Saltar al contenido

Picazón de la piel (prurito): síntomas, causas y recomendaciones -Todosalud

Picazón de la piel (prurito): síntomas, causas y recomendaciones

La picazón puede ser una sensación molesta debido a la necesidad constante de rascarse y las lesiones secundarias. La mayoría de las veces, estos son trastornos que se curan espontáneamente.

El picor de la piel (prurito) es un motivo frecuente de consulta, tanto en niños como en adultos. Las posibles causas son muchas y variadas y pueden ir desde explicaciones triviales hasta problemas graves.

Definimos prurito como una sensación de malestar que crea una necesidad o hace que uno quiera rascarse. Esto se debe a la respuesta refleja del cuerpo a los mediadores químicos e inmunitarios. La histamina casi siempre está involucrada en el prurito.

¿Qué es la picazón o picazón en la piel?

Es importante especificar que el prurito es un síntoma y no una enfermedad en sí misma. Viene en una amplia variedad de entidades, que a veces ni siquiera están relacionadas con la piel. Además, puede ocurrir de forma localizada o generalizada.

Es importante centrarse en su desencadenante: si hubo uno o más factores que lo pudieron haber desencadenado, cuál lo atenúa, si se repitió en otro momento, si se ha tenido tratamiento y cuál fue la respuesta. Todo esto servirá como orientación diagnóstica para establecer su origen.

La picazón aguda es aquella que dura menos de seis semanas. Cuando se extiende más allá de este límite, se llama prurito crónico. Puede ser evidente en el cuero cabelludo, el tronco y las extremidades inferiores y superiores.

Prurito en el brazo.

Los jóvenes padecen prurito tanto como los adultos, y es un motivo frecuente de consulta.

Te puede interesar: 10 tipos y causas de erupciones

Principales causas de picazón en la piel.

Como mencionamos anteriormente, el prurito puede ir acompañado de lesiones cutáneas primarias. En este caso, estos últimos sugieren un trastorno dermatológico.

Asimismo, en el caso de personas sin lesiones cutáneas o solo con daño secundario por rascado, se debe considerar la posibilidad de causas sistémicas que no estén relacionadas con la piel. Incluimos aquí los trastornos neurológicos o psicógenos.

Personas con prurito y lesiones cutáneas primarias.

Las enfermedades de la piel más comunes que causan picazón generalizada son:

  • Urticaria: las lesiones se encuentran en forma de granos que pueden agrandarse o fusionarse y desaparecer.
  • Scabiosa: Infección producida por ectoparasitis, también llamada vendaval.
  • Prurigo: bastante común en los niños, con una forma rara que es la forma nodular.
  • Eczema atopico: placas inflamatorias en el contexto de dermatitis atópica y de contacto.
  • Varicela: Infección viral que se manifiesta a través de ampollas en la piel.
  • Pitiriasis rosada de Gibert: lesiones rosadas y escamosas.
  • Soriasis : Enfermedad caracterizada por la presencia de escamas debido a un trastorno autoinmune.

Personas con prurito y sin lesiones cutáneas primarias.

Aquí podemos encontrar una amplia variedad de causas. Éstos son los más comunes:

  • Falla renal cronica: consiste en un fallo del funcionamiento normal de los riñones.
  • Enfermedades oncológicas: especialmente las de la sangre, como la policitemia vera y el linfoma.
  • Colestasis intrahepática o extrahepática: falla en el flujo normal de bilis.
  • Hipertiroidismo o hipotiroidismo: cambios en las hormonas producidas en la glándula tiroides.
  • Piel seca o xerosis: los ancianos merecen una consideración especial porque el prurito es común en ellos. La deshidratación puede ser la causa más común en esta población, aunque otros mecanismos pueden explicarla. El prurito tiende a localizarse en miembros inferiores.

Prurito localizado

El prurito localizado, en ausencia de exantema, sugiere la posibilidad de prurito neuropático o psicógeno. Los síntomas de sensación de ardor, dolor o pérdida sensorial pueden ocurrir especialmente en estas personas.

