Saltar al contenido

Los parásitos alimentarios más comunes -Todosalud

Los parásitos alimentarios más comunes

Los parásitos alimentarios son una causa común de intoxicación alimentaria. ¿Cuáles son los más comunes? Lo guiaremos a través de ellos en este artículo y le daremos algunas estrategias para evitarlos.

Los parásitos alimentarios son una serie de microorganismos que pueden poner en peligro la salud del ser humano. Interfieren a través de la comida y tienen la capacidad de colonizar partes del tracto intestinal o generar toxinas dañinas. Por tanto, es importante conocer los más habituales y las medidas necesarias para evitar su consumo.

Cabe señalar que una de las causas más comunes de visitas a la sala de emergencias es la intoxicación alimentaria. Esta situación suele surgir por malas prácticas de higiene, lo que se traduce en la ingestión de patógenos que crean problemas digestivos.

Sin embargo, algunos de ellos pueden desarrollar procesos alérgicos y afectar otros órganos vitales, como el hígado. ¿Qué otros peligros pueden causar? Te contamos más al respecto.

Los peligros de los parásitos alimentarios

A menudo, los parásitos alimentarios se consumen sin que la persona sea consciente de su presencia en los alimentos, debido a su pequeño tamaño. También es posible que el producto contenga solo los huevos del patógeno, que eclosionará en áreas del tracto intestinal y puede causar daño a corto plazo.

Este es quizás uno de los casos más complicados de tratar, ya que el parásito se apodera del sujeto y crea un problema de salud constante. Cabe señalar aquí que esta serie de organismos puede desarrollarse en una amplia variedad de alimentos. Pueden aparecer en productos frescos, pero también en alimentos enlatados.

Es relativamente común encontrarlos en carnes que no han sido procesadas adecuadamente, e incluso en ciertos pescados. Una vez que se desarrollan dentro del cuerpo, pueden acabar transmitiéndose por simple contacto, especialmente si la higiene de las manos es deficiente.

Parásitos intestinales.

La presencia de parásitos en los alimentos es una causa común de intoxicación alimentaria.

Principales parásitos alimentarios

UN artículo publicado en Avances en la investigación sobre alimentación y nutrición expone que los parásitos transmitidos por los alimentos son uno de los grupos de patógenos más ignorados, por su complejidad y su alta prevalencia en poblaciones marginales. No obstante, en los últimos años se han extendido a otras poblaciones y se han relacionado con síntomas inesperados.

¿Cuáles son los parásitos más comunes? ¿Cómo reducir el riesgo de contaminación? Responder estas preguntas es muy importante. Así que te contamos más al respecto.

asiento de cinta

También se la conoce como «tenia del cerdo». Es un microorganismo que se encuentra principalmente en la carne de cerdo. que no haya sido tratado o desinfectado adecuadamente durante el proceso del matadero.

A partir del consumo de alimentos contaminados, es posible ver tenias desarrollándose dentro del intestino. Parecen gusanos y pueden ingerir los nutrientes que se consumen a través de los alimentos.

Según uno estudio publicado en la revista Inmunología de parásitos, este parásito puede provocar una pérdida de peso progresiva en humanos, con el siguiente estado de desnutrición.

Echinoccoccus granulosus

Por lo general, es un parásito que vive en los intestinos de los perros. Sin embargo, fue demostrado él podría transmitirse a los seres humanos por el consumo de carne contaminada de otros animales, como el del cerdo.

Este es un organismo con una forma de tenia, aunque es más pequeño. Genera un consumo de proteínas que reduce la biodisponibilidad de los aminoácidos de los que se benefician los humanos y por tanto perjudica significativamente la salud.

Para obtener más información: Hábitos alimentarios saludables: teoría y práctica

Toxoplasma gondii

Este protozoo puede causar toxoplasmosis en humanos. Es un microorganismo que vive básicamente en el interior de los gatos. SLa transmisión a mujeres embarazadas tiene graves consecuencias para el feto.

Para el tratamiento es necesario recurrir a una serie de fármacos que consiguen actuar sobre la síntesis de ácido fólico. Al hacer esto, genera un impacto negativo en el ciclo de vida y reproductivo del parásito.

En el contexto clínico de la toxoplasmosis, podemos destacar síntomas similares a los de la gripe como la fiebre. Esta enfermedad puede incluso ser mortal en personas inmunodeprimidas.

Algunos investigación También aseguramos que la infección por este patógeno puede incrementar el riesgo de desarrollar esquizofrenia a medio plazo.

Estrategias para reducir el riesgo

Uno de los mecanismos más eficaces para reducir el riesgo de desarrollar una infección por parásitos alimentarios es reforzar las medidas de higiene alimentaria. Por tanto debemos lavar los productos frescos que vamos a consumir, excepto en el caso de las carnes.

También es necesario tener cuidado de alcanzar una temperatura interna elevada en los alimentos durante su cocción porque este mecanismo es muy eficaz para exterminar los patógenos que puedan estar allí.

Tampoco se deben utilizar los mismos utensilios para manipular alimentos crudos y cocidos. Es importante lavar bien los cubiertos y lávese las manos antes de tocar productos comestibles.

Finalmente, si un alimento ha sido congelado, se recomienda descongelar siempre en el frigorífico y evitar dejar el producto a temperatura ambiente ya que esto podría favorecer la eclosión de los huevos que contiene (o que se encuentran en su superficie).

Alimentos con proteínas.

Una buena manipulación de los alimentos es fundamental para evitar intoxicaciones por parásitos alimentarios.

También te puede interesar: 5 consejos para eliminar los parásitos intestinales

Tenga cuidado con los parásitos alimentarios

Contraer una infección por parásitos alimentarios es relativamente común y es un problema que puede afectar seriamente la salud humana. Los parásitos no solo afectan el metabolismo o la disponibilidad de nutrientes: también pueden provocar daño hepático e incluso una reacción de hipersensibilidad que condiciona la vida.

En el caso de las mujeres embarazadas, algunas intoxicaciones son muy peligrosas porque pueden poner en peligro la vida del feto. Por eso le aconsejamos comprar siempre alimentos de primera calidad, que hayan pasado bien los controles sanitarios y presente la certificación oportuna.

De otra manera, es fundamental que cocines la comida completamente para asegurarse de que se destruyan los posibles patógenos que contienen. Cuando se trata de almacenar productos, use métodos seguros que mantengan los productos en buenas condiciones para prevenir la reproducción de plagas.

  • Gonzales I., Rivera JT., Garcia HH., Et al., Patogenia de la teniasis y cisticercosis por taenia solium. Parasite immunol, 2016. 38 (3): 136-46.
  • Robertson, LJ (2018). Parásitos en los alimentos: de una posición desatendida a un problema emergente. En Riesgos biológicos emergentes en los alimentos (págs. 71-113). Elsevier. https://doi.org/10.1016/bs.afnr.2018.04.003
  • Almulhim AM., John S., Echinococcus granulosus. StatPerals, 2020.
  • Xiao J., Prandovszky E., Kannan G., Pletnikov MV., Et al., Toxoplasma gondii: parámetros biológicos de la conexión con la esquizofrenia. Schizophr Bull, 2018. 44 (5): 983-992.
fuente original
//zuphaims.com/4/3422023