aplásica, estas células son mucho más pequeñas de lo normal.

Otra prueba que puede ayudar en el diagnóstico es una biopsia de médula ósea. Consiste en tomar una pequeña muestra de médula ósea, generalmente en el hueso de la cadera.

Biopsia de médula ósea.

“La biopsia de médula ósea tiene indicaciones específicas y puede confirmar diversas patologías oncológicas”.

Descubra también: Donación de médula ósea: ¿que es?

Opciones de tratamiento para la anemia aplásica

La anemia aplásica puede poner en peligro la vida. En casos graves, a menudo es necesario hospitalizar al paciente.

Una de las técnicas más utilizadas es la transfusión de sangre. Este no es un enfoque curativo, pero puede ayudar a controlar los síntomas de la anemia y el sangrado. Sin embargo, es necesario repetir las transfusiones de sangre y esto provoca ciertas complicaciones.

Otra opción es el trasplante de Células madre. Dado que la anemia aplásica causa una deficiencia en las células hematopoyéticas, este tratamiento puede ayudar a producir nuevas.

Sin emabargo, A menudo es difícil encontrar un donante adecuado. Además, el organismo puede rechazar el trasplante y poner en peligro la vida de la persona. Esta es una opción curativa, aunque requiere inmunosupresión continua, así como una hospitalización prolongada.

Actualmente, hay medicamentos que actúan como estimulantes de la médula ósea. Por ejemplo, el filgrastim. Estos medicamentos se combinan comúnmente con inmunosupresores como la ciclosporina.

Los inmunosupresores son útiles si la causa de la anemia aplásica es una alteración del sistema inmunológico. También ayudan a que el paciente continúe hasta que sea posible un trasplante de médula ósea.

La anemia aplásica es rara, pero muy grave.

La anemia aplásica es una Enfermedad grave que hace que disminuya el número de células sanguíneas. Muchas causas pueden estar en el origen de esta patología. Sin embargo, en la mayoría de los pacientes, no se puede encontrar la razón exacta.

El problema es que estas personas pueden sufrir anemia grave, trastornos hemorrágicos e infecciones frecuentes y prolongadas. Por tanto, es fundamental establecer el tratamiento lo antes posible.

  • Aplasia medular. Tratamiento, definición y causas. Clínica Universidad de Navarra. (Dakota del Norte). Recuperado el 1 de marzo de 2021 de https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/aplasia-medular
  • Aplasia medular adquirida | Fundación Josep Carreras contra la Leucemia. (Dakota del Norte). Obtenido el 1 de marzo de 2021 de https://www.fcarreras.org/es/aplasia
  • Aplasia medular: actualización. (Dakota del Norte). Obtenido el 1 de marzo de 2021 de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0864-02891999000200001
  • Clímaco, Lucas Rodrigues. «LAS BASES GENÉTICAS DE FANCONI ANEMIA». ANUALES DE LA II COGEMPI Y II COLAGEMPI, 2019; 10-84: 22.
  • Dale, David C. y col. «Una revisión sistemática de la literatura sobre la eficacia, efectividad y seguridad de filgrastim». Atención de apoyo en el cáncer 26.1 (2018): 7-20.
fuente original
//oagnatch.com/4/3422023