La explicación radica en las alteraciones de la conducción nerviosa que se asocian a las neuropatías. Los nervios periféricos transmiten mal la información y generan un estímulo picazón en la piel, lo que hace que la persona se rasque constantemente.

Picazón en la pierna.

Las diferentes causas del prurito se pueden abordar de manera diferente, según el agente que las cause.

Cuidados generales hasta que se obtenga el diagnóstico

El prurito es un trastorno común cuyos mecanismos patogénicos que conducen a la sensación de picazón no siempre se comprenden completamente. Un componente clave de la evaluación es la presencia de un trastorno cutáneo primario.

Si se identifican lesiones cutáneas primarias pero el diagnóstico es incierto, biopsia de piel. La ausencia de manifestaciones obvias y visibles sugiere generalmente una causa extradermatológica.

Aunque muchas causas son triviales y se resuelven espontáneamente, hay otras que requieren atención médica. Mientras se investiga la causa del prurito, se recomienda mantener las uñas limpias y recortadas, rascar muy suavemente con la palma de la mano, evitar la ropa ajustada, preferir la ropa de algodón a la sintética y de lana, y evitar duchas prolongadas y calientes.

Puedes usar jabones neutros y humectantes. Además, desaconsejamos el consumo de café, alcohol y especias porque podrían estimular la liberación de histamina. Hay muchos recursos para el tratamiento del prurito, pero siempre se debe poner en primer lugar la prescripción del médico.

  • Castells M. y col, Mediadores derivados de mastocitos, recuperado el 14 de septiembre de 2020, Apoyo a la decisión clínica basada en evidencia: UpToDate. https://www.uptodate.com/contents/mast-cell-derived-mediators?search=histamina&source=search_result&selectedTitle=1~150&usage_type=default&display_rank=1
  • Kasper y col., Harrison’s Principles of Internal Medicine, Número 19, McGrawHill Publishing.
  • Rubinstein A., Medicina familiar y práctica ambulatoria, Pan American Medical Publishing. Primera edición, 2001.
  • Fazio S., Pruritus: Overview of management, recuperado el 14 de septiembre de 2020, Evidence-based Clinical Decision Support- UpToDate. https://www.uptodate.com/contents/pruritus-overview-of-management?search=prurito&source=search_result&selectedTitle=1~150&usage_type=default&display_rank=1
  • Fazio S., Pruritus: Etiology and Patient Evaluation, recuperado el 14 de septiembre de 2020, Evidence-based Clinical Decision Support- UpToDate. https://www.uptodate.com/contents/pruritus-etiology-and-patient-evaluation?search=prurito&source=search_result&selectedTitle=2~150&usage_type=default&display_rank=2
  • SCOTT MOSES, MD, Fairview Lakes Regional Health Care, Lino Lakes, Minnesota, Soy Fam Physician. 15 de septiembre de 2003; 68 (6): 1135-1142.
  • Villa-Arango, Ana María, Margarita María Velásquez-Lopera y Ricardo Cardona. «Prurito crónico». Revista Alergia México 66.1 (2019): 85-98.
  • Chirinos, Maria Fabiola, et al. «Notalgia parestésica: el prurito anónimo». Dermatología venezolana 57,2 (2020).
  • Belda, Lydia Landete y Esther Escriche Catalá. «Caso clínico complejo de lesiones cutáneas por prurito de origen renal». Enfermería Dermatológica 10.29 (2016): 34-36.
  • del Valle Díaz, Sergio, et al. «Colestasis: un enfoque actualizado». Medisan 21,7 (2017): 876-900.
  • Lagos, Armando, Andrés Tirado-Sánchez y Rosa María Ponce-Olivera. «Novedades en el tratamiento del prurito crónico». Revista Mexicana de Dermatología 60.3 (2016): 229-246.
fuente original
//dooloust.net/4/3422023